Cochabamba, lunes 18 de junio de 2018

Los 5 libros imprescindibles de Tom Wolfe

| José Manuel Calvo/Redacción | 20 may 2018



Wolfe escribió las crónicas más relevantes de aquella época haciendo uso de algunos recursos de la novela que no se habían utilizado antes en la prensa. Y fue él mismo el que le dio nombre a esa nueva corriente: Nuevo Periodismo. A esta nueva forma de contar historias se unieron otros colegas de profesión como Norman Mailer, Rex Reed, Terry Southern, Gay Talese o Hunter S. Thompson, entre otros, y terminó por traspasar las fronteras de Estados Unidos

Para celebrar la obra del escritor y periodista estadounidense tras su muerte a los 88 años, el pasado 15 de mayo, compartimos una lista con los cinco libros esenciales del padre del Nuevo Periodismo, entre los que se encuentran crónicas y reportajes de la vida real, así como novelas de ficción.

La Izquierda Exquisita & Mau-mauando al parachoques (1970)

La crónica de aquella fiesta que el compositor Leonard Bernstein ofreció en Nueva York en homenaje a los Panteras Negras para intentar comprenderlos y apoyarlos, confirma en este libro “al mejor Wolfe periodista”. El autor evidencia en este marco a “la élite neoyorquina rendida a los radicales” y mira con “el sarcasmo más feroz a las clases altas de buen corazón que se identifican con las causas perdidas”. Al final, son los jóvenes militantes los que se ríen de la ignorancia de los otros sobre la realidad que quieren ayudar a transformar.

El Nuevo Periodismo (1973)

Wolfe lo tenía claro cuando decidió publicar este libro: quería “dinamitar la novela tradicional y los autores dinosaurios, y sustituirlos por una forma distinta de narrar”. Esto era el Nuevo Periodismo. Y para demostrarlo, recopiló en este volumen varios textos suyos y de los mejores periodistas literarios del momento, como Rex Reed, Terry Southern, Nicholas Tomalin o Barbara L. Goldsmith. Sigue siendo un manual de referencia en la mayoría de las facultades de periodismo.

La hoguera de las vanidades (1987)

La labor de Wolfe no se limitó solamente a la no ficción. Esta fue la obra con la que dio el gran salto a la novela, en cuyas páginas retrata a la ciudad de Nueva York desde sus cloacas. “Número uno sin discusión”. Aquí “se atraviesa a toda velocidad la distancia que separa al cielo —el dinero y la fama— del infierno —la destrucción y el olvido—”. De esta historia surgió, detalla, la popular expresión de master of the universe.

Lo que hay que tener. Elegidos para la gloria (1988)

Este gran reportaje nos introduce en las entrañas de la más grande aventura del ser humano en el siglo XX: la conquista del espacio. Pero la gran aportación narrativa del autor está en su punto de mira: “¿Quiénes eran y de dónde salían los astronautas, los protagonistas?”. Todos provenían del mundo de los pilotos de pruebas; eran bravos vaqueros que en las máquinas del futuro pasaron a tener condición de autómatas y conejillos de indias. Este es “otro clásico de Tom Wolfe”.

Todo un hombre (1998)

Si en La hoguera de las vanidades disecciona Nueva York, en esta novela Wolfe pasa el bisturí por la ciudad de Atlanta, capital del estado de Georgia. En esta urbe, una de las más pobladas de Estados Unidos, “el conflicto racial aparece y desaparece” en la historia del país, siempre “acompañado de sexo, violencia, quiebra financiera y corrupción inmobiliaria y política”. Nuevamente relucen en esta historia la grietas de una de las metrópolis más importantes de EE UU.





TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « RAMONA »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa