Cochabamba, domingo 21 de octubre de 2018
LITERATURA

Metaforismos, los proverbios rebeldes de Augusto Roa Bastos

En homenaje al escritor paraguayo Roa Bastos, que nació el 13 de junio de 1917, presentamos un resumen de sus mejores aforismos.
| Walter Gonzales Valdivia | 10 jun 2018



Metaforismos, del célebre escritor paraguayo Augusto Roa Bastos, es la última obra editada en vida que reúne sus reflexiones y pensamientos extraídos por él mismo de sus obras fundamentales en 1996. Inicialmente el libro debía titular Los mil y uno proverbios rebeldes, porque se tratan de frases que resumen un saber de protesta y rebeldía contra lo establecido.

Tras una fulgurante trayectoria y producción literaria que incluye libros de poemas, cuentos y novelas, entre los que figuran: El naranjal ardiente; El trueno entre las hojas; Vigilia del almirante; Madame Sui; El Fiscal; Contravida, Hijo de hombre y el laureado Yo El Supremo, en los últimos años de su existencia, Roa Bastos se dedicó a seleccionar sus aforismos que representan el súmmum de sus principales obras.

Metaforismos puede ser considerado un libro insólito, porque pocos escritores han reescrito su escritura, pero no así Roa Bastos que se pasaba reescribiéndose. Es que el autor de Yo El Supremo manejaba la ironía como pocos, muchos lo comparan con el melancólico filósofo Ciorán, ya que en el libro uno se encuentra con frases sabrosas, ingeniosas, deprimentes, melancólicas… como si todas las formas que el lenguaje nos ofrece para desconfiar estuvieran a mano para advertirnos que no seamos tan crédulos.

Según el estudioso de la vasta obra de Roa Bastos, Antonio Carmona, Metaforismos son frases, expresiones, reflexiones o decires sacados de sus propias obras, de las editas y de las inéditas, cartas, apuntes, es decir, no siempre fáciles de rastrear en la intrincada historia literaria roabastiana.

Según el diccionario, un aforismo es una “Máxima o sentencia que se propone como pauta en alguna ciencia o arte”. Es, en síntesis, una frase que recoge cierta sabiduría ancestral, popular, científica y que ha sido acuñada, en cierta medida por el tiempo, quedando en la memoria pública.

Para Carmona, meta aforismos sería más allá de los aforismos, es decir, una vuelta más de tuerca sobre esas reflexiones que recoge la historia y que nos sirven de guía o de advertencia.

Sobre la obra, el propio Roa Bastos señala que son fragmentos que reúnen aforismos, en sus diversas formas: sentencias, máximas, proverbios, paradojas, parábolas, epigramas, epifonemas, pensamientos, divagaciones, reflexiones, etc., la irrupción breve y oblicua del pensamiento reflexivo, moral e intelectual.

“Una de las obras de la que se ha extraído una buena parte de estos fragmentos, es la novela Yo El Supremo, la historia, o mejor la antihistoria, inspirada en la figura delirante y sombría del dictador José Gaspar de Francia bajo cuyo régimen de poder omnímodo se gestó la independencia del Paraguay (1810 a 1840).

Esta selección tuvo origen en el estudio filológico de una estudiante de literatura hispanoamericana de la Universidad de Toulouse-le-Mirail, a quien se le ocurrió indagar sobre el aspecto aforístico de mi obra literaria, del cual, para mi desconcierto, no tenía yo una idea muy clara, pese a que, según el estudio mencionado, tales aforismos representan en su mayor parte elementos o núcleos generadores del discurso, y yo los había utilizado en este sentido”, dice Roa en su brevísima introducción del libro.

Por tanto, estos metaforismos son aforismos llevados más allá del aforismo, más allá de la metáfora. Configuran elementos mínimos de contraste y apoyatura, de afirmación y matización, de contracción y condensación en el equilibrio inestable entre imaginación y razón, entre ficción y realidad, entre el humor desenfadado y el rigor crítico en la trama del lenguaje simbólico. De ahí el título neológico de Metaforismos.

Metaforismos se inscribe a las otras obras análogas: Máximas y pensamientos de Marcel Proust; Máximas y reflexiones de Goethe; Paradoja y genio de Oscar Wilde; Aforismos de Friedrih Nietzche; Flor de aforismos peregrinos de Cervantes; Parábolas, aforismos y comparaciones de Schopenhauer; Máscaras y paradojas de Fernando Pessoa, entre otros.

En homenaje a Roa Bastos, que nació el 13 de junio de 1917 y falleció en Asunción del Paraguay el 26 de abril de 2005, presentamos un resumen de sus mejores aforismos, meta.

De Yo El Supremo, 1974

“El poder de infección de la corrupción es más letal que el de las pestes”.

“Quien con fe busca siempre encuentra lo que no busca”.

“Cuando ya nada se puede hacer se escribe. Es el único modo de comprobar que uno existe aún en la fijeza mortuoria de la escritura”.

“La tinta de las memorias íntimas y de las autobiografías se agría más pronto que la leche”.

“El hombre de buena memoria no recuerda nada porque no olvida nada de lo que va a ocurrir”.

“Escribir no significa convertir lo real en palabras sino hacer que la palabra sea real”.

“La locura dice más verdades que la confesión bajo tortura”.

“El loco en su tema es el más sabio. Quien es demasiado tonto no puede aspirar al privilegio de ser loco”.

“El autor es quien menos conoce su obra. Si la conociera la hubiese escrito de otra manera, o no la hubiera escrito”.

“Qué revolución puede liberar a los pueblos que aman la opresión”. “Únicamente los libres pueden ser liberados”.

“La revolución no devora a sus hijos, destruye a sus bastardos”.

“Un pueblo sólo es libre por voluntad del espíritu colectivo, y por nadie más que por él mismo puede ser liberado”.

“La naturaleza no da esclavos; el hombre corruptor de la naturaleza es quien los produce”.

“Una tierra asolada por la corrupción puede quedar viuda de sus hombres eminentes, mientras los mediocres, impostores, malhechores y ladrones de alto copete se multiplican con notable encarnizamiento”.

“No hay fe mejor que la creencia en lo imposible”.

“No hay edad para ser joven cuando se está poseído por el delirio del deseo”.

“El deseo de cohabitar con una mujer es más intenso cuando se está solo que cuando se yace con ella”.

“A los impuros les cuesta entender que felicidad es inocencia”.

“Todos los héroes de las causas justas han muerto jóvenes. Los antihéroes están condenados a la longevidad”.

“Cervantes, manco, escribió la primera parte del Quijote con la mano diestra; la segunda, que es muy superior a la primera, con la que le faltaba”.

De Vigilia del Almirante, 1992

“El poder de la escritura sólo existe cuando es la escritura del poder”.

“La utopía es el delirio que está lejos, fuera del espacio; una costa brumosa que se aleja a medida que se avanza hacia ella”.

“El tiempo también es esférico. Podemos llegar al futuro avanzando hacia atrás”.

“Los grandes descubrimientos nacen póstumos. Los descubridores, un día después”.

“Colón murió sin saber que había descubierto un continente. La geografía le robo la tierra que creía haber descubierto. La historia le robó su nombre. Cuatro siglos fueron necesarios para rescatar el mito del engañador engañado”.

“Lo bueno del ser humano, en su loca meteorología, es que tenga sus estaciones y sus cambios, sus días soleados y sus tormentas”.

“Recordar es desnacer, meter la cabeza en el útero materno, a contravida”.

“El insulto no es más que el hijo bastardo de la cólera, así como la cortesía muy afectada no es sino la hermana gemela de la hipocresía”.

“La mujer engañada sufre altanera como si sintiera orgullo de su pena”.

“El hombre no tiene sexo. Él mismo es su sexo”.

“El hombre, dominador de la mujer, es la mitad de la mujer. Sólo se completa en el ser entero de la mujer”.

“Hay un cuarto libro, el de las relecturas a lo largo del tiempo”. “Diferentes versiones mágicas de un solo libro que gira como un calidoscopio en torno a la imaginación del lector”.

“Las academias de la lengua se limitan a construir los mausoleos de los diccionarios. No se ocupan de la lengua real ni del habla cotidiana, las únicas verdaderamente libres y creativas que hacen evolucionar y crean nuevas lenguas”.

“En la taberna de almas de una biblioteca todos los parroquianos son socios de la sabia vida”.

De Contravida 1994

“El azar es mi aliado, mi cómplice. Es también mi mortal enemigo”.

“Sólo vivimos un solo día hecho de innumerables días”.

“La risa de una anciana resulta perturbadora porque es inclemente y aislada”.

“Es preferible escribir un solo libro durante toda la vida que agotar una vida tan corta en muchos libros”.

“Cuídate del autor de un solo libro, advirtió Sócrates que no escribió ninguno”.

“Lo último que le queda al ser humano cuando todo lo demás se ha perdido es el mito de la infancia. Nadie sabe hasta qué punto este mito es pérfido y malsano”.

“Hasta el morir todo es vivir”.

“El proceso de la tecnología y de las ciencias avanza a la par que el embrutecimiento humano”.

“Entró en el mundo por el fondo de todo lo creado, libre de recuerdos, de nostalgias, de pesares, de remordimientos”.

De Madama Sui, 1995

“Todos somos un poco la oscuridad de la noche en pleno día. Todos formamos parte de la enfermedad general llamada vida”.

“Los locos y los inocentes viven el instante que pasa de largo sin tocarlos”.

“Sabiduría es dolor. Belleza es amor. Amor es furor y lágrimas.

No podemos confiar en la memoria. También para los recuerdos se hace tarde. A veces se duermen antes que nosotros”.

“Nadie quiere ser verdaderamente libre. Siempre se está atado a algo sagrado o maldito, a la esclavitud de los pequeños hábitos”.

“Los pasos del ser amado que se marcha se llevan su cuerpo, no su presencia”.

“Todo pueblo digno tiene sus héroes, sus víctimas, sus mártires. Pero todo pueblo indigno tiene el gobierno que se merece. Los dictadores, los tiranos, los bufones de palacio con poder, no son sino sus representantes más legítimos”.

“Una obra bien hecha es aquella cuyo final recuerda siempre el comienzo cerrando el círculo del relato”.



Periodista - joal_2111@hotmail.com



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « RAMONA »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa