Cochabamba, lunes 23 de julio de 2018

Fútbol, fútbol, fútbol

| *El Papirri | 01 jul 2018



Me estoy desquitando, che. Veo el inicio del Mundial de Rusia 2018 ávidamente, salgo corriendo de una reunión y me apodero de un café extraño o quedo paralizado en la tele de la vitrina gritando goles con los lustras. Es que dos mundiales prácticamente no pude ver, en 2010 y en 2014 era un esclavo oficinista con jefes antifutboleros, en Ecuador. “Escuchaba de reojo” los resultados, veía las repeticiones de goles confusos en aeropuertos recogiendo delegados, pero ya no le agarraba al fixture. Cuando escribo esto solo sabemos de algunos clasificados a los octavos. Argentina ya acarreaba una clasificación milagrosa y un técnico medio mal de la cuca. Lo que más necesitaba Argentina era un cambio de técnico, más aun luego de la goleada preparatoria que le propinó España. Un karma blanco o negro de los gauchos les suma males, aquel Batistuta o Crespo se reproduce en 2018, pues creen que es pecado Agüero más Higuaín al frente. El doble pasillo ofensivo que generarían Messi hacia Agüero y Dybala hacia Higuaín es penosamente desperdiciado, este último pasillo recontra probado en la poderoso Juventus. El caos del medio quiere agarrar pie, la triada defensiva sigue liwi liwi. Sin embargo, lo que más amamos del futbol es la sorpresa, el milagro, el seguir repletos de esperanza.

A estas alturas creo que aún se conservan algunos principios futbolísticos que hay que respetar. Una triada defensiva sólida (arquero y dos pilares centrales), dos carrileros de notable estado físico siempre de ida y vuelta, un mediocampo con dos defensivos y dos creativos y un nueve de verdad forman el dibujo básico de un equipo serio. Uruguay completa el que falta contando con dos delanteros netos de los mejores del mundo. Dibujo claro. Fichas que saben lo que hacen y pueden ser suplantadas por fichas de igual nivel en el sistema. Brasil lo tiene casi todo, con Miranda y Thiago como pilares sólidos, Marcelo quitando y proyectando, un mediocampo bien equilibrado con Paulinho y Casimiro recuperando, Coutinho y Willian creando y atacando. Si Tite se anima con Gabriel Jesús y Firmino adelante, la canarinha se puede dar el lujo de prescindir hasta del talento de Neymar. Dos saudades: el carrilero Dani Alves y un arquero del nivel de Leao. Los racistas franceses que odian la migración tienen que estar calladitos. Cuando usted lea esto, sabrá qué pasó con Francia. Cuénteme, pues, mi editora me está matando. Solo puedo afirmar que la alineación con Dembelé, Umtiti, Pogba, Golo Kante, Matuidi, Mbappe parece -en audio- la de Senegal. Los afrofranceses son sólidos, hábiles, técnicos, veloces, da gusto verlos jugar.

Alemania se encontró con un México lindo y querido que nos hizo saltar de emoción a todos los latinos del mundo, gran triunfo histórico, no fue por suerte, más bien por planificación, buen dibujo y aguerridos jugadores que sobresalen en varias ligas planetarias. Esta derrota fue fundamental para su posterior histórica eliminación. La multicultural Bélgica sorprende otra vez con un juego ágil y orden táctico. Los belgas Lukaku y Hazard hacen temblar defensas, son punteros de grupo junto a una Inglaterra que despierta, por fin, con los goles del ciudadano Kane. Al respecto, la Premier League muestra un arco iris de jugadores extranjeros que opaca a los propios, es solo ver la alineación titular del City donde se ven solo a tres ingleses y una plantilla de franceses, belgas, brasileños, argentinos y españoles que acaparan inclusive hasta al cuerpo técnico. Pero ahí están los equipos de tradición como el Tottenhamm aportando con fibra inglesa a ser candidata, por lo menos a cuartos.

Hay historias que conmueven: la del capitán de la firme Croacia, Luca Modric, cuando era niño (hace 20 años). Asistió al fusilamiento de su abuelo en aquella guerra entre fraternos, luego huye con la familia, entrenó solito entre los escombros y carpas de refugiados, hoy es el goleador y capitán de su selección y figura clave del madrilista tricampeón europeo.

Un Mundial atrás, el brasileño Gabriel Jesús pintaba descalzo las calles paulistas. Con las monedas que ganaba, iba a entrenar a las inferiores del Palmeiras. Tenía 16 años, este año en enero fue fichado por el City en 32 millones de euros y le quitó el puesto nada menos que al Kun.

El Mundial 2018 se inició con grandes sorpresas, es el Mundial de los alargues, tiempo donde se convierten goles dramáticos, también el del estreno del VAR (Video Assistant Referee) confundiendo el abrazo en zozobra. Al respecto, la ayuda de la tecnología logra aportar el mayor número de penales, más de 20 solo hasta el inicio de los octavos. En todo el Mundial pasado se cobraron 13. Los esfuerzos de Cristiano ojala puedan abrir cancha a un Portugal predecible y débil en defensa. España convoca a su joven historia y despide a la gran generación de los Iniesta de manera digna y nostalgiosa. Uruguay nos despierta la fe, enloquece goleando a la local Rusia que se deprime en súbito. Colombia revive. Nuestro Perú vuelve a casa con sobriedad.

Me estoy desquitando, por lo menos al inicio, cuanto más se acercan los cuartos se me complica la agenda, más aun cuando acaban de confirmar que el día de la final toco en la Verbena paceña gracias a la invitación de la Secretaria de Culturas del Municipio y esto sí hay que preparar. El año pasado casi me hago pis cuando los de Octavia me invitaron a cantar un par de canciones, salí a escena y me encontré con 80 mil personas ávidas de ritmo y brindis. Mientras, me doy campito para ver los partidos en vivo, gritar goles y apoyar, como siempre, el posible triunfo del más débil por la filosofía del contreras que alinea mi vida. Abrazo de gol para todos.

_____

*El Papirri, personaje de la Pérez, también es el cantautor paceño Manuel Monroy Chazarreta.

Músico - papirri@hotmail.com





TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « RAMONA »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa