Cochabamba, sábado 22 de septiembre de 2018

Rafael Callejas (Honduras)

| | 18 feb 2018



En marzo de 2016, el expresidente de Honduras Rafael Callejas se declaró culpable ante un juez estadounidense de haber cometido actos de corrupción cuando fue titular de la Federación de Fútbol de su país, dentro del millonario escándalo destapado en la FIFA.

Callejas, que fue presidente de Honduras entre 1990 y 1994 y de la Federación de Fútbol (Fenafuth) de 2002 a 2015, presentó su declaración de culpabilidad de los cargos que se le imputaban ante el tribunal de Brooklyn, en Nueva York, informó el Departamento de Justicia de EEUU en comunicado.

Los documentos del proceso muestran que Callejas negoció y aceptó sobornos por valor de "cientos de miles de dólares", a cambio de ejercer su influencia como el presidente de la Fenafuth para la adjudicación de contratos comerciales y de transmisión de los partidos de la selección hondureña a Media World, una empresa de mercadotecnia deportiva de la Florida (EEUU).

Según los documentos judiciales, Callejas "intercedió" en la adjudicación de los derechos comerciales y de transmisión de los partidos de la selección nacional de fútbol para las ediciones de la Copa del Mundo de 2014, 2018 y 2022.

Callejas afronta una pena máxima de 20 años de prisión por cada cargo que se le imputa. Además de admitir su culpabilidad, Callejas acordó con el juez Robert Levy, que lleva el caso, entregar 650.000 dólares como restitución.

SITUACIÓN

El exgobernante, que está en libertad condicional en Nueva York tras pagar una fianza, es uno de más de 30 dirigentes de fútbol, en su mayoría de América, acusados de estar implicados en la red de corrupción de la FIFA.

Callejas ya se había visto implicado en casos de corrupción supuestamente cometidos durante sus años de gestión gubernamental (1990-1994) durante la Administración de su sucesor en el cargo, Carlos Roberto Reina (1994-1998), pero fue exculpado en los tribunales en 2009.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « INFORME ESPECIAL »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa