Cochabamba, miércoles 19 de septiembre de 2018

¿Sabe qué son los fármacos quirales?

Son medicamentos elaborados solo con la parte efectiva del compuesto para facilitar la metabolización del químico y hacerlo más eficiente.
| LUISA FERNANDA PONCE D’LEÓN QUIROGA | 23 agos 2018



Cuando se trata de dolencias, todos necesitamos un remedio que tenga efecto rápido y la menor contraindicación posible. En busca de ello, hace más de 30 años, investigaciones químicas lograron hallar que muchos medicamentos tienen una cualidad, la quiralidad.

La quiralidad es como ponerse frente al espejo, levantar la mano derecha y ver que la imagen proyecta eleva la izquierda. En química sucede algo similar, los compuestos quirales tienen la misma fórmula molecular, pero se diferencian en que uno es como el reflejo en el espejo del otro.

Estas imágenes “espejo” se llaman enantiómeros. Una molécula quiral tiene las mismas propiedades químicas y físicas (punto de ebullición, punto de fusión, polaridad, densidad, etcétera), a excepción de su respuesta ante la luz polarizada (actividad óptica). Puede ser que un enantiómero desvíe el plano de polarización hacia la derecha (dextrógiro) o hacia la izquierda (levógiro). De ahí que la mayoría de los quirales llevan el nombre de levo o dex.

No todos los medicamentos tienen moléculas quirales o, al menos hasta la fecha, solo algunos productos fueron optimizados a través de esa tecnología. Su eficacia ha ido mejorando con investigaciones y avances científicos, y en la actualidad hay varios que son usados en la medicina, con un mejor desempeño terapéutico que sus pares comunes en el mercado. Por ejemplo, está la levocetirizina, que es el quiral de la cetirizina, un medicamento muy usado para casos de alergias estacionales o urticarias crónicas. Asimismo, está la eszopiclona, quiral de la zoplicona usada para problemas de insomnio.

También se puede encontrar en las farmacias bolivianas el levosalbutamol, que es el quiral del salbutamol (para problemas de los bronquios).

Otros fármacos que ya se expenden también son la desloratadina, quiral de la loratadina; la levotiroxina (más conocida como Eutirox), la levodopa, la l-carnitina y el levetiracetam.

En Bolivia, se puede encontrar el dexibuprofeno (quiral del ibuprofeno), el esomeprazol (omeprazol), el levopantoprazol (pantoprazol), el escitalopram (citalopram), el levofloxacino (ofloxacino) y el dexketoprofeno (ketoprofeno).

En 2001, los científicos estadounidenses William Knowles y Barry Sharpless, junto con el japonés Ryoji Noyori, fueron pioneros en crear un método que permitió sintetizar moléculas y aprovechar la quiralidad en medicina y en biología. Dieron con la levo-dopa, un enantiómero eficaz para el Parkinson, y fueron premiados con el Nobel de Química. La levo-dopa es un precursor de la dopamina (el neurotransmisor deficiente en esa enfermedad neurológica) y su enantiómero, la d-dopa, es biológicamente inactiva.

Mismo efecto con dosis menor

Los científicos William Knowles, Barry Sharpless y Ryoji Noyori desarrollaron la catálisis asimétrica, que se utiliza en la síntesis industrial de productos farmacéuticos y otras sustancias biológicas activas. 

A pesar de que algunos fármacos quirales ya son muy conocidos y usados en otros continentes, aún se abren campo entre los médicos de Latinoamérica y Bolivia, donde su eficacia sigue siendo poco conocida.

Pero existen estudios que respaldan la eficacia de los quirales.

La Revista Internacional de Ciencias Biomédicas publicó un estudio que demuestra que la eficacia contra la fiebre de 5 mg kg/peso y 7 mg kg/peso de dexibuprofeno (quiral) fueron similares a los de 10 mg kg/peso del ibuprofeno. El estudio se hizo en niños de 6 meses a 14 años con fiebre y halló que se necesita una dosis menor de dexibuprofeno que de ibuprofeno para tener los mismos efectos, que el organismo de los pequeños requiere procesar menos químico y obtiene los mismos resultados más rápido. Este es un avance farmacológico importante para los padres.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) publicó en 1995 directrices para fomentar el desarrollo de isómeros individuales y desalentar la comercialización de mezclas racémicas, cuando la propiedad farmacocinética y/o farmacodinámica del enantiómero se encuentre justificada.

Contrarios a esta recomendación, muchos gigantes de la farmacéutica mundial se han dedicado a crear temores sobre los quirales que no van de la mano de las recomendaciones de la FDA, por lo que no se difunde la existencia de estas moléculas y en algunos casos hasta se argumenta contra su seguridad.

Sin embargo, actualmente, laboratorios reconocidos de la región elaboran y distribuyen medicamentos quirales que están logrando buenos resultados y se sabe que, de a poco, algunos laboratorios farmacéuticos bolivianos incursionan en estas nuevas tecnologías.

Entre ellos está la línea Breskot Pharma de Laboratorios COFAR S.A. de Bolivia, que desarrolla la tecnología quiral.





TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « SALUD »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa