Cochabamba, domingo 27 de mayo de 2018

Los celos pueden ser letales en una relación

Comportamiento. Este sentimiento negativo es un veneno para la pareja y se torna en una especie de adicción que afecta al “controlado” como también al “controlador”.
TEXTO: Sabine Meuter , DPA, www.psyconomy.de/dpa-tmn/// FOTO: laportadacanada.com, www.salud180.com, www.vix.com/// | | 25 mar 2018


JUEGO DE EMOCIONES

¿Dónde estuviste ayer? ¿Quién te envió estos mensajes? El control permanente corroe el fundamento de toda pareja: la confianza.

Al principio, el asunto parece ser de lo más inofensivo. Ella conversa un rato con el vecino al llegar a casa, y por la noche nota que su pareja está de particular mal humor. De pronto, él le hace un reproche sobre su comportamiento, ella responde, todo parece aclarado, pero poco después, cuando una noche llega bastante tarde a casa,

él la bombardea a preguntas, la observa de arriba a abajo, se va a dormir con la desconfianza a flor de piel

y, sobre todo, convencido de que tiene algo con otro hombre.

“Los celos son como un veneno”, asegura la psicóloga Christine Backhaus. La especialista advierte que no hay

como los celos para corromper la confianza que -al fin y al cabo- es el fundamento de toda pareja. Estos sentimien- tos negativos pueden derivar en una ruptura, sobre todo cuando se vuelven una especie de adicción que no solo afecta al “controlado” sino también al “controlador”, que no puede dejar de pensar en el asunto.

Hay quienes dicen que los celos no tienen nada que ver con el amor, sino que son la manifestación de una baja autoestima.

Muchas veces los afectados creen no ser atractivos, poco inteligentes o no ser lo suficientemente “queribles”

para sus parejas, y eso los lleva a ver a

todos los demás como una amenaza. Pero por supuesto, las razones que

subyacen a un comportamiento

de este tipo pueden ser múltiples.

No se puede descartar que en algunos casos vengan desde hace muchos años, de experiencias traumáticas

de la infancia o por la falta de atención

o cariño en la casa de los padres.

También hay experiencias que pueden quedar incrustadas en uno y bloquear futuras relaciones. Puede que alguien haya vivido en carne propia una infidelidad durante una relación anterior y que ahora, en su nuevo vínculo, tenga miedo de que suceda lo mismo.

Lo crucial es detenerse a analizar qué es lo que está pasando y qué es lo que dispara esa sensación.

La persona plagada de celos tiene que intentar puntualizar qué es lo que le dispara para reaccionar de esa manera.

¿A uno lo pone mal que su pareja se ría cuando conversa con una mujer que tiene una figura superatractiva mientras que uno mismo se siente más bien fuera de peso o un trapo?

¿O tal vez a él le moleste que su mujer charle animadamente con alguien que tiene un doctorado cuando él mismo no lo logró?

Puede sonar muy básico, pero es una gran verdad: el modo de reforzar

y hacer crecer la autoestima es aceptarse tal cual uno es. “Cuando yo

mismo me quiero, no dependo tanto de que me quiera otro”, explica la

psicóloga Birgit Spieshöfer.

Desde ya, eso implica, por un lado,

admitir los puntos débiles, pero, ¡y a no olvidar! también implica ser consciente de sus puntos fuertes. ¿Por qué no sentarse a pensar y a apuntar cómo crees que eres y qué crees que te hace “querible”?

Pasa a menudo que los celos no son disparados por el otro, sino por

los miedos que uno mismo tiene.

Al mismo tiempo, si uno, como pareja, está agotado de ser permanentemente confrontado con unos celos más bien enfermizos de su pareja, debería ponerlo sobre la mesa. Bien podría decir algo así como: “Te amo y quiero estar contigo, pero mi vida no tiene nada que ver con tus celos y tienes que hacer algo para cambiarlo. Inténtalo por favor. ¿No podría ayudar probar con alguna terapia?”

Tal vez uno la haga y logre controlar esa persecución constante y la fantasía de ser engañada, y si de pronto el miedo parece volver a asomar, hay que saber ponerle un punto, recordar

rápidamente los momentos de cercanía y confianza vividos con la pareja.

”Los celos se pueden superar, 100

por 100”, dice Ischenbeck. Y para

ventilarse y además mejorar la autoestima puede ser muy bueno tener

pasatiempos y encontrarse con las amistades por su cuenta, sin ir a todas

partes con la pareja.

Nadie pertenece a nadie, la relación existe porque dos personas deciden voluntariamente estar juntos, pero las uniones también mutan o se acaban; cuando visualizas que el mundo no termina porque tu pareja lo hace, comprendes que en muchas ocasiones los celos y las reacciones irracionales ante un posible abandono no llevan a nada, pues eso no hará que

la unión dure por más tiempo.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « REVISTA ASí »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa