Cochabamba, sábado 23 de junio de 2018

La comunidad venezolana en Bolivia se multiplicó por cuatro en cinco años

En 2012, se contabilizó 693 ciudadanos procedentes de ese país. En 2017, la cifra era de 3.019. La Dirección Distrital de Migración de Cochabamba atendió 129 solicitudes de permanencia el año pasado.
| DAYANA FLORES A. Twitter: @DayanaOpinion | 25 mar 2018

Un joven ofrece arepas en Cochabamba.

En cuestión de meses, dejó de vender postres a los turistas que llegaban a la Arena Parque Acuático, una playa artificial en Barquisimeto (Venezuela) y empezó a ambular con queques en Sacaba y Cercado, Cochabamba.

Taide Pérez Brito, de 48 años de edad, aún no se repone de ese drástico giro que su vida dio, pero, tiene la firme certeza de que cualquier país de Latinoamérica está en mejores condiciones que su natal Venezuela, donde una taza de café se cotiza en 75 mil bolívares y hace un año solo valía 1.800. Para tener una idea del cambio, explicó que un dólar equivale a 230.000 bolívares.

La inflación en ese país alcanzará 13.000 por ciento en 2018, según una proyección del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Taide es solo una entre 3.019 venezolanos que la crisis desplazó hasta Bolivia entre noviembre de 2016 y noviembre de 2017, de acuerdo con un reporte de la Dirección General de Migración de Bolivia.

La comunidad venezolana en el país se multiplicó por cuatro en solo cinco años. En 2012, había 693 ciudadanos en Bolivia, según datos del Censo Nacional de Población y Vivienda que realizó el Instituto Nacional de Estadística (INE).



DIÁSPORA

El Programa Mundial de Alimentos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) informó que diariamente 40 mil venezolanos dejan su país.

La travesía hacia otro país es a riesgo de muerte y, aún más cuando el destino que eligen no es fronterizo con Venezuela, Bolivia, por ejemplo.

Llegar hasta el territorio boliviano les tomó una semana a algunos y un mes a otros. El viaje por vía terrestre se alarga o se acorta en función del dinero que lleven.

A la mayoría solo le alcanza para llegar a la frontera más próxima, luego opta por trabajos temporales, venta de pertenencias, caminatas largas, viajes nocturnos y otras estrategias que permitan avanzar hacia Bolivia.



OCUPACIÓN

Inicialmente, los que llegaban a Bolivia eran profesionales, ahora es gente de clase media que está empobrecida.

Ese segmento social elige, principalmente, Santa Cruz como morada, después La Paz y en tercer lugar Cochabamba. De acuerdo al Censo Nacional de Población y Vivienda, en 2012 también había venezolanos en menor cantidad en Oruro y Potosí.



LA LLAJTA

Los que actualmente radican en Cochabamba son 300, según estimaciones de una comunidad que está organizada a través de grupos de WhatsApp.

Uno de lo administradores del grupo, que prefirió mantener en reserva su identidad debido a que está en condiciones irregulares en Bolivia, informó que sus compatriotas están concentrados, principalmente, en dos municipios de Cochabamba: Tiquipaya y Sacaba.

Seleccionan esas zonas del departamento por cuestiones económicas, pues el alquiler de una habitación no supera los 400 bolivianos.



MIGRACIÓN

Gran parte de los venezolanos que ingresó durante el último año a Cochabamba confesó que tiene una situación migratoria irregular.

El Estado Plurinacional de Bolivia autoriza a esos extranjeros, y a otros que ingresan al territorio con solo presentar su carnet, que permanezcan hasta 90 días haciendo actividad turística. Luego de ese plazo, pueden presentar una solicitud de permanencia temporal por trabajo, familia u otra cuestión.

Si bien la Dirección Distrital de Migración les da esas posibilidades, los venezolanos no siguen el proceso, otra vez, por razones económicas.

Algunos ciudadanos justificaron que los requisitos que les solicitan para otorgarles la visa de permanencia temporal en Cochabamba son “difíciles de cumplir”.

Migración reportó que, en el mejor de los casos, ese proceso dura ocho días.

MULTAS

Los venezolanos que no siguen el trámite y permanecen en territorio nacional luego de los 90 días de autorización, pagan 27 bolivianos de multa por cada jornada.

Además, las autoridades tienen tuición para retornarlos a su país en caso de que, durante los 90 días, sean encontrados ejerciendo otras actividades que no sean turísticas.

Sin embargo, la mayoría de los migrantes vulnera esa determinación y concurre a espacios estratégicos de Cochabamba para vender arepas (empanadas típicas de Venezuela), sándwichs o queques, como lo hace Taide.

La Dirección Distrital de Migración de Cochabamba informó que en 2017 solo 129 venezolanos presentaron una solicitud de permanencia



MÁS LLEGADAS

Los migrantes en Cochabamba contaron que, como la situación en Venezuela está empeorando, convocaron a algunos de sus miembros de sus familias a emprender un viaje hacia la Llajta.

Otros están reuniendo dinero para costear sus pasajes por vía terrestre y, también regularizar su situación.



EXPERTOS

A criterio del docente investigador del Instituto de Estadios Sociales y Económicos de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS) Fernando Salazar, la llegada de venezolanos al territorio nacional se veía venir, considerando que el presidente de Evo Morales concurre a ese país y vende la imagen de una Bolivia estable, con el mayor crecimiento económico de la región.

Pronosticó que la mayoría de los migrantes que está recibiendo Cochabamba permanecerá temporalmente, pues, en cuanto las condiciones mejoren en su país, retornará para empezar de nuevo.



SALUD

El Gobierno de Venezuela "niega la existencia de una crisis alimentaria y de salud y rechaza los ofrecimientos de ayuda y cooperación de la comunidad internacional", indicó Amnistía Internacional.

Refirió que las organizaciones venezolanas de derechos humanos afirman que ese país tiene un déficit de 80 por ciento a 90 por ciento en medicamentos, y que la mitad de los hospitales no está en funcionamiento.

El personal médico de los centros públicos, que proporcionan 90 por ciento de los servicios de salud, se ha reducido en 50 por ciento , de acuerdo con los informes.

La organización internacional pidió a Venezuela que colabore con la comunidad internacional para gestionar los recursos que permitan garantizar el "acceso a tiempo" a una atención de la salud suficiente y de calidad.

Confirmó que a lo largo de 2018, en la plataforma digital Salida de Emergencia se publicarán casos de venezolanos que dejan el país en busca de atención esencial a la salud, incluyendo mujeres embarazadas y enfermos crónicos.

Otros están bajando radicalmente de peso, debido a la escasez de alimentos. Taide contó que esa fue la razón por la que dejó su país, la comida.

Su familia tenía que postergar los horarios de comida y establecieron que al día solo tendrían dos comidas, que generalmente eran el almuerzo y la cena.

Dejar de comer le afectó, bajó de peso, pero explicó que era soportable. Cuando empezó a pensar en abandonar su país fue cuando le resultaba difícil conseguir los ingredientes para preparar sus postres y venderlos en la playa artificial. Ese era su único sustento económico.

Pasaba jornadas enteras buscando ingredientes y cuando los encontraba sus precios eran elevados. “Los clientes no querían pagar un precio un día y a la jornada siguiente uno más alto. Me empezó a ir mal en la venta”.

Indicó que en Bolivia “nunca falta para hacer queques”, ni para comer.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « INFORME ESPECIAL »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa