Cochabamba, viernes 19 de octubre de 2018

Jennifer López mejor que nunca a sus 48 años

La cantante de origen puertorriqueño es una de las mujeres más hermosas del medio artístico y no teme mostrar sus atributos. 
TEXTO: LAREPÚBLICA.COM | | 10 jun 2018



Jennifer López está disfrutando su relación con el pelotero Alex Rodríguez, tanto es así que cada vez se dejan ver más en sus momentos íntimos o hablan más sobre ellos y no de sus carreras.

Rodríguez Navarro es un exbeisbolista profesional estadounidense de origen dominicano que jugaba en las Grandes Ligas de Béisbol para los Yankees de Nueva York y desde hace un par de años que la pareja tiene un romance. Él siempre manifiesta ser un hombre orgulloso de la mujer que actualmente es la dueña de su corazón.

De acuerdo al portal de internet laopinion.com esta es una pareja única ya que comparten buena parte de su vida cotidiana, y que además del profundo amor que se profesan y la afinidad que les une,

ambos han encontrado en la actividad física una

de las mejores aficiones con las que reforzar a diario su estrecho vínculo.

Tanto es así, que desde que hicieran pública su relación sentimental, los dos enamorados se han dejado ver en numerosas ocasiones ejercitándose juntos, tanto en la cadena de gimnasios de la que es propietario el exdeportista como cada vez que tienen oportunidad de salir a correr al aire libre.

“El otro día, Alex y yo salimos a correr al jardín, y en un momento dado fui a la casa a coger algo para él, y después de dárselo me fui corriendo para dentro porque iba con prisa. Y luego me dijo: ‘Corres como si tuvieras 25 años’. Y es verdad, creo que no he bajado el ritmo en ningún momento”, explico la diva del Bronx sobre sus jornadas de deporte compartidas y, más importante aún, los halagos que recibe con asiduidad del hombre que ha conquistado su corazón.

Esta es una de las razones para que desde el inicio de su relación, las piernas de JLo sean vistas cada vez más en los conciertos y en las redes sociales, sobre todo cuando está junto a su pareja. Ya que Rodríguez halaga mucho esa parte de su cuerpo.

Teniendo en cuenta que, tras tres matrimonios

fallidos, la neoyorquina parece haber encontrado

finalmente la estabilidad sentimental junto al también empresario, no debería resultar sorprendente que Jennifer afronte con una mezcla de serenidad

y resignación el inevitable deterioro físico que llevará aparejado el paso del tiempo, aunque en su caso sea difícil creer que algo así llegue a producirse.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « REVISTA ASí »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa