Cochabamba, lunes 20 de agosto de 2018

Moda de lujo para algunos

efe/Clara Auñón | | 06 may 2018



El diseñador alemán Philipp Plein tiene muy claro su único objetivo: vender. Crítico con la industria de la moda, a la que tacha de "cerrada" y "aburrida", cuestiona el lado artístico del sector y su interés por los "influencers", que "no aportan nada" porque

"no se hace dinero con la imagen".

Mientras parte de la industria de la moda recurre a personajes populares en las redes sociales para atraer a un público más joven, Plein cuestiona hasta el beneficio que reporta tener sus propios embajadores: futbolistas de la talla de Cristiano Ronaldo o Leo Messi, que han hecho de su firma un básico de armario con el que posan orgullosos en sus perfiles de Instagram.

"Nos encantan los futbolistas, pero no haces dinero con la imagen, no me aporta nada que Cristiano y Messi lleven mi ropa", afirma con rotundidad el creador.

Para Plein, el "único secreto" del éxito empresarial es ser consciente de que "solo haces dinero con el producto que vendes, y para eso tiene que haber demanda", en el sentido de que el producto debe gustar por sí mismo.

Su línea principal de moda, otra especializada en deporte, una tercera dedicada a ropa infantil y hasta un "outlet" demuestran la estrategia del empresario para exprimir al máximo los deseos de sus clientes.

Esa visión empresarial le aleja de la parte artística en la que tanto se recrea la moda y que el alemán tacha de "espectáculo" para maquillar la realidad de la industria: "El lujo está organizado en grandes grupos empresariales, así que al final todo se reduce a números, no hay nada de emoción en eso", asegura.

"La gente que manda en esta industria tiene la mente muy cerrada y se resiste a cambiar, pero las industrias que no cambian, mueren", sentencia Plein.

Henchido de seguridad, Plein, tiene claro cuál es el mayor reto de la industria del lujo, "mantener al consumidor hambriento de tener tu

producto".



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « REVISTA ASí »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa