Cochabamba, martes 23 de octubre de 2018

En Argentina el almuerzo cuesta $us 30 y el agua subió en 683 por ciento

Un migrante boliviano relata las dificultades por las que pasan. Alerta que los propios argentinos salen rumbo a Bolivia. El Gobierno de Macri, desde 2015, redujo las subvenciones heredadas por Cristina Kirchner.
| BETTY CONDORI ROJAS WhatsApp: 72736379 | 03 jun 2018

Los propios argentinos protagonizaron marchas en protesta por el incremento de los productos. EFE

Sobrevivir en Argentina cada día es un logro. Todos los días suben de precio casi todas las cosas. El almuerzo cuesta 30 dólares, el kilo de pan 5, igual que el litro de leche. 

Jhonny Rossel, un orureño que vive desde hace dos décadas en Buenos Aires, sintió con dureza las medidas económicas adoptadas por el Gobierno de Mauricio Macri, desde 2015, profundizadas en mayo de este año cuando se valorizó el dólar frente al peso argentino.

“Aquí las cosas empeoran. Todo sube cada día, muchos argentinos se van. Es más, se están yendo a Bolivia donde las cosas están más baratas”.

La crisis ha dejado huellas. Las empresas y los hospitales restringen la ayuda que antes daban a los pacientes, por ejemplo con medicamentos. “Todos cuidan ahora sus espaldas, más cuando el salario básico es de 9.000 pesos argentinos”.

Cada dólar cuesta 25 pesos argentinos, por lo que el sueldo básico es de 360 dólares, dinero que a decir de Rossel, es insuficiente frente a los precios que han trepado hasta las nubes y más allá.

El sueldo depende del tipo y lugar de trabajo.

Para entender la sensación de Jhonny, es necesario explicar la situación económica del país vecino.

SITUACIÓN

Mauricio Macri, cuando hacía campaña para la Presidencia de Argentina, anticipó que quitaría todas las subvenciones a los servicios básicos, transporte, alimentos, peaje y gasolina aplicadas por el exgobierno populista de Cristina Fernández de Kirchner.

El “tarifazo”, como lo llaman los críticos, ha tenido un fuerte impacto en la inflación que se había reducido considerablemente en 2017.

Los medios de prensa y la mirada del mundo estuvieron puestos en las últimas semanas por una fuerte devaluación del peso que reavivó el fantasma del colapso económico de 2001.

Macri recurrió al préstamo internacional para que le sirva de bastón y pueda hacer andar la economía. El Gobierno logró controlar una vertiginosa corrida cambiaria, pero los problemas económicos del país están lejos de superarse, alerta la BBCmundo.

Para Macri, Argentina ha heredado un histórico déficit. La oposición en cambio considera que fue el mal manejo económico de la actual gestión el responsable de la situación.

Macri ha propuesto un ajuste gradual para ir achicando el gasto que aumentó notablemente durante el Gobierno de Cristina. Su plan es “cambiar a la Argentina para siempre”.

El 23 de mayo advirtió que continuará quitando las subvenciones. “La tarifa de energía costaba menos que una taza de café”, dijo a EFE.

La inflación sigue siendo la segunda más alta de América Latina, después de la de Venezuela. En 2017 redujo del 40 por ciento -con que dejó la anterior administración- al 25 por ciento aproximadamente, según datos recopilados por el Congreso y el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). La meta para este año (15 por ciento ) está lejos de poder alcanzarse. En los primeros cuatro meses, ya llegó a 9.6 por ciento .

El principal causante de esa aceleración es un fuerte aumento en las tarifas de servicios públicos —que los críticos de Macri llaman "tarifazo"— y que arrastró a otros precios.

Diversos expertos creen que la reciente devaluación del peso —la mayor de 2018 en todo el mundo y que supuso una pérdida del 13 por ciento contra el dólar, según Bloomberg— ahondará aún más en el problema.

LO QUE MÁS SUBIÓ

1.- Subieron los servicios de gas, electricidad y agua.

Durante los años del kirchnerismo (2003-2015), los argentinos disfrutaron de unas de las tarifas de gas, electricidad y agua más baratas de todo el mundo, gracias a grandes subsidios estatales implementados tras las crisis de 2001, con la intención de traer alivio, pero que se mantuvieron, incluso una vez que el país se recuperó económicamente a partir de 2003, gracias a los precios récord de las materias primas, dice la BBC.

El Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV) publicó un informe en abril pasado calculando los aumentos en los costos de los principales servicios públicos desde que asumió Macri, en 2015:

El gas natural: 930 por ciento ; energía eléctrica: 920 por ciento , y el agua corriente: 683 por ciento .

Para muchos críticos, el Gobierno se excedió.

“Con esos precios, ahora que entramos a invierno no podremos ni encender las estufas”, se queja Jhonny Rossel.

Pero la situación parece que no terminará aquí. El Gobierno ya anunció nuevos aumentos para este año que, de implementarse, significarían un alza de precios acumulado (entre 2015 y 2018) de 1.490 por ciento en electricidad y 1.297 por ciento en gas, según la UNDAV.

2.- El transporte público de autobuses, trenes y subtes (metro) estuvo subsidiado hasta 2015. Ahora, el transporte más popular se encareció en un 207 por ciento . El tren urbano, registró aumentos de 224 por ciento . Y el subte de la ciudad de Buenos Aires, en un 66 por ciento .

El boleto del "colectivo" es 207 por ciento más caro.

3.- Los peajes, que son privados, se encarecieron el doble que los servicios de transporte urbano: un 455 por ciento desde 2015.

4.- Otro dolor de cabeza para los dueños de autos es el aumento del precio de la gasolina, que se incrementó en un 94 por ciento desde 2015.

Argentina pasó de tener una de las gasolinas más baratas del mundo a tener la segunda más cara de América Latina. Cuesta 1.38 dólares por litro, después de la de Uruguay.

5.- Uno de los rubros donde más se sienten esos aumentos transferidos es en el de los alimentos.

Un informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) realizado a finales de 2017 mostró que uno de cada tres alimentos básicos aumentó de precio por encima de la inflación.

El dato más preocupante es que algunos de los productos que más se encarecieron —por encima del 100 por ciento desde 2015— son los más consumidos por los argentinos: carne, leche, aceite, harina de trigo, azúcar, tomate y lechuga.

El economista Pablo Mira le explicó a BBCmundo que los productos estacionales como las frutas y las verduras están afectados por factores como las sequías e inundaciones, que impactan en su precio, y por eso no son un buen parámetro.



EFECTOS

Rossel afirma que hay mucha gente boliviana que es humilde, dedicada a la costura y a la venta de verduras y que está sintiendo los efectos. “Aunque también es cierto que a muchos les fue bien, se han comprado camionetas”.

“Quiero irme a mi país, pero allá (Bolivia) no tengo trabajo”.

En tres años

El servicio de transporte público subió en 207 por ciento en tres años. Algunos alimentos como carne, leche y azúcar, en 100 por ciento .

43

Millones de pobladores

Argentina es un país de Sudamérica que tiene una población de 43.600.000.

Analistas creen que Argentina se ve afectada más fácilmente que otros países debido a su dependencia del financiamiento externo.





TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « INFORME ESPECIAL »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa