Cochabamba, sábado 22 de septiembre de 2018

Las historias fantásticas de Amadeo Ras Arfat y sus amigos insectos

Pedro Grossman vuelve a los escenarios acompañado de un gran texto del escritor Juan Pablo Piñeiro.
| María José Ferrel ANF | 01 jul 2018

Amadeo Ras Arfat es un solitario viajero que recorre el mundo buscando los más extraños insectos para invitarlos a formar parte de su legendario espectáculo “El show de los Insectos Maravillosos”. El famoso show llegó por primera vez a la ciudad de La Paz, captando el interés de propios y extraños. Sin embargo, el día de la presentación sucede algo que cambiará para siempre el destino de todo este extravagante elenco.

La obra estuvo en cartelera del espacio escénico El Desnivel y se presentó el 28 de junio desde las 20.00. También tendrá una gira nacional aún sin fechas.

Pedro Grossman le da vida a Amadeo Ras Arfat y vuelve a los escenarios con texto escrito por Juan Pablo Piñeiro. El trabajo fue un proceso de más de dos años entre el actor y el escritor. La obra nació debido a la admiración de Grossman hacia la novela “Cuando Sara Chura despierte” de Piñeiro.

“Teníamos encuentros fraternales conociéndonos a fondo mientras charlábamos yo iba dando ideas disparadoras y sobre temas que me interesaban. Lo del hipnotizador de insectos se dio en un viaje al lago –trabajo en turismo-. Estaba tocando mi quena y llamé la atención de unos cuis que se quedaron hipnotizados mientras yo tocaba”, relata Grossman, quien lleva 23 años sobre las tablas nacionales.

El texto de Piñeiro fue creado en uno de sus talleres de escritura creativa y tiene mucho que ver con los imaginarios de la vida de Grossman, que ha participado en más de 30 obras de teatro en Bolivia. Fue dirigido por diferentes directores como ser Wara Cajías, Diego Aramburo, Percy Jiménez, Enrique Gorena, y David Mondacca, entre otros.

La historia de Sulamita es solo una pequeña parte de las historias de los insectos maravillosos que Grossman pone en escena.

El equipo que acompañó al actor paceño fue encabezado por la productora Daniela Gandarillas, la idea artística original fue del realizador Carlos Piñeiro, el diseño de Ana Luisa Unzueta y Carlos del Águila, y la música de Jorge Zamora.

“El grupo técnico y humano fue pensando principalmente como un aporte de rigor y calidad al espectáculo ofrecido. Fue fundamental para mi conseguir financiamiento para reunir un equipo que le dé el peso que merece la propuesta”, explica Grossman, quien realizó las primeras funciones para los Centros de Alto Rendimiento Estudiantil (CARE) en los barrios periféricos paceños.

Periodista



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « RAMONA »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa