Cochabamba, lunes 22 de octubre de 2018

El espacio público como motor de ARTErias Urbanas

El proyecto El Contenedor hizo el lanzamiento de su primera estación Especies de Espacios, que se abrirá al público el 23 de febrero en el parque urbano autonómico de Santa Cruz.
| María José Ferrel | 11 feb 2018



El colectivo ARTErias Urbanas hizo el lanzamiento de uno de sus proyectos más osados: El Contenedor, con el que, a través de una nueva mirada de lo que se entiende como gestión cultural, presentó en Santa Cruz el proceso de construcción de la instalación artística movible, la curaduría de su primera estación y la dinámica de trabajo de los cuatro artistas seleccionados: Christian Egüez, Ingrid Cuestas y las hermanas Wara y Lulhy Cardozo.

“Miramos desde otro mecanismo de gestión. Esto no es lo que se entiende como un proyecto con un orden jerárquico donde estamos supeditados a los intereses de las instituciones que muchas veces precarizan el ambiente artístico. Nosotros partimos de una idea horizontal”, explica Oscar Soza, parte de ARTErias Urbanas, que se considera “un colectivo más” que trabaja en coordinación con otros autoconvocados que se sumaron al proyecto. “Pese a que no hay muchos recursos, pienso que nuestros amigos y colegas artistas ven una oportunidad para encontrarse con el espacio y recuperarlo”, indica Soza.

El lanzamiento fue realizado en el Museo de Arte Contemporáneo (MAC) de Santa Cruz, que presentó en su primera sala el proceso de construcción física y de instalación de El Contenedor, un espacio movible que adaptó las muestras y actividades a sus condiciones físicas.

La segunda sala mostró la curaduría de la primera estación del proyecto Especies de Espacios. Al ser de largo aliento, contará con varias estaciones que, de manera itinerante, recorrerán varios parques urbanos de la periferia cruceña hasta el año 2019. Se pone en valor el derecho a la ciudad a través de un mapa interactivo en el que los asistentes pudieron hacer un mapeo de la psicogeografía de la capital cruceña.

En la tercera sala se vio el proceso de trabajo de los cuatro artistas seleccionados: Christian Egüez con “Travestismos Púbicos”, Ingrid Cuestas con “Beleza Pura” y Lulhy y Wara Cardozo con “Presencia – Ausencia”.

Ingrid Cuestas (Bogotá, Colombia) presentará una instalación comestible y video instalación “Beleza pura”, cuyo título juega con la ambigüedad de esta expresión de la jerga brasileña que significa “todo está bien”. “En este contexto, la palabra belleza baja de lo sublime en su concepto más abstracto de la estética al lenguaje de calle, para connotar lo bello del cotidiano indicando aprobación, alegría y optimismo”, explica Cuestas, que usa esta palabra “con un aroma de ironía”, cuestionando el estado de las cosas de la normalidad y bienestar ficticio que promulga el capitalismo.

Cuestas indica que su “exquisita provocación de todos los sentidos es un ritual, una ofrenda y una crítica” a la problemática del desperdicio de alimentos inherente a la cadena de consumo. A la vez, es un happening de sabores, olores, texturas, colores y prácticas contestatarias desde la proposición, a partir del entendimiento de la cocina como lugar de encuentro, una especie de espacio para la relación social y el ejercicio político ciudadano desde el arte y la cultura.

Por otra parte, Christian Egüez presenta su proyecto “Travestismos Púbicos”, una serie de intervenciones que tratan de provocar una pregunta de urgencia para la colectividad LGBT: ¿cuál es el lugar que ocupamos en el espacio público? “Es decir en qué lugar nos encontramos los maricones y las travestis en el espacio de la democracia, la política, la sociedad y en la vida misma”, relata Egüez. Travestismos Públicos incluye seis intervenciones en diferentes lugares de la ciudad con el fin de “travestir el espacio; subvertirlo, sabortearlo, para que la mirada pública reaccione de alguna manera ante dos presencias raras e indefinidas”.

La propuesta de las hermanas Wara y Lhuly Cardozo busca generar un encuentro entre el arte gráfico, estética relacional y ecología. “Decidimos pensar en el espacio a partir de la ausencia, adoptando como elemento protagonista la naturaleza, específicamente las hojas de los diferentes árboles que son hijos preciados del cordón ecológico de Santa Cruz, aquellos que se encuentran en el parque autonómico 4 de Mayo”, indica Wara. Las hermanas Cardozo quieren acercar a la gente a un pedazo que ellas consideran perdido y olvidado en el espacio de la historia del arte y la serigrafía, “que como técnica pertenece en la actualidad a la rama del grabado, el cual tuvo como esencia la reproducción de un tiraje X, técnica que con el tiempo fue desplazado por los avances tecnológicos”, señala la artista y pedagoga orureña.

La curadora de ARTErias Urbanas, Tonia Andresen, señaló que las dos semanas de trabajo fueron de retroalimentación para los organizadores, ya que tuvieron la oportunidad de entender la obra de cada uno de los seleccionados. “El proyecto esta creciendo y hay más gente que se suma en el camino”, dijo Andresen. Adelantó que los estudiantes de la carrera del arte de la Universidad Gabriel Rene Moreno (UAGRM) también será parte de la programación artística de El Contenedor. Además, participarán el artista y artivista Jakob Wirth.

La Secretaría Municipal de Cultura, Patrimonio y Turismo, el Centro Simón I. Patiño y la Alianza Francesa han sumado al proyecto iniciativas independientes como Revolución Jigote, que hará un censo arbóreo del parque autonómico, Arte Campo con lecturas de la mitología de los pueblos indígenas, especial para niños, y el auspicio de CIMAL y Ferrotodo.

Otros colectivos y proyectos que son parte del El Contenedor son Blaue Blume, la Mona Lisa, Wayna Tambo, Parkour Trace, Lino Fotografía, Sonandes, Esencial Corp. y Voluntarios de BKHW.

Periodista - mariajoferrel@gmail.com





TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « RAMONA »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa