Cochabamba, viernes 16 de noviembre de 2018

Ojos secos, un mal muy común en la actualidad

Investigaciones demuestran que la enfermedad ataca más a las mujeres. Normalmente se presenta en las personas que tienen más de 40 años
| | 21 jun 2018

VIDA Y SALUD

VIDA Y SALUD

Si padeces de ojos secos, no estás sola. Es una condición muy común, que afecta a una gran parte de la población, sobre todo a partir de los 40 años, y más a las mujeres que a los hombres. Por suerte, no es difícil de tratar la resequedad en los ojos, ni suele presentar grandes peligros.

De pronto, sientes como si tuvieras los ojos llenos de arena, ¡hasta te duele cerrar los párpados!. La vista se te pone borrosa y te molesta la luz. No te asustes, estás experimentando los síntomas más comunes del síndrome de resequedad ocular.

Los ojos normalmente están cubiertos por varias capas de lágrimas. En realidad son tres capas: la más fina y profunda está formada por mucina (una forma de mucosidad); la del medio, que es la mayor y más gruesa, está formada básicamente de una solución de agua y sal; y la más superficial es una fina capa de lípidos (grasas o aceites), cuya función principal es reducir la evaporación de la capa de agua salina que se encuentra debajo. Estas capas mantienen el bienestar de los ojos y la buena visión, y un problema en cualquiera de las tres capas, afecta la producción de lágrimas. La evaporación excesiva de la capa de agua salina suele ser el resultado de una deficiencia en la capa superficial.

Los ojos también pueden resecarse si estás tomando algún tipo de medicamento, como antihistamínicos, antidepresivos o anticonceptivos orales. Otra causa es: si parpadeas menos de lo normal (por mantener la vista fija en una pantalla como la de la computadora), o si no puedes cerrar bien los párpados, ya que se evaporan las lágrimas.

Si padeces del síndrome de resequedad ocular, además de los ojos secos, podrías notar los siguientes síntomas: Picazón, visión borrosa, sensación de ardor, sensación de tener un cuerpo extraño en los ojos, irritación o enrojecimiento, gran sensibilidad a la luz y/o exceso de lágrimas. Esto se debe a que, cuando el ojo se reseca y se irrita un poco, puede producirse un reflejo que aumenta de pronto la producción de lágrimas en un esfuerzo para incrementar la humedad, y ver y sentirse bien de nuevo. Pero como los ojos solo pueden manejar una cierta cantidad de lágrimas, el resto se sale y corre por los párpados y por las mejillas, provocando más resequedad.

Factores de riesgo

Sí los hay. En general, la resequedad en los ojos, aunque molesta, no da lugar a pérdida de la visión ni problemas importantes en la vista. Los ojos secos son más frecuentes en las mujeres, sobre todo después de cierta edad y en las personas de origen asiático. La menopausia aumenta las posibilidades de padecer de ojos secos. Sin embargo, las mujeres postmenopáusicas que están en terapia de reemplazo de hormonas, sobre todo de estrógeno, tienen un riesgo mayor de padecer la resequedad, que las que no toman hormonas.

Complicaciones

Normalmente, la resequedad en los ojos no tiende a dar mayores problemas. Pero, tienes que estar alerta. Si la superficie del ojo se reseca demasiado, aumenta el riesgo de una infección. Si eso ocurre, se puede afectar la córnea, que se adelgaza, forma cicatrices y hasta llega a perforarse, lo que causa problemas de la vista y algunas veces incluso a la pérdida de visión.

Consejos prácticos para aliviar el problema

Aunque no hay una cura para la resequedad ocular, hay muchas cosas que puedes hacer por tu cuenta para aliviar los ojos secos. Por ejemplo:

1. Usa en los ojos lágrimas artificiales y gotas o geles lubricantes.

2. Usa ungüentos lubricantes. Como son más espesos que las gotas y el gel, duran mucho más, pero pueden causarte visión borrosa si los usas durante el día. Lo mejor es que los uses por la noche, mientras duermes.

3. Instala en tu casa un humificador, sobre todo si usas calefacción en el invierno o aire acondicionado en el verano.

4. Usa compresas calientes en los párpados.

5.Toma un suplemento de ácidos grasos de tipo

omega-3.

6. Deja descansar tus ojos (cerrándolos por 10 segundos cada cinco o 10 minutos) mientras lees, miras la televisión o trabajas en la computadora.





TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « SALUD »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa