Cochabamba, viernes 25 de mayo de 2018

Un concierto con alma

“Alma Rusa” se realizará en el Centro de Convenciones y Eventos El Portal, el próximo lunes 14 y martes 15 de mayo, a las 20:00. El costo de las entradas varía entre 40 y 120 bolivianos y se venden en el mismo salón.
| María Julia Ruiz | 13 may 2018



El alma es el principio vital o esencia interna de todo ser. Del término en latín “ánima”, entendemos que significa soplo, aire, aliento. Algo muy distinto al cuerpo, pero que a la vez es parte de él, quizás porque si bien el cuerpo no contiene propiamente al alma, es el alma quien le da vida al cuerpo, quien le proporciona movimiento, con un soplido de aire, con su aliento.

Entre los instrumentos de cuerda, el violín, la viola, el violonchelo y el contrabajo, contienen también un alma, que es una espiga de pícea que se coloca a presión entre la tapa y el fondo del instrumento. Tiene gran importancia tanto en la estructura como en el sonido. Y al igual que en los seres vivos, el alma de estos instrumentos es importante para transferir vibraciones y generar sonidos: un instrumento (o un ser) sin alma sonará débil, sordo y hueco.

El próximo concierto de la Orquesta Filarmónica de Cochabamba, “Alma Rusa”, está atravesado por diversas almas, desde la del violín solista, que ha de tener el alma bien puesta para hacer vibrar las notas del Concierto para violín OP 35 de Tchaikovsky, cuya exigencia técnica es de un virtuosismo impresionante, tal vez porque el alma herida del compositor trasluce en esas notas el único concierto que el compositor escribió para violín, en 1878, tras una etapa de depresión. Pasa de la ansiedad manifiesta en el primer movimiento, un turbulento “Allegro – Moderato”, hacia un “Andante” tan ardiente que ha sido interpretado por muchos como la confesión angustiosa de un amor imposible. Para llegar al final meditativo que explota en un último “Allegro” galopante y sorprendente, que no olvida el tema principal.

Para percibir los destellos del alma de Tchaikovsky en esta obra, pondrá su alma interpretativa en el violín Alexander Lapich, también de origen ruso, con formación inicial en Rusia, y posterior en la academia de música Man Cesped y el Instituto Laredo en Bolivia, para profesionalizarse luego con diversos maestros en el Conservatorio Rachmaninov en Rusia. Este joven violinista retornó a Bolivia en 2015 para formar parte de “Bolivia Clásica” en la enseñanza del violín.

La siguiente alma rusa será la del compositor Mussorgsky, con su obra Cuadros de una exposición, inspirado en una exposición póstuma de su gran amigo, el artista y arquitecto Víktor Hartmann. La obra es una famosa suite de piezas compuestas en 1874 para piano, pero orquestadas por Maurice Ravel en 1922. El compositor quiso “dibujar en música” diez de los cuadros de su amigo: Gnomos, El viejo castillo, Tullerías, Bydlo, Ballet de dos polluelos del cascarón, Samuel Goldenberg y Schmuyle, El mercado de Limoges, Catacumbas, La cabaña sobre patas de gallina y La gran puerta de Kiev. En estas piezas, Mussorgsky transita de lo bizarro y fantástico a lo realista y poético, recurriendo a la repetición, nombrada como “paseo”, que simula el recorrido del visitante por la exposición.

El paso de un cuadro a otro, como quien pasa de una esencia a otra, de un alma a la siguiente, se percibe bien en la versión orquestal en tanto el juego entre cuerdas, vientos y percusiones va dibujando distintas situaciones y personajes, mientras alternan su protagonismo.

Esta diversidad musical se logra bajo la batuta del maestro Augusto Guzmán, quien igualmente desarrolló su formación como músico y director en Rusia durante diez años, antes de retornar a Bolivia para alimentar la música en nuestro medio con nuevas perspectivas y proyectos.

Finalmente recordaremos a dos artistas que hace apenas días dejaron este mundo: Ivette Guillén, fagotista fundadora de la Orquesta, y Elizabeth Schwimmer, pianista, gestora cultural y mentora de la Orquesta desde sus inicios, hace casi 20 años, como “Camerata Concertante”. Para ambas va dedicado este concierto, acompañando el vuelo de sus almas que hoy se elevan.

Gestora cultural





TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « RAMONA »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa