Cochabamba, lunes 22 de octubre de 2018

Autismo, condición que exige respeto

Los padres, las escuelas, los centros de salud y la población en general tienen el reto de entender a personas que se comunican de forma diferente.
| MARÍA LUISA MERCADO WhatsApp: 67465193 | 02 agos 2018



Raquel sabe inglés, japonés y español. Se expresa en esos idiomas con excelente pronunciación. Pero, un día, alguien se sienta en su silla y ella no es capaz de decirle “ese es mi sitio, ¿me dejas sentarme en mi silla?”. Solo se enfada, empuja, pega y grita. Algo aparentemente sencillo no se le ocurre, a pesar de que ella es inteligente.

El doctor en psicología Luis Simarro explica que ese tipo de comportamiento, de dificultad en la comunicación, que afecta a las personas con Trastorno del Espectro Autista (TEA) no es entendido por profesores, padres de familia, médicos y gente en general. Piensan que no hablan ni piden, porque “no les da la gana”. Los tildan de caprichosos, malcriados, rebeldes, pero, en realidad, no pueden hacerlo.

Simarro explica que todo mundo entiende cuando una persona que no ve se choca contra alguien. “Si me pisa, bueno, no me enfado, porque no ve. Los niños con TEA muchas veces tienen berrinches y enfados por dificultades, no pueden entender las cosas y sufren gran frustración”. La persona con autismo no conecta el recurso que tiene con sus necesidades.

Una persona cierra los ojos y trata de entender a una persona que no ve. Pero, ¿cómo entendemos a una persona con autismo? Simarro dice que “hay que hacer un ejercicio mucho más intenso para ponernos en su lugar. No es fácil comprender a una persona con TEA. Esa es una de las grandes dificultades que sufren, una mayor incomprensión, por parte de los demás”, indica.

El experto afirma que las personas con TEA son más vulnerables, porque todos los demás realizan las actividades sin ningún esfuerzo, naturales y sencillas, pero ellos no. Por ejemplo, saludar, mantener una conversación son acciones a las que nadie les da importancia, pero a ellos les cuesta. También les cuesta entender los chistes, las bromas y, sobre todo, las ironías.

Antes se pensaba que el autista estaba feliz solo, sin que nadie se acerque, porque vivía feliz en “su mundo”. Simarro afirma que las personas con TEA “están en nuestro mundo y, aunque no sepan relacionarse, ellos disfrutan cuando te acercas a ellos y les resultas no amenazante ni incomprensible.

La presidenta de la Asociación de Padres y Amigos de Personas con Autismo Cochabamba (Aspaut), Danitza Solar, asegura que es muy importante que la población sepa más sobre el autismo y ayude a tener una sociedad más inclusiva y tolerante con niñas, niños, adolecentes y adultos con Trastorno del Espectro Autista.

Explica que, en Cochabamba, desde hace un par de años se cuenta con pruebas internacionales especializadas en autismo y hay diagnósticos más precisos. Aspaut está integrada por unas cien familias, algunas de Quillacollo Sacaba y de otras provincias.

Las personas con TEA, si bien físicamente lucen iguales, son diferentes en la comunicación y la conducta. Solar afirma que se necesita un mundo inclusivo para que ellos puedan vivir en sociedad. Difícilmente obtienen carnet de discapacidad, porque el trastorno es una condición y los rasgos físicos no revelan a una persona con autismo. Algunos papás consideran que necesitan el carnet de discapacidad, no tanto por el bono, sino para que los chicos tengan apoyo necesario en centros educativos y de salud.

Una de las principales tareas de Aspaut es que se conozca la condición del TEA, para que no se juzgue ni excluya a estas personas. En esa perspectiva, se realizan talleres de capacitación para padres y profesionales. Cada primer jueves de mes, a las 18:30, los integrantes de Aspaut se reúnen en una sala de la parroquia El Hospicio, en la Plaza Colón. Más información en los teléfonos 4450828, 79798137, 72297330 y 69414802.

Trastorno del Espectro Autista



La persona que tiene Trastorno del Espectro Autista (TEA) tiene dos grandes grupos de características: una sobre las habilidades para relacionarse con otras y comunicarse con ellas, o comunicación social, que incluye saber comprender las emociones del otro, mirar a los ojos, saber comportarse, responder cuando le llaman, hablar con fluidez y utilizar el lenguaje.

El otro grupo de dificultades de niños, niñas, jóvenes y adultos con TEA es la tendencia a la rutina, a hacer siempre lo mismo. porque eso les da mucha seguridad. A veces les gusta comer solo un tipo de alimento o tomar siempre el mismo camino de la casa a la escuela. Si encuentran un tema de interés son súper-expertos en ese tema o solo quieren leer un mismo libro o jugar un solo juego.

Los chicos, además de autismo pueden ser superdotados, tener una capacidad intelectual por encima de la media y otros, la mayoría, tener discapacidad intelectual. El experto Luis Simarro afirma que hay muchas variedades del autismo.

No se conocen las causas del trastorno, pero se han identificado factores de riesgo. A mayor edad del padre, aumenta el riesgo del autismo. Aparecen también otros criterios como la prematuridad del niños o que nazcan después de las 40 semanas.

La prevalencia varía de acuerdo a los países. En América Latina se puede estimar un caso de autismo por cada 200 o 250 nacimientos.

Simarro afirma que se necesita entender que hay muchas cosas que a uno le pueden parecer "sin sentido" o "no importantes", pero para ellos son muy importantes. Por ejemplo, cambiarles la rutina o hacer algo diferente para ellos puede ser una dificultad y causarles un trastorno tremendo, aunque a nosotros nos parezca una zoncera. “Es importante respetar su rutina, su comunicación, pues cada uno tiene una forma de comunicación”, dice.

Simarro considera urgente que el Estado boliviano que apoye los servicios, porque ahora son muy caros. Es fundamental que la sociedad sea más tolerante , comprensiva y empática, no solo con las personas con autismo, sino con todas las personas diferentes.

Es urgente que los recursos de diagnóstico temprano (a partir de los 18 meses) sean asequibles para las personas, que se forme mejor a los profesores y personas y las escuelas estén adaptadas para las personas con TEA. Además, se necesita crear recursos para cuando sean adultos.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « SALUD »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa