Cochabamba, domingo 22 de julio de 2018

Memorias de cartón usado

La Editorial Yerba Mala Cartonera detalla su labor e invita a participar en su Concurso de Crónicas de Cartón Usado, a propósito de un coloquio organizado en el Centro Simón I. Patiño por el Día del Libro.
| Editorial Yerba Mala Cartonera | 29 abr 2018



El día 23 de abril, tuvimos la oportunidad de participar en el “Coloquio de la labor editorial”, organizado por el Centro Simón I. Patiño, donde varios exponentes del trabajo editorial cochabambino, compartieron sus experiencias en este rubro. Como Editorial Yerba Mala Cartonera, presentamos la siguiente ponencia.

Si hablamos de publicaciones cartoneras, debemos reconocer el soporte del cartón, entendido como un material vivo y natural, convertido hacia fines industriales: recipiente de objetos, nunca contenido. Caja o cajón y no producto. La envoltura que el cartón supone posee un corto tiempo de vida, luego el envase es desechado. “El cartón envuelve un objeto, convirtiéndose en agente periférico, el hijo desechable del capitalismo de consumo”. (Manifiesto Cartonero)

Dentro la Editorial Yerba Mala Cartonera, hemos lidiado con noticias de falsos límites o extrañas desapariciones, rupturas amorosas, migración a países lejanos como Filipinas, cambios de estado civil, ausencias disfrazadas como muerte de amigos y compañeros que viven en nuestra memoria. A la vez, toda supuesta muerte la entendemos como el proceso que atraviesa el cartón antes de convertirse en árbol nuevamente y, algo sanos de esquizofrenias divisorias y líneas imaginarias, hemos difuminado las barreras que antaño hacían creer el mal cuento de géneros, clases o ghetos.

No creemos en cielo e infierno uno alejado del otro. No creemos en el fin de la existencia (compartimos de idea de reciclar-reutilizar-revivir). Un libro hecho de cartón es algo que se repite, pero a la vez es único, una materia que regresa y una cosa que se transforma. Tampoco buscamos una respuesta (solo) racional e ilustrada ni un marginalismo esnobista. Esta visión nos hace rozar los bordes (inexistentes) y desplazarnos sin demasiado lío entre márgenes, centro, periferias y alguna otra dimensión más allá de lo clasificable.

Manual para la publicación y edición

1) El cartón se convierte en un trozo de brasa lleno de vitalidad, poseedor de temperatura variable y carácter orgánico: parecido al ser humano. Es el cartón nuestro de todos los sábados que nos es cedido por espacios de consumo, supermercados, amables basureros y trabajo de hormiga al interior del grupo para conseguirlo.

2) Elaboramos convocatorias que, sincronizadas con jurados de trayectoria en el medio, nos permiten realizar presentaciones colectivas plasmadas por ejemplo en Adelas, Viscarra en cartón y Heroínas sin Coronilla. A la vez, existen escritores consagrados que nos conceden cuentos (Magela Baudoin, Rodrigo Hasbún y Rosario Barahona) o escritores emergentes (Patricia Requiz, Pamela Romano o Yamil Escaffi) que son invitados a publicar con nosotros.

3) Editamos en consonancia con criterios y supuestos que se encuentran en el trabajo y calidad poética o narrativa exigida a la obra misma.

4) La temporalidad de las publicaciones corresponde a las convocatorias que lanzamos, generalmente de una a dos al año. Realizamos presentaciones colectivas en ferias del Libro, en las que participamos con aliados estratégicos. En nuestro catálogo, tenemos escritores emergentes y consagrados, también una tendencia a publicar autores nacionales e internacionales. Varios de los mismos luego ganaron concursos convocados en Bolivia y América Latina.

5) Un soporte que nos permite estar activos es el ciberespacio (www.yerbamalacartonera.blogspot.com), donde, a manera de suicidio para algunos y de llegar a lugares ilimitados para otros, están disponibles nuestras más de 70 publicaciones. Creemos en la difusión de la obra por otros soportes y ceder esos derechos desde Creative Commons.

6) Los espacios que albergan nuestra dinámica de ventas y difusión son las ferias del Libro organizadas por la Cámara del Libro a nivel regional, nacional e internacional. Tenemos el agrado de informar que, junto con el CEDIB, La Libre y otros aliados, logramos organizar la primera versión de la Feria Tinta Quemada, que este año tendrá una segunda versión y que logró ser ganadora del Premio Eduardo Abaroa, en la sección de Fondos de Movilidad Cultural. También en el segundo semestre de este año, tenemos programada la coorganización del Festival de Poesía Panza de Oro que, junto a la editorial Ubre Amarga y el Martadero, llega en su quinta versión, trayendo poetas de Chile, Perú, Argentina y Uruguay, convirtiéndose ya en un referente sudamericano en lo que a eventos poéticos se refiere.

7) La Editorial Yerba Mala Cartonera, sin pretender un poder jerárquico, funge como un espacio de representación literaria/estética de lo que emerge ahora en nuestro país y –mediante el apoyo de la red de editoriales de la que somos parte– también de aquello que se produce en el resto de Latinoamérica.

8) ¿A quiénes llegamos? Generalmente los libros van apuntados a la gente entre 18 y 30 años, pero también a todo el público interesado, esto debido a que también buscamos que ellos se involucren en el mundo literario. Es por eso que gran parte de nuestro catálogo está conformado por diversos títulos.

9) ¿Por qué seguimos con esto? No lo sabemos a ciencia cierta. Bien podríamos finiquitar a la editorial en este preciso instante. Razones hay varias: poca venta, reducidos espacios de difusión, escasa cobertura de los medios. Entonces, es en ese vértigo en el que nos desenvolvemos y el que hace que cada año parezca el último. Sentimos que esta apuesta, a todas luces a caballo perdedor, nos da fuerzas para seguir contra los pronósticos y las olas cada vez más altas. Estamos en esto para estrellarnos y desaparecer.

Consideramos al libro un objeto tan valioso, que todos no solamente deberían poseerlo, sino producirlo con la mayor facilidad y sin el menor ademán posible. De este modo, brindamos una fórmula sencilla y sin demasiadas complicaciones para que todo aquel que tenga algo que decir, narrar o compartir, desde un trabajo continuo en el compromiso de generar una propuesta literaria, lo exprese sin necesidad de públicos sofisticados ni anfitriones de lujo. ¿Por qué? Porque Yerba Mala Cartonera nunca muere.

A la vez, te invitamos a visitarnos en nuestro blog, donde se encuentra Convocatoria al Concurso de Crónicas de Cartón Usado, https://yerbamalacartonera.blogspot.com/2018/03/convocatoria-1er-concurso-cronicas-de.html. La entrega límite de los trabajos es hasta el 15 de junio. Visítanos para recabar más datos.

Editores - yerbamalacartonera@gmail.com





TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « RAMONA »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa