Cochabamba, lunes 22 de octubre de 2018

El riesgo de poner a los hijos el nombre de los padres

Alejandra María Villegas Vargas Psicóloga Ahditi.2303@gmail.com - Celular: 7247733 | | 01 jul 2018



¿Te llamas como alguno de tus progenitores o como algún familiar? Ten cuidado. Es posible que estés viviendo un destino que no te pertenece, marcado al ponerte ese nombre.

Así lo asegura el psicoterapeuta, coach y constelador Jorge Llano, quien explica que al llamar a un niño como a un familiar "se le invita a que ocupe el lugar del otro, porque un nombre tiene una historia y es muy posible que ese niño acabe identificándose con el destino que tuvo ese nombre".

De hecho, hay niños que se llaman como uno de los abuelos y que, cuando hablan, parece que "el que está conversando es el viejo usando el cuerpo del niño", destaca Llano. Eso es lo que en psicogenealogía se denomina el “efecto ventrílocuo” y que se produce cuando una persona habla como si fuera su antepasado.

"Hay un narcisismo cuando se pone el nombre del padre al hijo, porque ahí el padre quiere clonarse, marcarle un destino a su hijo y empujarlo a que viva cosas que él no ha podido vivir", advierte.

Si el nombre pertenecía a un familiar fallecido, es posible que "te conviertas en un sarcófago porque llevas un muerto dentro, que también se expresa y que hace que el vivo se sienta un poco muerto".

Varios psicólogos y expertos coinciden que al nombrar a tus hijos como tú o tus padres, de alguna manera, “obligas” a tu hijo a ocupar el lugar del otro, incluso, a seguir su mismo destino.

El escritor y psicoterapeuta Alejandro Jodorowsky comenta que cuando se bautiza al bebé con un nombre se le otorga una identidad, por lo tanto “los nombres que recibimos son como contratos inconscientes que limitan nuestra libertad y condicionan nuestra vida”.

Por otro lado, el psiquiatra Armando Camino menciona que “se puede provocar un efecto de rebote, porque le pasamos nuestra historia a nuestra descendencia”.

“Cuando el hijo se llama igual que el padre y este último es un profesional que se ha destacado en un determinado campo, inconscientemente se coloca al hijo en una situación difícil, porque se lo obliga a superar al padre”, comentó Camino.

“Cuando nuestros padres nos asignan sus nombres al nacer, ya nos están diciendo que, de alguna manera, tenemos que ser iguales a ellos o, mejor aún, superarlos”, asegura.

Sabemos que al final es tu decisión y la de tu pareja elegir el nombre de tu primogénito. Sin embargo, ya sabes que, según los expertos, la mejor opción es buscar algún nombre diferente y original para tu bebé.



NOTA: Para cualquier consulta o comentario, contactarse con Claudia Méndez del Carpio, responsable

de la columna, al correo electrónico claudiamen@hotmail.com

Visítanos en la páginas de Facebook: LECTURAS SUTILES



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « REVISTA ASí »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa