Cochabamba, miércoles 12 de diciembre de 2018

Más casos de hepatitis por tatuajes y piercings

La falta de cuidado e higiene en esas prácticas de moda eleva la incidencia de enfermedades silenciosas que afectan al hígado.
MÉXICO/EFE | | 02 agos 2018



Los casos de hepatitis relacionados con el uso de drogas inyectables, tatuajes y perforaciones han aumentado los últimos años en Latinoamérica, y especialmente en México, dijo a EFE Graciela Castro, presidenta de la Asociación Mexicana de Hepatología.

El creciente interés de personas de todas las edades por los tatuajes permanentes sin las precauciones sanitarias y el mayor acceso a drogas como la heroína, sobre todo en ciudades fronterizas de México, han detonado la cifra de casos de la enfermedad, afirmó.

"Ha habido incremento de los que estaban registrados entre 10 y 15 por ciento (en México) por este tipo de prácticas y donde también se ha visto un incremento es con los usuarios de drogas inyectables", dijo Castro en Guadalajara, oeste de México

Los contagios relacionados con estas prácticas son mayores que los que ocurren por las transfusiones de sangre, cuyo procedimiento es vigilado de manera minuciosa por las instituciones de salud.

Consideró necesario redoblar las campañas de difusión para que las personas conozcan los factores de riesgo para contraer hepatitis y aumentar la vigilancia hacia los lugares donde se realizan los tatuajes.

"Que elijan lugares seguros, bien establecidos y regulados y sobre todo que también aprendan que si se van a hacer algún tatuaje o piercing (perforación) lo hagan con aguja desechable" y recomendó que lleven su propia aguja y tinta para disminuir el riesgo.

Los tipos de hepatitis virales tipo B, C y D pueden contagiarse por transfusiones de sangre sin la vigilancia médica adecuada, por drogas inyectadas o intranasales, perforaciones del cuerpo, tatuajes, punción accidental con agujas contaminadas, por contacto con la sangre, saliva o fluidos sexuales o durante el parto y la lactancia.

Castro enfatizó que la hepatitis es una enfermedad silenciosa, aunque en ocasiones la persona manifiesta cansancio de manera continua.

Si se detecta a tiempo, mediante las pruebas rápidas que ofrecen las instituciones de salud, se puede prevenir su progresión a cirrosis hepática y cáncer de hígado. Refirió que los actuales tratamientos antivirales de acción directa son capaces de curar hasta 96 por ciento de los casos, especialmente de Hepatitis C, con efectos secundarios "prácticamente nulos".

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera a la hepatitis como un problema de salud pública debido a que cada año cobra la vida de 1.3 millones de pacientes, cifra mayor a las muertes por el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) e igual a las víctimas por tuberculosis.

En el mundo existen 270 millones de personas infectadas con el virus de la hepatitis B y alrededor de 80 millones con hepatitis C, aunque las más conocidas por la población son las hepatitis agudas en las que el paciente presenta síntomas de debilidad, pérdida de vigor, fiebre y de un color amarillo en la piel y los ojos.

En Latinoamérica aproximadamente 10 millones de personas están infectadas, mientras en México entre 400.000 y 600.000 mexicanos viven con este virus.

México es el segundo país de Latinoamérica con más personas infectadas.

ESTIGMAS RETRASAN Y  DIFICULTAN DIAGNÓSTICO  DERIVA EN CIRROSIS hepÁtica

"Yo me infecté en 1975 por una transfusión, pero no me lo detectaron hasta 30 años después. Me dieron tratamiento con Interferon y Ribavirina, pero no funcionaron. Ya ahora, con nuevos tratamientos vencí al virus, pero desarrollé cirrosis, enfermedad con la cual vivo", aseguró la presidenta de la asociación Unidos por una vida mejor, Miriam Castellot.

La hepatitis C es una enfermedad llena de estigmas. Debido a ello, el diagnóstico y acceso al tratamiento son tardíos, lo cual agrava los síntomas de este padecimiento que puede derivar en cáncer de hígado o cirrosis hepática,.

"Es una enfermedad silenciada. La hemos silenciado todos por miedo a la discriminación, a los tabúes, al estigma social, pero queremos que esto cambie", señaló.

Se piensa que este es un padecimiento que solo se transmite por la vía sexual, pero existen diversas formas de infección, que se desconocen y, al ser una enfermedad asintomática, las complicaciones se presentan años después.





TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « SALUD »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa