Cochabamba, domingo 22 de abril de 2018

¿Problemas con el sostén de la pelvis?

El embarazo y los partos pueden producir alteraciones en los tejidos de la mujer, especialmente en las estructuras del suelo pélvico.
www.clc.cl | | 15 mar 2018

visasana.com

Prolapso genital, incontinencia urinaria o amplitud vaginal son algunos de los trastornos que la mujer puede tener años después de sus embarazos y partos. Estos últimos, en conjunto con otros problemas como alteraciones del colágeno, tos crónica, obesidad y menopausia, son algunos de los factores que en mayor medida contribuyen a alterar los tejidos del suelo pelviano: estructura conformada por un conjunto de músculos, membranas y ligamentos, encargada de sostener los órganos internos como vejiga, uretra, útero, vagina recto y ano.

Los embarazos y partos producen cambios en los tejidos de la madre (ligamentos y músculos) cuya intensidad depende de varios factores, por ejemplo, el volumen que ocupó el embarazo (el tamaño del niño) y/o la calidad de los tejidos de la madre. Cuando estas alteraciones afectan el suelo pélvico, puede darse un compromiso leve que no requiere tratamiento, o bien, que puede solucionarse por medio de alternativas como la kinesioterapia o apoyo hormonal local. Sin embargo, hay otras que sí pueden afectar considerablemente la calidad de vida. Es el caso de una hernia genital (prolapso) y otras patologías como incontinencia urinaria. Los ginecólogos también recomiendan practicar después del parto ejercicios de Kegel, que básicamente consisten en apretar y soltar la musculatura pelviana varias veces en el día. —por ejemplo, interrumpiendo el flujo de orina durante la micción—, para fortalecer esos músculos.

¿EN QUÉ CONSISTEN ESTOS TRASTORNOS?

Prolapso genital: es el descenso a través de la vagina de sus paredes y también de los órganos pelvianos (vejiga, recto y/o útero), debido a un debilitamiento de los músculos y de los tejidos ligamentosos.

Hay diversos tipos y grados de severidad. Por lo general, la mujer lo identifica como una sensación de peso en los genitales o bien, por la presencia de un aumento de volumen que se evidencia con los esfuerzos.

Incontinencia urinaria de esfuerzo: se define como la pérdida involuntaria de orina, que ocurre con esfuerzos que aumentan la presión inri-abdominal, como reírse, toser, correr, saltar o bailar; puede ser leve a severa según la intensidad del esfuerzo que haga perder orina.

Amplitud vaginal: es la pérdida de tonicidad vaginal, que se evidencia por una disminución o ausencia de sensación durante el acto sexual. Estas pacientes se benefician con una cirugía láser que permite mejorar el tono vaginal, su fuerza y control. También disminuye los diámetros externos e internos de la vagina y, en la mayoría de los casos, se repara y embellece el periné, espacio entre la vagina y el ano donde están las cicatrices externas de los Darlos.





TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « SALUD »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa