Cochabamba, martes 18 de septiembre de 2018

El ajedrez ayuda a ralentizar deterioro por el alzhéimer

Las funciones cognitivas (atención, memoria, razonamiento) y las ejecutivas son incentivadas en un taller que no solo se dedica al juego, sino que ayuda a los pacientes con enfermedades neurológicas y otras. También se hacen ejercicios para evitar que pierdan la atención y utilicen su concentración "al máximo".
EFE | | 05 abr 2018


El Club de Ajedrez "Pedro Sánchez" de Guareña (Badajoz) es una de las entidades que lidera la Red Internacional de Ajedrez Social y Terapéutico, en la que se fomentan las aplicaciones del ajedrez para ralentizar el deterioro cognitivo provocado por el alzhéimer.

A través de la actividad "Ajedrez sin límites", que imparte Juan Francisco López, el club trabaja con todos los grupos sociales, "desde personas mayores, hasta personas con discapacidad o que han sufrido un accidente cerebrovascular y enfermos de cáncer o con principio de alzhéimer".

En sus clases, una quincena de alumnos se reúnen dos veces por semana para ponerse delante de un tablero de ajedrez. Sin embargo, no van a jugar una partida, sino que López los guía por diferentes tableros para que, de manera casi inconsciente, pongan a trabajar todas las zonas de su cerebro.

Con este tipo de ejercicios "se trabajan las funciones cognitivas del individuo, como la atención, la memoria, el razonamiento y las funciones ejecutivas", dice López.

Hay ejercicios para, por ejemplo, influir en la ralentización del deterioro cognitivo en personas mayores, para que enfermedades como el alzhéimer o la demencia senil "tarden más tiempo en invalidar a quien las sufre".

Asimismo, para personas con principio de alzhéimer, ha creado ejercicios para evitar que pierdan la atención y utilicen su concentración "al máximo", así como que se dé cuenta del modo en el que obtiene los beneficios en el tablero para aplicarlos en su día a día.

"La ciencia ha demostrado que el cerebro trabaja como un músculo", afirma López a la vez que añade que, cuanto más se entrena "con ejercicios de dificultad progresiva", más se desarrollan las funciones cognitivas.

DESCUBREN EL GEN QUE

OCASIONA LA ENFERMEDAD

El mayor estudio mundial de neuroimagen, liderado por la Fundación española Pasqual Maragall y elaborado entre 533 personas, ha descubierto alteraciones en la estructura del cerebro en personas sanas que son portadoras de un gen que las hace más propensas a desarrollar Alzheimer, según cita EFE.

El estudio, publicado en la revista "Alzheimer´s & Dementia: The Journal of the Alzheimer´s Association", ha detectado, a través de las pruebas de resonancia magnética, alteraciones morfológicas cerebrales en personas sanas portadoras del gen APOE-e4.

El jefe del grupo de Neuroimagen del BarcelonaBeta Brain Research Center (BBRC), el español Juan Domingo Gispert, explicó que el gen APOE lo tiene todo el mundo, pero, aunque no es el único, cuando se presenta en su variación APOE-e4 constituye el mayor factor de riesgo genético para desarrollar Alzheimer.

Falta de dopamina

Un déficit de dopamina, el neurotransmisor implicado en el Parkinson, podría ser también uno de los primeros signos de un Alzheimer incipiente. Eso es al menos lo que propone un estudio llevado a cabo en la Universidad de Sheffield publicado en el Journal of Alzheimer’s Disease.

La dopamina es un neurotransmisor que tiene una serie de funciones que incluyen la regulación del movimiento, la motivación, la recompensa o las respuestas emocionales. La pérdida de las neuronas que lo producen, denominadas dopaminérgicas, podría ser la causa inicial de que el hipocampo, implicado en la formación de nuevos recuerdos y el aprendizaje, funcionara de forma menos efectiva en las primeras etapas de la enfermedad de Alzheimer.

De confirmarse estos resultados, podrían revolucionar el cribado de la enfermedad de Alzheimer en etapas tempranas, dijo a ABC la profesora Annalena Venneri.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « SALUD »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa