Cochabamba, lunes 16 de julio de 2018

¿Qué hacer cuando un niño se enamora?

Psicólogos infantiles explican este sentimiento en los más pequeños del hogar y cómo deben los padres reaccionar frente a esta situación.
www.biut.cl | | 12 abr 2018


"Antes de llegar a la pubertad los niños y niñas, todavía no están preparados biológicamente para segregar las sustancias químicas que regulan la atracción física", explica José Luis Pedreira, psiquiatra y psicoterapeuta en el hospital infantil universitario Niño Jesús de Madrid. Tampoco están equipados cognitivamente para desplegar su potencial afectivo ni llevar a la práctica el concepto de "elección mutua" propio del enamoramiento. "Lo que sí sienten es una inclinación o preferencia por uno de sus iguales, normal en su proceso de socialización, y que, en muchos casos, debido a la influencia sociocultural, puede acabar resumida en la palabra novio", asegura Victoria Noguerol, psicóloga clínica especializada en abusos sexuales y maltrato infantil.

Los niños no se enamoran tal como hacen los adultos. Ellos se ilusionan, sienten cariño, empatía o admiración por personas de su entorno. En muchos casos, esta persona es su maestro o maestra.

Los profesores son los primeros referentes del niño fuera del ámbito familiar. En muchos casos, son un modelo a imitar, saben muchas cosas, les tratan con cariño y, los niños, sienten una gran admiración por ellos. Sin embargo, los sentimientos del niño hacia el maestro no pueden ser considerados como enamoramiento. Es un amor inocente ante alguien a quien admiran.

Es a partir de los 9 o 10 años cuando los niños pueden empezar a tener sentimientos de reciprocidad en las relaciones con los demás iguales, por eso en esta etapa suelen aparecer también ´los mejores amigos´. Los niños dicen que se enamoran entendiendo este amor como un fuerte vínculo afectivo con otra persona habitualmente de su misma edad.

Pedreira señala que la negación por parte de los adultos puede generar alarma y luego la represión de sus hijos, por lo que recomienda buscar orientación. “Es parte del proceso de maduración emocional de los chicos. Castigarlos o burlarse representaría una laceración en la confianza y la creación de una figura materna o paterna a la que se le debe temer”, explica el psicólogo.

“Los padres no deben erotizar ni comparar con los sentimientos adultos el comportamiento infantil, sino más bien tratar el tema tomando en cuenta la edad del niño.

No deben perder de vista que “enamorarse”les enseña a los niños a establecer vínculos afectivos con sus pares, por los que prohibir o significar esta experiencia como negativa, puede influir en cómo se relacionarán posteriormente cuando sean adultos, asegura pedrera.



Sanar el corazón roto de tus hijos

www.clinicavespucio.cl

Cuando la primera relación amorosa de un hijo(a) joven termina, se convierte en un período difícil que muchas veces necesita del apoyo de los padres.

Según Jessica Piña, psicóloga de la Clínica Vespucio ( Santiago de Chile), “el primer amor representa un despertar emocional que trae consigo sensaciones que no habíamos vivido antes”. Y explica que “dentro de las causas más comunes de rupturas amorosas en adolescentes están los engaños, las mentiras e incluso infidelidades con amigos, confusiones amorosas o la sensación de no sentirse considerado por el otro”.

Además advierte que los adultos no deben obligar a los hijos a contar la situación, sino apoyarlos tratando de ponerse en su lugar. ¿Cómo hacer esto?



1. Escucha mucho a tu hija(o), sin caer en frases como “yo sé lo que te pasa”, sino dejar que fluyan sus emociones.



2. Si tu hijo (a) quiere estar solo, hay que darle su espacio. Sin embargo, debes estar cerca para que sepa que estás pendiente y dispuesta a escucharlo.



3. Debes hacerle sentir que lo que está viviendo no es algo anormal o “tonto”, haciéndole ver que el proceso va a durar un período acotado en el tiempo.



4. No lo obligues contar sobre la situación.

Debes respetar ese momento hasta que esté preparado para desahogarse.



5. Y por último, recuerda que ellos necesitan vivir, reflexionar y poder aprender para crecer y madurar.





TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « SALUD »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa