Cochabamba, lunes 22 de octubre de 2018

La huella del abandono consecuencias de un padre ausente

En la actualidad existe una crisis evidente entorno a la afectividad y sexualidad del ser humano, ¿Qué tiene que ver con una paternidad responsable?
TEXTO: Nicolle Morales de Cáceres y María Renée Estrada FOTO: directaperu.com | | 01 jul 2018



Algunos tuvieron la oportunidad de ver una película titulada Fathers and Daughters (Padres e Hijas), protagonizada por Russell Crowe y Amanda Seyfried, donde se aborda el tema del abandono que sufre una niña; y las consecuencias que esto causa en su esfera afectiva en la adolescencia y juventud. Con base en eso se presenta el análisis de la importancia del vínculo afectivo entre un papá y su hija; entendemos por vínculos afectivos del intercambio de sentimientos cariño, amor, respeto, tiempo compartido y otros.

Los vínculos sanos y seguros aportan: tener relaciones sanas en la vida adulta, fortalecimiento de la autoestima, la seguridad y la confianza de las personas.

En cambio los lazos afectivos inseguros generan baja autoestima, desconfianza y por lo tanto puede llevar a relaciones afectivas poco sanas en el futuro.

Hablando sobre el abandono, se estructura la falsa personalidad y se determina, entre otras cosas, las conductas compulsivas y destructivas. La falta de comprensión del hecho de haber sido abandonados, aunque haya sido por cualquier razón, crea un vacío existencial que aísla, deprime y propicia, en ocasiones, una pérdida de autoestima, estados de angustia y confusión intensos. En casos extremos se puede llegar a algo muy cercano a la fractura de la personalidad, es decir, a severos problemas psicológicos y mentales.

Si la huella de abandono permanece a lo largo del tiempo, el individuo puede desplazar ese sentimiento a personas con quienes mantiene una estrecha relación afectiva y puede llegar a crear vínculos un tanto enfermizos y co/dependientes atribuidos al temor que experimenta al recordar anteriores abandonos y separaciones.

El abandono tiene que ver con su sexualidad. Generalmente desarrollan un miedo al compromiso como un mecanismo de defensa. En las relaciones, estas mujeres a menudo se esfuerzan por tener relaciones emocionales pero huyen cuando las cosas van perfectamente bien por miedo a ser rechazadas, lo que abre nuevamente la herida temprana de ser "rechazada" por el padre.

El lazo que más se debe trabajar hoy en día, para empoderar a la familia, es el vínculo de papá y mamá con sus hijos. Cada uno de ellos aporta innumerables beneficios para el desarrollo integral de un niño. Para que la relación entre padres e hijos sea sana y exitosa, se debe trabajar de la mano la relación entre esposos, y antes de esto el descubrimiento personal de la esencia de la persona, la dignidad humana y el autoestima l



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « REVISTA ASí »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa