Cochabamba, viernes 16 de noviembre de 2018
Salud Prevención

Siete tips para bajar el estrés mientras se deja de fumar

Los ejercicios, la prevención y pensar en positivo son algunos consejos básicos para superar la adicción al tabaco. Hay algunos problemas generados por la abstinencia que deben ser superados.
VIDA Y SALUD | | 28 jun 2018

VIDA Y SALUD

VIDA Y SALUD

Dejar de fumar es un gran logro. Si nada hace que puedas dejar el hábito y ya lo has intentado antes, y la ansiedad y la tensión que te genera el solo hecho de privarte de un cigarrillo hace que vuelvas a caer en la tentación, he aquí siete claves para combatir el estrés mientras dejas de fumar, para que la próxima vez que te enfrentes a esta situación no te rindas ante una nube de humo.

1. Cambia tu forma de pensar. Dejar de fumar no tiene por qué ser tan difícil, solo que estás tan acostumbrado(a) a escucharlo que te has convencido de que no podrás vivir sin un cigarrillo en la mano. Piénsalo de este modo: dejas de fumar cada vez que apagas un cigarrillo, ¿qué es lo que te lleva a prender otro? ¿es la ansiedad?

2. Sé prevenido(a). Si vas a tomar la decisión de dejar el tabaco, ten en cuenta que te esperan unas semanas difíciles. Debes de estar consciente de esto y prepárate para enfrentártelo.

3. Busca una actividad que te guste. Estarás haciendo bastante esfuerzo para evitar caer en la tentación. No dudes en darte un gusto y hacer esas cosas que te hacen sentir tan bien.

4. Comienza una rutina de ejercicios. El deporte y la actividad física son los mejores aliados a la hora de combatir el estrés ya que te ayudan a liberar tensiones y cambian la energía de tus pensamientos.

5. Piensa siempre positivo. Cada vez que te veas tentado(a),  puedes repetirte esa gran razón que te ha impulsado a tomar la decisión y repítete internamente que no necesitas fumar y que puedes pasar los buenos y los malos momentos por ti mismo(a), sin la ayuda del cigarrillo.

6. Evita preocuparte por los problemas a largo plazo. Busca una solución práctica a las dificultades inmediatas.

7. No reemplaces los cigarrillos por otro hábito dañino. Muchas personas calman la tensión que les genera la falta de tabaco comiendo dulces o bocadillos impulsivamente, sin poder parar. Esto tampoco es saludable.

Síntomas de abstinencia permanecen 12 semanas

Dejar de fumar tiene una serie de efectos secundarios que pueden afectar tanto física como psicológicamente. Se calcula que aproximadamente el 85 por ciento de las personas que dejan de fumar presentan estos síntomas secundarios. Son los responsables de que dejar de fumar se convierta en un proceso tan difícil y también los causantes de las recaídas.

También hay que tener en cuenta que estos efectos secundarios son temporales. Dependiendo de la persona pueden durar unos días o hasta 12 semanas con mayor intensidad, pero acabarán desapareciendo por completo con el paso del tiempo. Las dos primeras semanas son las que se consideran más críticas, y en concreto las primeras 48 o 72 horas después de dejar de fumar.

Los daños

El efecto nocivo del cigarrillo está dado por las miles de sustancias presentes en el humo del tabaco, de las cuales unas 60 son cancerígenas y capaces de inducir daño pulmonar, además de enfermedad vascular. Las personas afectadas no son solamente las fumadoras, sino también quienes conviven con ellas o respiran en los mismos ambientes el humo del tabaco ajeno. Está comprobado el daño que produce en distintos órganos y sistemas corporales, tales como:

• Enfermedad cardiovascular (coronaria y cerebrovascular, enfermedad vascular periférica, aneurisma de aorta abdominal).

• Enfermedad respiratoria.

• Cáncer de diferentes tipos, especialmente de pulmón.

• Problemas estéticos en la piel y de cicatrización.

• Complicaciones odontológicas.

• Problemas en el embarazo.





TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « SALUD »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa