Cochabamba, martes 21 de agosto de 2018

Sopa de ganso

Sobre lo posible en diversas películas de humor.
| Mauricio Rodríguez Medrano | 15 jul 2018

Empecemos con esto: tal vez el humor es una de las cosas que nos salvan de la muerte. En una película cómica, un disparo no siempre es letal y los golpes duelen menos. El personaje de una película cómica es casi inmortal. Esto lo sabía Charles Chaplin. Esto lo sabía Buster Keaton. Esto lo sabían los hermanos Marx.

Dentro de las 100 mejores comedias del American Film Institute, está Sopa de ganso, una película protagonizada por los hermanos Marx: Groucho, Chico y Harpo. En este filme, Groucho es una presidente de un país imaginario llamado Libertonia. Empieza por burlarse del poder (muchos de los diálogos podrían asemejarse a los discursos de algunos mandatarios actuales, digamos Donald Trump, digamos Evo Morales, digamos Maduro).

El humor resuelve la vida: nótese la escena final de La vida de Brian, en donde los crucificados cantan, y vencen a la muerte con un número de al estilo Disney. No importa que los crucificados estén a punto de morir. No importa que tengan clavos en las manos y los pies. Ese momento los hace inmortales, traspasan la muerte y salen victoriosos, algo que no puede suceder en la vida real.

Groucho tiene un alias: Rufus T. Firefly. Existen enemigos del país vecino. Quieren engañar a Firefly. Quieren hacer que se case con la primera ministra y así poder distraerlo para que los enemigos puedan adueñarse de Libertonia. Contratan a Chicolini y Pinky (Chico y Harpo) para espiar a Firefly.

En la comedia, el amor es posible, tal vez es el único lugar donde todo resulta bien. Por ejemplo, en Cuando Harry conoció a Sally, después de casi 15 años de conocerse, logran estar juntos. A pesar del tiempo, a pesar de que estuvieron con otras personas, a pesar de las diferencias, se dan un beso en Año Nuevo y sellan el pacto del humor: sólo aquí seremos felices.

Firefly canta ante el senado su decisión de iniciar la guerra. Todo parece un juego de niños o una mascarada. La guerra, que es un acto de violencia, en la película se convierte en un guiño para continuar la historia. Los hermanos Marx se burlan de la guerra y utilizan las diversas vestimentas de los países que estuvieron en la Gran Guerra.

El padre de la ex de un vendedor de discos murió. Hace muchos meses que ya no están juntos. Ella lo llama para asistir al funeral. “Mi papá no sabía que ya no estábamos juntos”, dice. El vendedor acepta. En el funeral, las amigas de la ex lo molestan. Él decide irse. La ex lo busca. Llueve.

Él se esconde, lanzándose hacia el otro lado de una verja. Se mancha de barro. La ex lo ve. “Sube al auto”, dice. El vendedor de discos accede y al final hacen el amor dentro del automóvil. La película es Alta fidelidad. Aquí la tragedia es una oportunidad, es una puerta abierta, gracias al humor.

En la guerra Firefly dispara a sus mismos camaradas y los mata. No importa. Le cae un jarrón y se lo sacan metiendo una bomba en el interior. Firefly no muere, apenas se queda manchado de hollín. Sopa de ganso es una frase que significa: una cosa fácil de hacer.

Eso es el humor: lo difícil parece sencillo.

Y Groucho termina con una frase: “Humor es posiblemente una palabra; la uso constantemente. Estoy loco por ella y algún día averiguaré su significado”.

Periodista – zion186@hotmail.com



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « RAMONA »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa