Cochabamba, martes 11 de diciembre de 2018

Adicción al amor Las desventajas de amar demasiado

 Muchas personas tienen relaciones codependientes con su pareja, que provocan situaciones que dañan la salud emocional, incluso física.
| | 29 jul 2018



El amor es algo maravilloso que debe proporcionarnos bienestar. Si bien es cierto que en todas las parejas hay problemas, esto no quiere decir que el sufrimiento será parte de la convivencia. De hecho, la psicóloga clínica y terapeuta sexual Nancy Álvarez menciona que una relación adictiva es aquella que nos hace daño y pone en riesgo nuestra salud física y emocional.

Cuando una persona se vuelve adictiva cada vez más necesita de eso que le da placer. Las cantidades suelen ir aumentando con el tiempo, es por eso que los "adictos al amor" soportan mucho sufrimiento cuando se están enamorando.

Por lo general, este tipo de perso-nas suele confundir el amor con obsesión. Esta última se puede dar de muchas formas y de igual manera entre hombres y mujeres.

Ya sea que se encuentren con una pareja o no, se sienten atraídas por personas incapaces de formar una relación saludable. Siempre elegirán a quienes son incapaces de comprometerse afectivamente.

EL PODER DEL AMOR

Una de las características de los adictos al amor es que buscan a personas que a sus ojos necesitan de ayuda. Ellos piensan que son los únicos capaces de salvarle, curarle o cambiarle con el poder de su amor. En esto parte la dinámica enfermiza que existirá en la relación y que se caracterizará por la dependencia mutua, que casi se repite en la mayo- ría de las adicciones.

Para la experta en este tipo de parejas hay de todo: drama, caos, ex- citación, sufrimiento y, a veces, un nivel alto de erotismo y sensualidad.

A este tipo de personas se les conoce como codependientes y se caracterizan por lo siguiente: siempre se ponen en último lugar y prefieren poner primero los interés de su “amor”. De hecho priorizan y están haciendo sacrificios por la otra persona. Entre más problemas existan mayor será la atracción y el vínculo que tengan con esa persona.

Sufren de ceguera y sordera selectiva y se concentran en lo positivo de su amor y si se separan, creen que son los culpables del fracaso, por esta razón es que siempre están dispuestos a hacer cualquier cosa para evitar que su romance llegue a su fin. Sufren de pánico con el simple hecho de pensar que pueden ser abandonados.

Ahora bien, ¿cómo viven su amor ese tipo de personas? La seducción es una de las cosas fundamentales en la dinámica de la relación.

Los encuentros en la cama están dotados de mucha magia, química, romanticismo y, sobre todo, erotismo, porque el adicto al amor se esfuerza mucho por complacer al otro, porque cree que de esta forma salvará, sanará y, en cierta forma, logrará que no la quieran dejar.

De hecho, cuando siente que su pareja se irá esto pasa por la mente de un codependiente: en su miedo por ser abandonado, comienza a querer manejar y controlar a la pareja y así da inicio a la famosa danza del "sofocado y el abandonado", una lucha por retener al ser amado y el otro buscando su libertad.

A medida de que las cosas van cambiando para mal en la relación y la pareja se distancia, la persona adicta hará todo lo posible para que esto no suceda, reforzará sus intentos dando cada vez más amor.

No dudará en abandonar sus intereses personales, sentirá impotencia, sufrirá síntomas físicos y psíquicos relacionados con la adicción y el estrés que le provoca su romance.

Los adictos al amor presentan síntomas parecidos a los que la tienen algunas personas por las sustancias tóxicas, por lo tanto, también es recomendable que asistan a terapia l



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « REVISTA ASí »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa