Cochabamba, domingo 22 de abril de 2018

Crearán minicerebros para tratar autismo

A partir de este material será posible analizar los objetivos terapéuticos ajustados a las especificidades de cada paciente.
PORTUGAL/EFE | | 29 mar 2018


Un grupo de científicos lusos, liderados por la investigadora de la Universidad portuguesa de Coimbra (UC) Catarina Seabra, creará minicerebros de cuatro milímetros a partir de células dentarias de personas autistas para estudiar dicha enfermedad.

El novedoso proyecto, que desarrollará cerebros tridimensionales de origen humano para estudiar el autismo, será financiado con una beca Marie-Curie de 150.000 euros que la Comisión Europea ha concedido a la joven investigadora portuguesa.

La investigación se desarrollará durante los dos próximos años en el Centro de Neurociencias y Biología Celular (CNC) de la UC, en el ámbito del proyecto "ProTeAN", dirigido por el investigador João Peça del Grupo de Circuitos Neuronales y de Comportamiento del CNV.

El objetivo final del proyecto pasa por "posibilitar una medicina personalizada para cada enfermo de autismo", explicó Catarina Seabra.

Los minicerebros que crearán son unas bolas de células cerebrales humanas que crecen y son capaces de formar estructuras similares a las del cerebro en alrededor de un mes.

Las células dentarias, recogidas cuando se cae un diente o de los propios dientes de leche del paciente, serán transformadas a partir de cultivos de laboratorio en neuronas.

"El cerebro tendrá actividad a partir de los 4 u 8 meses y se podrá usar durante un período de dos años, ya que a partir de ese momento empiezan a morirse debido a que no tienen vasos sanguíneos", refirió la investigadora.

Según el grupo científico que participa en la iniciativa, con estos minicerebros será posible explorar de forma innovadora las características del cerebro de personas con autismo, con especial atención a los cambios morfológicos y a la comunicación entre las neuronas.

Tratamiento hormonal eleva riesgo de demencia

Las mujeres son más propensas a padecer demencia a edades tempranas debido a que en etapas como la menopausia los tratamientos hormonales sustitutivos, si son usados por tiempos prolongados, pueden contribuir al deterioro cognitivo.

"Las hormonas en un tiempo las van a proteger de muchas enfermedades, pero después pueden jugar malas pasadas, y esta es una de ellas", dijo Genaro Gabriel Ortiz, investigador de la División de Neurociencias del Centro de Investigación Biomédica de Occidente del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco.

En un comunicado del IMSS, el especialista explicó que la relación de este padecimiento es de dos casos de mujeres por cada varón, aunque después de los 80 años de edad la incidencia entre hombres y mujeres se equipara.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la demencia es un síndrome que deteriora la memoria, el intelecto, el comportamiento y la capacidad para realizar actividades de la vida diaria; afecta a 50 millones de personas en el mundo y cada año se registran cerca de diez millones de nuevos casos.

Ortiz señaló que los factores de riesgo son diversos, pero se asocian básicamente al estilo de vida, a una alimentación alta en grasa.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « SALUD »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa