Cochabamba, martes 25 de septiembre de 2018

De las redes sociales y el smartphone a las tablas: La experiencia L.O.V.E.

L.O.V.E. es la segunda obra en el corto tiempo de vida del proyecto Pez Plátano, el ala teatral de la productora Núñez & Heinrich. La pieza clausuró su temporada en Santa Cruz de la Sierra ayer y planea pronto una gira nacional.
| Alexei Sánchez | 27 may 2018



¿yo ahora iba a morir?

Después reflexioné que todas las cosas

que suceden a uno, suceden precisamente, precisamente ahora.

Siglos de siglos y solo en el presente ocurren los hechos;

innumerables hombres en el aire,

en la tierra y el mar,

y todo lo que realmente pasa

me pasa a mí.

Jorge Luis Borges


Cuán difícil es reconstruir la materialidad de un hecho teatral que se ha vivido como espectador… Reconstruirla a partir de los impactos, de los efectos, de las resonancias que esa experiencia ha esparcido en nuestras mentes. Es por eso que esta reconstrucción, si es que puede llamarse así, es una provocación para que usted se dirija a experimentar lo que nadie puede contarle: vivir la experiencia L.O.V.E.

Disculpe si siente que lo empujo. Sepa que no hay violencia en ello. Lo más probable es que ya esté viviendo la experiencia L.O.V.E, y no porque el teatro de un país se construye de la disímil materialidad e inmaterialidad que respiramos y de la que nos alimentamos en “el aire del tiempo” de un determinado contexto de la existencia. Esa materialidad e inmaterialidad que nos constituye, que nos condiciona y también impulsa a “ir más allá”.

Digo que es muy probable que ya esté viviendo la experiencia L.O.V.E, porque así comienza a vivirse esta experiencia de “asistir” a la segunda obra teatral de Pez Plátano, a la primera experiencia “teatral” de la productora audiovisual Núñez & Heirich. No en una sala teatral, sino en medio de su vida cotidiana, cuando a través de las redes sociales, al acceder a la página de Facebook de Pez Plátano o porque le llega a la suya compartido por amigos, esos enigmáticos, pequeños y muy bien realizados audiovisuales, aparentemente promocionales del espectáculo, lo penetran a través de sus sentidos, y a los que se ha sumado, en estos últimos días, otro audiovisual con título en mayúsculas ¡ELLOS YA VIERON L.O.V.E!, que recoge testimonios de asistentes a las funciones.

Ese, es el primer logro “teatral” del espectáculo de Pez Plátano: el de comenzar la “representación teatral” desde el celular, ese primer espacio escénico geométrico que tenemos entre nuestras manos tantas horas al día -¿quizás deberíamos preguntarnos cuántas horas no lo tenemos entre las manos, entre manos?-. Y así nos arrastra la experiencia L.O.V.E, de nuestro teléfono, desde las redes sociales hacia el teatro. Hacia el teatro, no cómo arte, sino como edificio teatral.

Y una vez allí, en la antesala del espacio escénico, mientras esperamos para ser “conducidos” a él, desde una pantalla de televisión, nuevamente nos asaltan esas imágenes, una detrás de otra. Todas juntas, entrelazadas por primera vez ante nuestros ojos. Fragmentos. Miradas. Personajes perfectamente deshilados de historias que aún no conocemos.

Ellos conforman un antes, que iremos identificando, reconociendo en anagnórisis estremecedora una vez hayamos avanzado, de uno en fondo, con el resto de los espectadores, desde esa antesala iluminada y mediática, a ese lugar, a ese allá ignoto que nos aguarda, y al que estamos siendo conducidos, en descenso a un sótano en el que asistiremos y participaremos de la “puesta en abismo” de nuestros propios miedos, en intercambio con unos personajes que están siempre conscientes de nuestra presencia, y que nos interpelan, desde dentro de nosotros mismos y frente a nosotros, mediante una “conversación”, que se vale de los recursos tradicionales de la actuación, pero adquiere una cercanía inquietante al valerse nuevamente del audiovisual, del registro en vivo a través del teléfono celular, integrados a los tradicionales planos de la puesta en escena: sonido, luces, escenografía y vestuario, para interpretar, expandir y dilatar un texto hermético y a la vez abierto a las historias que este mundo de horror y esperanza nos entrega a cada instante.

L.O.V.E es un descenso en apnea libre (freediving), suspensión voluntaria de la respiración; a la profundidad de nuestros horrores de cada día. ¿Esos que nos quitan el sueño…? Desde los más sencillos, hasta el genocidio.

L.O.V.E es un ascenso de extraordinaria calidad teatral a la dramaturgia y al teatro, contemporáneos... Una experiencia que le llevará a asomarse a su propia Locura, Obsesión, Visiones y Estremecimientos… La experiencia L.O.V.E.

Teatrólogo





TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « RAMONA »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa