Cochabamba, domingo 19 de agosto de 2018

“Quiero enseñar diseño de modas en mi país”

Boliviana exitosa. La reconocida diseñadora llegó a Cochabamba para presentar su nueva colección en la tercera versión del Bolivia Fashion Week (BFW), que se realizó en el centro de eventos El Portal. Antes de volver a Miami se entrevistó con la revista Así para hablar de sus proyectos y el futuro de este rubro en el país.  
TEXTOS JIMENA NÚÑEZ LARRAÍN/// FOTOs: RaÚL ramÍrez/// Arreglo personal: OXÍGENo by | | 18 mar 2018



La exitosa diseñadora boliviana, radicada desde el 2001 en Miami Rosita Hurtado -propietaria de uno de los estudios de moda más visitados por artistas famosos, empresaria de cinco líneas de ropa y una de zapatos, y creadora de su propio perfume- llegó a Bolivia para presentar su última colección sobre la pasarela del Bolivia Fashion Week, que se realizó del 5 al 9 de marzo en Cochabamba.

“Estoy muy contenta de haber lanzado acá mi nueva colección, para mí es como un sortilegio o una cábala de buen augurio”, dice y sonríe tímidamente, mientras toma asiento en uno de los sillones minimalistas del hotel Camino Plaza.

Rosita Hurtado, vestida con una falda alicrada negra y una blusa de seda blanca a motas, es una mujer elegante y sabe lo que le queda bien. La sencillez en su trato se mantiene de la mano del éxito, la fama y el respeto internacional, que ganó con mucho esfuerzo y trabajo.

En esta oportunidad, se presta a hablar sobre sus emprendimientos, el crecimiento y las necesidades que tiene un diseñador de modas en Bolivia y sobre sus anhelos. Señala la posibilidad de que, en algún momento, se dedique a enseñar diseño de modas.

Así: Usted es una de las pioneras de la alta moda en el país. En estos 17 años fuera de Bolivia, ¿ha visto algún crecimiento de este rubro?

Rosita Hurtado (RH ): Sí, ya se nota el cambio, aunque todavía no a gran escala. Por ejemplo, en mi época no existían escuelas de moda, motivo por el cual me fui a Francia, Brasil e Inglaterra; ahora, hay universidades que ofrecen la carrera en el país.

Ahora, recién la gente está entendiendo de qué se trata. Esta es una industria que mueve mucho dinero, porque no solo se trata de confección de prendas, sino también de la fábrica de textiles, creación de accesorios, mano de obra y mucho más.

El mundo de la moda es un gran mecanismo industrial, todavía nos falta mucho y, en gran medida, es porque aún no tenemos el apoyo del Gobierno, como es el caso de Colombia. Ese país saltó hace mucho tiempo a la industria de la moda, su política gubernamental generó fuentes laborales, amplió el movimiento de la economía y dio lugar a varios negocios.

Así: ¿Bolivia está preparada?

RH: Estamos por buen camino. A medida que se avanza las necesidades y deficiencias comienzan aflorar, como por ejemplo, maquinaria para fabricar los propios textiles y la carencia de tecnología. Solo quienes están inmersos en este negocio identifican las demandas, para luego ver la posibilidad de fabricar estos insumos en el país.

Pienso que Bolivia tiene un buen futuro. Actualmente China está teniendo más restricciones para exportar sus textiles; por eso, está mirando hacia Centro y Sudamérica para invertir, situación que podría generar más ingresos para Bolivia.

Así: Y en el campo de las creaciones, ¿cómo están los diseñadores?

RH: Estamos a la par. Actualmente, podemos ver que hay industrias nacionales que están confeccionando ropa casual, que está muy bonita y a la vanguardia. En parte responde al tema de la globalización y al rol que cumplen los medios de comunicación de socializar la información, como por ejemplo el mundo de la moda.

Pero, puedo asegurar que los bolivianos también producimos para el mercado local ropa con las últimas tendencias.

Así: ¿Ya podemos pensar en volúmenes de exportación?

RH: En base a mi experiencia, creo que todavía no, porque el problema radica en la continuidad y capacidad de producción.

Los países extranjeros están acostumbrados a realizar controles de calidad. Nosotros aún no contamos con tecnología y tampoco con operadores. Ahí está el temor de los inversionistas extranjeros, quizá se pueda cumplir con el primer pedido, pero nada garantiza que haya continuidad y ellos son bien cautelosos a la hora de hacer sus contratos.

Al mismo tiempo veo que Bolivia puede convertirse en un buen proveedor, no solo para Estados Unidos sino para otros países. Somos atractivos para muchas firmas extranjeras que se dedican a la maquila -ensamblaje manual-, porque aquí la mano de obra es muy barata.

Hay muchos factores que inciden, lo principal es que el Gobierno piense en brindar facilidades y condiciones para hacerlo, siempre y cuando deseen impulsar el tema de la moda como política nacional.

Así: Después de 34 años, ¿qué siente cuando uno de sus diseños es utilizado por un personaje en una pasarela o alfombra roja?

RH: Orgullosa aunque también siento temor porque es mi trabajo el que está siendo evaluado.

Así: ¿Y qué siente cuando mencionan que es boliviana?

RH: Tengo la dicha de haber cimentado el nombre de Rosita Hurtado, como boliviana y eso es hermoso. Siento que mi misión es que otros conozcan mi país a través de lo que hago. Es mi deber mostrar mi cultura al mundo, dónde queda, qué es lo que hacemos, qué clase de mano de obra tenemos y qué tipo de trabajos artesanales hacemos.

Así: ¿Es complicado trabajar con artistas?

RH: Para mí, no. Comencé confeccionando el vestido de boda para Lucía Méndez, un diseño que es muy conocido. Posteriormente, fueron llegando los demás pedidos. Hasta ahora he diseñado y confeccionado casi un centenar de trajes para artistas.

Siento que capto la personalidad de ellos muy rápido y que podemos coordinar para obtener resultados favorables. Tengo un carácter particular, que me permite escucharlos y saber qué quieren. En algunos casos los oriento y les asesoro, acerca de aquello que les va mejor.

No les exijo ni les obligo a usar lo que diseño, porque no hay nada peor que no sentirse cómodo.

Así: ¿Cuál es su receta de éxito?

RH: Primero, hay que saber que eso es lo que quieren hacer y que además se sientan que eso les brinda mucha satisfacción.

Todo lo que uno hace en la vida tiene que ser con pasión y amor, porque eso es lo que al final te va a salir bien y no es solo cuestión de talento.

Estoy convencida de que hay que estudiar, prepararse y avanzar al ritmo del mundo. Lo principal es perseverar mucho.

Solo uno es responsable de realizar un buen trabajo con otras personas; además, para poder dirigir hay que ver lo que quiere tu cliente, porque no todo depende de uno mismo.

Así: Ahora, ¿cuál es tu sueño?

RH: Tengo la dicha de estar con muchos proyectos; pero, en algún momento me gustaría enseñar.

Actualmente asisto a seminarios e invitaciones, pero deseo transmitir mi experiencia a las nuevas generaciones.





TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « REVISTA ASí »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa