Cochabamba, lunes 12 de noviembre de 2018

El día de todos tus santos, de Fabiola Morales

Una lectura de la novela de la escritora cochabambina, editada por Nuevo Milenio, y que fue recientemente presentada en la ciudad. El libro está disponible en librerías y puede también conseguirse llamando al teléfono 4401005, de la editorial. 
| Claudia Michel | 17 jun 2018



Manuel está enfermo y pronto morirá, la novela de Morales es un preludio a esa muerte, a la urgencia de que todo tenga sentido ante el total absurdo de alguien joven y querido que enferma y no puede eludir su destino. Los personajes se enfrentan al vacío, por eso mismo saber qué tienen que decir es lo que motiva la lectura.

Cada personaje habla de otros cercanos y queridos, y a través de ellos también de sí mismo. La autora los hace hablar de una primera juventud, un tiempo de promesas que se constituye en el punto irradiador de la historia.

Mariela, Manuel, José y Roberto han compartido los años de la universidad, sueños de viajes que nunca hicieron, conversaciones en bares y libros. Representan el grupo de la clase media boliviana inyectado de promesas de progreso que se reventarán en el primer encontrón con la realidad. Manuel y Mariela son pareja en un viaje secreto a México, José pintó desde niño y su talento nunca tuvo cabida en Bolivia. “Solo quiero salir de este país”, dice. Roberto es el que se queda, el amigo referente que no viaja y conecta a todos.

Mariela hace audiovisual y de un día al otro se va del país, cumple el sueño de joven acomodada que consigue una beca, viaja y prefiere no volver, la sigue José que irá y volverá del país muchas veces sin saber por qué y buscará cada vez destinos más lejanos.

Estos, entre otros, son personajes cuyos conflictos giran en torno a sus familias disfuncionales, sus sueños de artistas frustrados y la impotencia ante la muerte de un amigo, como evidencia irrefutable de que hay cosas que son iguales para todos.

La autora muestra la extranjería como un sueño ingenuo. Dirá, a través de sus personajes y sus vidas, que la mayoría de los que se van regresará para intentar cobijarse en el hogar, luego de ser un “nadie” en tierras lejanas, preferirán ostentar las glorias del viaje emprendido, aunque toque mentir sobre ellas. Para Morales, otros, los menos, permanecerán lejos aun sabiendo que esa decisión los hará para siempre extranjeros en todos los lugares donde vayan, incluido y sobre todo, el país de donde se dicen ser. Dice José:“Vivía a miles de kilómetros y esa distancia no me servía para sentirme libre del lugar en el que había nacido..”

Uno a uno los personajes se verán impotentes, solos y acorralados. La muerte no solo es la del amigo, es la de ellos cuando eran jóvenes. Se resisten a creerlo, pero todos a su modo están envejeciendo.

Morales parece la documentalista que entrevista por separado a cada personaje, sin que sus preguntas se escuchen, cortando con estudiada medida cada intervención. Desde su propia extranjería como boliviana que vive en Barcelona, escribe como una directora de orquesta que da la entrada a cada voz para que destaque en el momento preciso.

El día de todos tus santos exhala frustración y soledad. Un libro cargado de tristeza por el pasado, por la imposibilidad de cambiarlo, sabiendo que su legado nos deja marcas, que, a modo de lunares, se constituyen en las señas particulares que nos acompañarán donde vayamos, señas por las cuales podremos dar cuenta de quiénes somos.

Escritora - claudiamichel@gmail.com





TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « RAMONA »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa