Cochabamba, martes 21 de agosto de 2018

Madres y Padres de familia

| | 18 jun 2018



Muchas veces en el entorno familiar se inicia limitando derechos, sin observar la repercusión que pueda tener en la formación de las niñas niños y adolescentes, con visiones erradas de mando y maltrato, actitudes autoritarias; predominando la visión adultocentrista que desvaloriza e ignora las razones, opiniones y limita la participación de las niñas, niños y adolescentes como miembros de la familia.

Resulta una idea equivocada asumir el maltrato como forma de disciplina y corregir la conducta de sus hijas e hijos por haber incumplido los deberes y así conseguir obediencia, rompiendo lazos afectivos y confianza, cuando por el contrario debe existir una escucha empática y respetuosa para germinar verdaderos proyectos de vida.

Para evitar estas severas consecuencias, es importante reconfigurar sus conocimientos aprendidos y poner en práctica los valores de equidad, igualdad, respeto, buena actitud, capacidad de escuchar y proteger los derechos humanos, para que sus hijas e hijos sean replicadores de los buenos hábitos inculcados por su familia, en cualquier contexto.

No olviden que sus hijas e hijos son embajadores de la familia a la que pertenecen, por ello es importante cultivar hábitos que promuevan la paz, el buen trato como herramientas para resolver todo tipo de diferencias y conflictos.





TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « COBOCITOS »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa