Cochabamba, martes 23 de octubre de 2018

Infecciones por sida bajaron 5.3 por ciento en 2017

Desde el comienzo de la epidemia, los expertos calculan que 77.3 millones de personas han contraído la enfermedad.
| JAVIER TOVAR| PARÍS/EFE | 02 agos 2018

efe

Un total de 1.8 millones de personas contrajeron el virus del sida el pasado año, lo que significa un 5.3 por ciento menos que en 2016, mientras que el número de muertos relacionados con esta enfermedad bajó un 5 por ciento hasta 940.000, según las estimaciones de Onusida.

En su informe anual sobre la evolución de la pandemia, el programa de la ONU de lucha contra el sida señala que desde el pico alcanzado en 1996, las nuevas infecciones han caído un 47 por ciento , mientras que el número de fallecimientos desde el máximo de 2004 ha descendido más del 51 por ciento .

La cobertura de los tratamientos antirretrovirales se ha ampliado, de forma que al terminar 2017 los recibían 21.7 millones de personas en el mundo, cinco veces y media más que hace diez años.

Un 75 por ciento de los que viven con el VIH saben que tienen el virus, y entre estos un 79 por ciento reciben ese tipo de tratamientos, lo que redunda en que para un 80 por ciento de ellos la carga viral ha quedado suprimida.

Es decir, que del total de infectados (eran 36.9 millones al finalizar 2017, 600.000 más que un año antes), un 57 por ciento reciben estos tratamientos y un 47 por ciento tienen la carga viral suprimida.

Al final, la expansión de la disponibilidad de esos medicamentos se ha traducido en una reducción del 34 por ciento del número de muertes por enfermedades vinculadas al sida entre 2010 y 2017.

En el caso del África austral y oriental, donde están el 53 por ciento de los que en todo el mundo viven con el VIH, el descenso de la mortalidad en ese periodo ha sido del 42 por ciento y el de nuevas infecciones del 30 por ciento .

Frente a esa evolución esperanzadora, en Oriente Medio, el norte de África, el este de Europa y Asia central el número de nuevas infecciones casi se ha duplicado desde 2000 por las carencias de los programas de prevención primaria.

Machismo y enfermedad



Las infecciones y muertes por el sida en el mundo han proseguido su línea descendente en 2017, según estos datos, pero ganar la batalla a la enfermedad no será posible mientras las mujeres sigan siendo víctimas de violencia machista, y en particular de violaciones.

Este es uno de los principales mensajes del director ejecutivo de Onusida, Michel Sidibé, en la presentación de su informe anual, en el que alertó de la “complacencia” por los logros alcanzados en la lucha contra el sida, que se traduce en menores compromisos de los donantes internacionales para financiar programas en los países más pobres, sobre todo en África.

“No podremos vencer a esta epidemia si una de cada tres mujeres sigue siendo víctima de violencia física o sexual”, subrayó Sidibé.





TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « SALUD »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa