Cochabamba, jueves 15 de noviembre de 2018

Sobrepeso y diabetes, 2 riesgos de dejar el tabaco

Investigadores descubrieron que exfumadores subieron hasta 15 kilogramos y eran vulnerables a trastornos metabólicos.
BEIJING/XINHUA | | 23 agos 2018



Dejar de fumar aumenta el riesgo de sufrir sobrepeso y diabetes, pero reduce las posibilidades de muerte a causa de un padecimiento cardiovascular, demostró un nuevo estudio.

Investigadores de la Academia de Ciencias de China y de la Universidad de Harvard descubrieron que algunos fumadores, tras dejar el cigarro, incrementaron más de 15 kilogramos y estuvieron en riesgo de contraer diabetes tipo dos. El peligro alcanzó su punto más alto entre cinco y siete años después de dejar el tabaquismo y después descendió gradualmente.

Quienes no subieron de peso luego de dejar de fumar, no fueron vulnerables a la diabetes.

Sin embargo, sin importar la variación de peso, redujo la mortalidad cardiovascular de los fumadores después de que se dejaron de fumar.

Estudios previos demostraron que el tabaco causa cáncer, enfermedades pulmonares y cardiovasculares, así como reduce la expectativa de vida. Aunque todas las enfermedades mencionadas pueden evitarse si se deja esa adicción, el aumento de peso es una consecuencia.

EXPLICACIÓN Muchos exfumadores subieron más de 10 kilogramos y mantuvieron ese peso extra hasta por seis años. La razón principal de ello es que el tabaco puede contener efectivamente el apetito. Una vez que el hambre vuelve a la normalidad después de dejar el cigarro, la gente come más y sube de peso con mayor facilidad.

El nuevo estudio, publicado en la revista New England Journal of Medicine, involucró a cerca de 300 mil estadounidenses que dejaron de fumar hace más de dos años. Ellos fueron seguidos cada dos años para recabar datos como su estatus de fumador, cambios de peso e incidencia de enfermedades.

Los investigadores hallaron que una mayor actividad física y una dieta mejorada pueden ayudar a los fumadores a perder peso.

Es mejor dejar de fumar primero y después tratar de controlar el aumento de peso y monitorear el riesgo de enfermedades, dijo el principal investigador del estudio, Zong Geng.

Creencia ancestral sobre el tabaco

La planta del tabaco, desde hace siglos, es considerada sagrada por los pueblos indígenas tanto de América del Norte como del Sur, y su consumo se limita a un contexto medicinal.

Es utilizado en forma líquida como depurativo, estimulador onírico, protector y regulador del cuerpo.

CONSUMO

Según las tradiciones medicinales de Alto Amazonas, toda planta sagrada como el tabaco debería ingerirse primeramente en su forma sólida (tierra) y líquida (agua) para incorporar a esa dimensión energética al cuerpo. En una segunda etapa se puede fumar la planta.

Los indígenas creen que si se empieza fumando el tabaco, el cuerpo no puede “soportar” su energía solar y aérea, y las metaboliza a nivel mental, por lo que esa acción deriva en una adicción.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « SALUD »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa