Cochabamba, martes 20 de noviembre de 2018

ALBERT GARCÍA, el JOVEN BOLIVIANO que CREA EXPECTATIVA EN EL MUNDO MUSICAL

Desde pequeño, la música se impregnó en su alma, y a partir de entonces está luchando por alcanzar su profesionalización. Actualmente es una de las jóvenes promesas que está colocando el nombre de Bolivia en alto.
TEXTO: JImena núñez larraín | | 19 agos 2018



La anterior semana, el Dúo Eteria, conformado por el violinista Albert García (de 21 años) y el pianista Miguel Carballo (de 25 años), se presentó en el Teatro Achá. En esa oportunidad, los virtuosos interpretaron un amplio repertorio de géneros, como ser la clásica, bandas sonoras, rock y música folclórica.

Tras el concierto, la Revista Así tomó contacto uno de los integrantes, Albert García Delgadillo, quien visita su hogar después de un año de estadía en Norteamérica y que a inicios de este año recibió la medalla Jaime Escalante, Outstanding Bolivian Award, en Estados Unidos. Un reconocimiento que otorga la comunidad boliviana a los paisanos cuyos logros sean representativos a nivel internacional.

“Volver a mi tierra siempre es motivo de alegría y me siento muy afortunado al recibir la medalla y destacar entre más de 63 postulantes. Ese fue el impulso que me llevó a seguir proyectándome en mi formación y siempre buscar nuevos horizontes”, afirmó el músico.

Si bien no le ha ido mal como becario en la Universidad Central de Arkansas, de Estados Unidos, donde cursa la licenciatura en Música, con especialidad Perfeccionamiento de Violín, él sigue en un proceso de selección y búsqueda para seguir creciendo profesionalmente. “Cada vez que termino una audición, me autoevalúo e identifico mis fallas y comienzo a trabajar en ellas. Esta autorregulación me está guiando y orientando hacia nuevos rumbos”, dijo García.

Y aunque han pasado varios años desde que García dejó el colegio Eduardo Laredo, para buscar su profesionalización musical en el exterior y aún no se estableció en un solo lugar, el joven violinista no siente que está rezagado, sino, al contrario, cree que está nutriéndose de mayores enseñanzas, para que en un futuro ensamblen al músico que él quiere llegar a ser.

Durante la entrevista, Albert asegura que nada de lo que logró hubiera sido posible sin el apoyo de sus padres, quienes nunca coartaron sus sueños, al contrario, lo apoyaron y le ayudaron a soñar en grande. “Sin mis padres quizá no hubiera llegado hasta donde estoy ahora”, afirmó el concertista.

Antes de finalizar la nota, el concertista enfatiza el hecho de aprender a reconocer lo bueno y malo que vino después de cada una de las decisiones que tomó.

“Estoy contento lo que hice hasta llegar a Arkansas; pero, aún sigo audicionando en busca de mejores oportunidades de aprendizaje. Es que considero que la enseñanza no está en la universidad que uno elija, sino en el maestro que ahí enseña. Eso aprendí porque yo tuve la suerte de formarme con grandes profesionales”, asegura Albert, quien estudió violín con Eduardo Rodríguez Campadello y más tarde con Dmtry Pokras en la UNC-Córdoba.

PARTE DE SU TRAYECTORIA

En 2017 obtuvo el primer lugar en el concurso internacional de música Best Mendelsson Performance, evento organizado por Great Composers Competition. En 2013 ganó la competencia internacional Música Maestro que organiza OEI.

En el Festival Música nas Montanhas (Brasil) ganó la competencia por Mejor Interpretación Mendelssohn. Es integrante de The Global Leaders Program, una iniciativa de YOA (Orquesta de las Américas).



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « REVISTA ASí »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa