Cochabamba, domingo 23 de septiembre de 2018

¿Misterio resuelto? Triángulo de las Bermudas

La explicación de las muchas desapariciones en este punto geográfico atribuirse a grandes olas de más de 30 metros de altura.
TEXTO: cronicaglobal.elespanol.com y muyinteresante.com FOTO: buenavibra.es, steemit.com, wikipedia.com | | 19 agos 2018



Un equipo de científicos británicos dice haber encontrado solución a uno de los mayores enigmas de la historia: el misterioso pozo sin fondo que conforma el Triángulo de las Bermudas, un agujero en el que algunos de los que entran, jamás vuelven a salir. El Triángulo de las Bermudas, también conocido como Triángulo del Diablo, está situado entre las Islas Bermudas, Florida, Estados Unidos y Puerto Rico, y es el responsable de cobrarse la vida de más de 1.000 personas en los últimos 100 años.

Ahora, después de una investigación llevada a cabo por un grupo de expertos de la Universidad de Southampton, en Reino Unido, se ha podido establecer una estimación sobre la causa principal que convierte este lugar en un peligroso sumidero sin salida. El motivo parece ser la formación de unas olas gigantescas que son capaces de alcanzar más de 30 metros de altura y que duran tan solo unos segundos, lo suficiente para engullir a toda una embarcación como por arte de magia.

Recreación de las "olas rebeldes"

Para poder estimar el resultado que la bravura de estas olas, a las que se ha catalogado como "olas rebeldes", puede causar en una embarcación, el equipo científico ha realizado varios experimentos en los que trata de recrear este tipo de ola y su efecto en embarcaciones que fueron engullidas por el Triángulo de las Bermudas.

Así, los investigadores reconstruyeron una réplica del barco estadounidense USS Cyclops, que desapareció misteriosamente en este punto en 1918 con 300 personas a bordo. La simulación de las olas gigantescas y repentinas consiguieron, tal y como se esperaba, derribar sin ningún tipo de dificultad la embarcación, afianzando esta teoría.

Según el Dr. Simon Boxall, uno de los investigadores de este estudio, “cuanto más grande es el barco, mayor es el daño”, lo que hace estimar que los grandes buques que han intentado cruzar este punto no tienen más posibilidades de conseguirlo que otras embarcaciones más pequeñas. De confirmarse este motivo, se resolvería uno de los misterios que más fábulas y teorías disparatadas ha despertado a lo largo de la historia.

El misterio en pocas palabras

El Triángulo de las Bermudas, o también conocido como el Triángulo del Diablo, es una sección mítica del Océano Atlántico delimitada aproximadamente por Miami, Bermudas y Puerto Rico, donde docenas de barcos y aviones han desaparecido a lo largo del tiempo.

Circunstancias inexplicables rodean algunos de estos accidentes, incluido uno en el que los pilotos de un escuadrón de bombarderos de la Marina de Estados Unidos se desorientaban mientras volaban sobre el área; los aviones nunca fueron encontrados. Al parecer, otros barcos y aviones desaparecieron de la zona cuando hacía buen tiempo sin siquiera enviar mensajes de socorro por radio.

Todo se dispararía a partir de 1964, cuando el escritor Vincent Gaddis acuñó la frase "Triángulo de las Bermudas" en un artículo de una revista: ocurrieron misteriosos accidentes adicionales en la zona, incluidos tres aviones de pasajeros que cayeron a pesar de haber enviado mensajes de que "todo está bien".

Es entonces cuando comenzaron a surgir innumerables teorías fantasiosas/paranormales sobre el Triángulo de las Bermudas, ninguna de ellas prueba que estas desapariciones ocurran con mayor frecuencia en este sector que en otras zonas del océano.

Desde entonces, decenas de escritores paranormales han culpado a la supuesta letalidad del triángulo a todos los argumentos imaginables, desde extraterrestres, la Atlántida, monstruos marinos, deformaciones temporales y campos de gravedad inversa; mientras que los científicos señalaron anomalías magnéticas, trombas marinas o enormes erupciones de gas metano de el fondo del océano como explicaciones.

El artículo publicado en esta edición no es más que una otra respuesta al supuesto halo de misterio y leyenda que tiene este segmento del mapa mundial, pero que sea el lector quien juzgue a cerca de la veradicidad de este artículo.





TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « REVISTA ASí »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa