Cochabamba, domingo 23 de septiembre de 2018

Una de cada cinco personas puede perder el deseo sexual

Esta situación afecta más a mujeres que a hombres. Las causas son múltiples y los pacientes con este problema sufren de ansiedad, angustia y dificultades en sus relaciones interpersonales. 
BBC | | 23 agos 2018

efe

El Trastorno del DeseoSexual hipoactivo (TDSH) consiste, básicamente, en la falta persistente de interés por realizar ningún tipo de actividad sexual.

Una persona afectada por este trastorno tampoco tiene, o si tiene, le ocurre con muy poca frecuencia pensamientos y fantasías sexuales, y está preocupada por ello.

La falta de deseo es relativamente común: se estima que una de cada cinco personas pierde el interés por el sexo en algún momento de su vida y, en las mujeres, el problema es aún más pronunciado (tres de cada diez), según el Servicio de salud de Reino Unido, más conocido por sus siglas, NHS.

Esto no quiere decir que la falta de deseo constituya en sí un trastorno.

Depende y varía según cada persona, y, para poder hacer un diagnóstico, esta situación debe prolongarse por al menos seis meses, y estar asociada a sensaciones de ansiedad, angustia y dificultades en las relaciones interpersonales, explicó a EFE la médica española especialista en sexología María José Tijeras.

El deseo sexual está basado en una interacción compleja de muchos factores que pueden ser tanto físicos como psicológicos.

Por esta razón, las causas que pueden dar lugar a la falta de deseo sexual son muchas.

Las enfermedades como la artritis, el cáncer, la diabetes, la presión arterial alta o los trastornos neurológicos, por ejemplo, pueden causar la disminución del deseo sexual, explica en su página la Clínica Mayo.

Lo mismo pasa con algunos medicamentos, sobre todo con los antidepresivos. También influyen el consumo de drogas, el consumo excesivo de alcohol.

Hablar de sexualidad ayuda a los pacientes

La especialista en sexología María José Tijeras asegura que hablar de sexualidad hace que los pacientes mejoren hasta en un 80 por ciento sus problemas de sexualidad.

En cuanto a medicación, por el momento no hay un fármaco aprobado para su tratamiento, aunque se han hecho pruebas con medicamentos no específicos.

Según el Servicio de salud de Reino Unido, ciertos fármacos empleados actualmente para tratar otras condiciones han demostrado en investigaciones y ensayos clínicos ser efectivos para tratar la pérdida del deseo sexual.

Uno de estos tratamientos consiste en la aplicación de un gel con testosterona, una hormona que cumple un rol importante en el deseo sexual, para aumentar sus niveles.

En todo caso, los especialistas recomiendan consultar con un médico si existe preocupación por la falta de deseo sexual.

En muchos casos, dice la Clínica Mayo, la solución puede ser tan simple como cambiar un medicamento que el paciente esté tomando por otro, o mejorar una enfermedad crónica que pueda estar afectando la vida sexual.

El deseo sexual está basado en una interacción compleja de muchos factores que pueden ser tanto físicos como psicológicos.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « SALUD »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa