Cochabamba, lunes 20 de agosto de 2018

Reales Souvenirs De todo, para todos

Crecimiento de ventas. No hay duda de que Harry y Meghan protagonizarán la boda del año y a tan solo días de la ceremonia, las calles del Reino Unido se ven inundadas con todo tipo de objetos conmemorativos para la ocasión.
texto. INFOBAE.COM, hola.com, magacin.com, www.vanitatis.elconfidencial.com, /// FOto. INFOBAE.COM, hola.com/// | | 13 may 2018



Amor y negocios alza de compra y venta

Quedan seis días para que uno de los eventos más especiales del año tenga lugar. Se trata de la boda real, una fecha que pasará a la historia y los recuerdos.

La boda del príncipe Harry de Inglaterra y Meghan Markle, el próximo 19 de mayo en la capilla de San Jorge del Castillo de Windsor, es un acontecimiento que el pueblo británico espera con impaciencia y los habitantes están aportando, incluso, con su particular granito de arena.

El enlace matrimonial entre un miembro de la realeza europea y una actriz norteamericana es un hecho que no se produce todos los días y los ciudadanos quieren guardar un recuerdo imborrable de esta historia de amor. De este modo, los souvenirs conmemorativos no han tardado en aparecer en las tiendas de regalos de todo Reino Unido.

"Meganmanía" inunda Londres

Al parecer todo este movimiento de merchandising responde, en cierta manera, al cariño que sienten los ingleses por la famosa novia. 

Una encuesta publicada por el diario británico Daily Express señala que el 29 por ciento de la población se siente identificada con ella por ser actriz, feminista y tener los pies en la tierra.

Aprovechando esta popularidad, las tiendas de souvenirs de la capital británica están inundadas de todo tipo de recuerdos de la boda real. Es que a estas alturas de mayo, la novia no solo acapara las portadas de revistas, las que en sus titulares anuncian consejos para imitar su estilo o sus ya famosos labios en color nude, sino que ahora Megan y su novio están en todos lados: tarjetas postales, tazas, llaveros, separadores de libros, cepillos, servilletas, ceniceros, la lista es interminable.

Flujo de economías

Al igual que en todas las bodas de la realeza, no solo se trata de tener un recuerdo del enlace matrimonial, sino que la venta de souvenirs representa importantes ingresos para el país.

En el caso del controvertido enlace entre el quinto en la sucesión al trono inglés y la actriz, la Oficina Nacional de Estadística del Reino Unido tiene estimado que la boda deje un ingreso económico de 690 millones de dólares, (cerca de 4,816 millones de bolivianos), de los cuales unos 61 millones de dólares, (425,78 millones de bolivianos) ingresará por la venta de souvenirs.

Comparación de enlaces reales

Al igual que ocurriera tras el anuncio de otras bodas reales como la del príncipe Guillermo y Kate Middleton en 2011, ocupan un lugar destacado en los escaparates y están a la vista de todos aquellos turistas en busca de un regalo especial que llevarse a sus casas.

Las tiendas esperan vender los productos a los turistas y a las más de 2,640 personas invitadas al parque del castillo para que puedan ver la llegada a la iglesia tanto de los novios como de sus invitados además del paseo en carrosa una vez hayan sido declarados unidos en matrimonio.

A finales de esta semana salió a la venta la serie porcelana conmemorativa de la boda real, piezas que fueron aprobadas por la pareja y creadas por la Royal Collection Trust, organización que gestiona el patrimonio de la familia real británica.

Como ya ocurriese con la boda de Guillermo y Kate hace unos años, los fabricantes de merchandising no han sido precisamente discretos en su tarea y en sus gustos particulares. Algunos de los objetos son corazoncitos con la figura del príncipe y su prometida recortada en una forma de corazón. Otros los insertan en una fotografía circular sobre la bandera británica. La mayoría, como también es habitual, rozan en lo ridículo, ya que aunque pretendan ser elegantes o modernos resulta vulgar, ordinario y de mal gusto.

Más de 1.000 souvenirs

Tazas, llaveros, bolígrafos o marcapáginas con los rostros de la pareja del momento impresos se han convertido en los objetos más demandados.

Lo más cursi sin duda son los platos barrocos de mesa, con la imagen de la pareja.

Lo curioso es que la mayoría de estos objetos utiliza la misma fotografía: la de los prometidos en el día que anunciaron que se iban a casar.

Alegría para el pueblo

La Policía espera que 100.000 personas lleguen a Windsor para la ocasión, y se espera que la boda real impulse el turismo. Los visitantes deben prepararse a ser registrados por la Policía, que va a instalar barreras viales como parte de un importante dispositivo de seguridad.

Habrá puestos de comida, pantallas de video y entretenimiento en vivo, con servicios adicionales de tren y 6.000 plazas más de aparcamiento y claro algunos recuerdos de la feliz pareja, pero la de Harry y Meghan no será la única boda que tendrá lugar este año en el seno de la Familia Real británica ya que el Palacio de Buckingham anunciaba el lunes, 22 de enero, el compromiso matrimonial de la princesa Eugenia de York y Jack Brooksbank, cuyo enlace se celebrará el próximo otoño, también en el Castillo de Windsor.

Una feliz coincidencia, que ya se dio en 2011 cuando contrajeron matrimonio tanto los Duques de Cambridge como Zara Phillips y Mike Tindall.





TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « REVISTA ASí »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa