Cochabamba, jueves 13 de diciembre de 2018

Acceso a baños adecuados para mujeres es un derecho

Algunas estudiantes bolivianas faltan a clases durante su periodo menstrual, debido a que los servicios higiénicos de sus unidades educativas son deficientes.
| MarÍa luisa Mercado | 08 feb 2018



Las escuelas en Bolivia tienen generalmente la misma cantidad de baterías de baños para hombres que para mujeres. Un varón utiliza el baño 20 a 30 segundos. Además, con los urinarios, el usuario tiene dos posibilidades para hacer sus necesidades biológicas; mientras que para las mujeres solo hay una posibilidad de uso del inodoro. Por eso hay filas en puertas de los baños de mujeres.

Un estudio auspiciado por Kotex señala que una de cada dos adolescentes en Bolivia falta a clases durante su periodo menstrual, debido a las deficiencias en los servicios higiénicos de su centro educativo. Si se calcula entre cuatro a seis faltas al mes, una adolescente podría perder hasta 40 días de clases, con las consiguientes consecuencias de notas deficientes y hasta abandono escolar.

La menstruación es un tema muy personal y tiene que ver con el ejercicio de los derechos. En muchos municipios de Bolivia, a las adolescentes, por el hecho de ser mujeres, se las relega a otras funciones en el hogar y son los hombres quienes siguen sus estudios.

En respuesta a esa problemática, Plan Internacional y Kotex desarrollan un proyecto piloto en cuatro centros educativos de los municipios de El Puente, Buena Vista, El Torno y Ascención de Guarayos del departamento de Santa Cruz. Se construyen 27 nuevos baños para estudiantes de secundaria, que beneficiarán en principio a 677 adolescentes y, a lo largo del año a unas 2.400 estudiantes.

El técnico de Responsabilidad Social Empresarial de Plan Internacional Luis Fernando Figueroa informó que, después de identificar el problema, se habló con las autoridades municipales e hizo un grupo en común. Plan Internacional y Kotex entregan los recursos a la comunidad que forma con un comité de administración del proyecto y nombra a un administrador, un almacenero, un fiscal de obra y vocales. Plan Internacional verificará que la obra se ejecute correctamente y los fondos se inviertan adecuadamente, en tanto que el municipio dará personal de supervisión.

Se construirán cuatro baños con un promedio de seis unidades de inodoros, bidets, facilidades para personas con discapacidad y duchas. Las instalaciones serán amigables con el ambiente. La construcción de la infraestructura irá acompañada de capacitación. Figueroa indicó que trabajar sobre derechos sexuales es difícil, en especial en áreas rurales, porque aún se ve que el paso de la niñez a la pubertad es un tema tabú. En la capacitación, se trabajará también con los padres y madres en derechos de las mujeres, salud e higiene durante la menstruación, autoestima, identidad y preservación del medio ambiente, entre otros temas.

El proyecto incluye la enseñanza del reciclaje y uso eficiente del agua para los inodoros y el lavado de manos, así como para la disposición adecuada de excretas, entre otros elementos que contempla el proyecto.

Figueroa subrayó que el objetivo es que las mujeres se fortalezcan en el ejercicio de sus derechos de salud sexual y tengan acceso a servicios de saneamiento adecuados.

El proyecto estará concluido en unos tres meses con la perspectiva de replicar la experiencia en otros municipios.

Kotex, marca de toallas higiénicas de la compañía de Kimberly-Clark, dotará de su producto a las estudiantes. La política de la empresa es aumentar el acceso al saneamiento básico en el mundo, con el fin de mejorar las vidas de 25 millones de personas hasta 2022.

Deficiencias de agua en escuelas

Uno de los principales problemas en centros educativos urbanos y rurales es la falta de agua. Por ejemplo, en Cochabamba, siete centros educativos urbanos tienen el sistema de cosecha de agua de lluvia para llenar sus tanques.

Según normas sanitarias, se debería contar con al menos 30 baños por cada 100 estudiantes mujeres y 20 por cada 100 estudiantes hombres. Los baños de los centros educativos deberían contar con dispensador de papel higiénico y jabón para la limpieza de los estudiantes, incluso dispensadores de toallas higiénicas.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « SALUD »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa