Cochabamba, miércoles 21 de febrero de 2018

Faltan 3.942 médicos y 37 hospitales de tercer nivel en todo el país

Otro de los grandes problemas que tiene el país es el presupuesto en salud. Actualmente, el mismo alcanza al 6.1% del Producto Interno Bruto (PIB), pero los sectores de salud piden que suba hasta 20%.
| Jhenny nava B. | 04 feb 2018



El colapso de los hospitales, las filas en la madrugada para obtener una ficha de atención y las espera de varias horas, días o hasta meses para la atención médica de un especialista en el sistema público seguirá siendo un gran problema en Bolivia si no se cumple con los mínimos parámetros internacionales en salud.

El cuello de botella que se genera en los centros de atención públicos responde a la falta de especialistas y hospitales que atienden la alta demanda de pacientes que no cuentan con un seguro social o recursos económicos para ir a un servicio privado.

Según las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, por cada 10.000 habitantes deben haber 23 médicos, y por cada 250.000 personas un centro de salud de tercer nivel, parámetros mínimos que el país todavía no ha alcanzado.

El Instituto Nacional de Estadísticas (INE) proyecta que la población en Bolivia este año llegará a ser de 11.145.000 habitantes.

Para esta cantidad de personas, se requiere un total de 25.633 médicos en el servicio público, pero el país tiene según el Colegio Médico de Bolivia 21.691 galenos trabajando en esa área, de los cuáles solo 3.152 son especialistas y 18.539 médicos generales, por lo que en el país hay un déficit de 3.942 galenos, de acuerdo al cálculo internacional.

Esto significa que por cada médico en el país hay 507 pacientes, cuando lo ideal sería 437 pacientes por profesional.

Las cifras tampoco son las adecuadas en el caso de los hospitales de tercer nivel, en los que la población demanda servicios de especialistas de distintas áreas.

Por ejemplo, Cochabamba solamente tiene un hospital público de tercer nivel para aproximadamente 2 millones de habitantes, por lo que faltarían tres centros de salud más de este tipo para la demanda de la población.

Esto repercute directamente en la calidad de atención médica. Personas que vienen desde provincias por un especialista deben madrugar o esperar varios días para ser atendidas.

La programación de una operación también puede esperar varias semanas, hasta que una de las camas del nosocomio esté disponible para el paciente.

Según datos del Sistema de Información en Salud (SNIS) del 2015, solamente 2.858.785 personas tienen un seguro social en el país, lo que significa que más del 70 por ciento debe acudir a hospitales públicos y privados para recibir atención.

Los datos del SNIS indican que en el país hay 71 centros médicos de tercer nivel, pero de esta cifra toma en cuenta también a las clínicas y hospitales privados.

El presidente del Colegio Médico de Bolivia, Aníbal Cruz, asegura que los centros de tercer nivel no sobrepasan los ocho en todo el país y sostiene que en estos casos no se puede tomar en cuenta al sector privado que cobra por la atención.

El presidente del Sindicato de Ramas Médicas de Salud Pública (Sirmes) de Cochabamba, Carlos Nava, coincide y dice que el Gobierno toma en cuenta entre estas cifras a hospitales que son parte de un tercer nivel, pero no son nosocomios independientes con todas las especialidades.

Aclaró que un hospital de tercer nivel debe incluir todas las especialidades y tener unidades de maternología, pediatría, oncología, gastroenterología, cardiología, neumología, entre otros.

“El único hospital que cuenta con todas esas especialidades y es público es el Complejo Hospitalario Viedma”, indica y cuestiona los datos del SNIS que señalan que Cochabamba tendría 19 centros de salud de tercer nivel.

Nava dice que ni contando a los hospitales privados el departamento alcanza a 7 hospitales de este tipo, por las características que debe tener.

Recordó que un hospital de tercer nivel debe disponer además de 100 camas para la atención requisito que en Cochabamba solamente lo tendrían el Complejo Hospitalario Viedma y la Caja Nacional de Salud.

De acuerdo al último informe proporcionado por el Ministerio de Salud, en los últimos 12 años el número de centros hospitalarios en primer, segundo y tercer nivel incrementó de 2.870 a 3.902, cifra que para los médicos no es válida pues aseguran que una gran parte están bajo candados y sin personal.

“Han hecho hospitales como canchas de fútbol. Cómo se puede explicar que Potosí, que tiene tanta población migrante, tenga 496 hospitales de primer nivel, más que Cochabamba y Santa Cruz, según los datos del propio SNIS”, señaló Nava.

FALTA DE

PRESUPUESTO

La raíz de todo el problema de salud es, según Cruz, la falta de presupuesto.

Actualmente, el monto asignado para toda la atención de salud en el país es 18.805.000 de bolivianos, que representan el 6.1 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

Aproximadamente el 40 por ciento de este monto se invierte en el pago de sueldos y salarios.

El ente colegiado cuestiona esta inversión y asegura que se debería duplicar y llegar por lo menos al 16 por ciento si se quieren dar las condiciones mínimas.

Cruz manifestó que la solución a los problemas de salud no pasa por reuniones convocadas por el Gobierno como la Cumbre de Salud que se realizará el próximo mes. Señala que la única vía de solución a los problemas es el incremento en el presupuesto.

Con el dinero se podrá contratar más gente y hacer funcionar hospitales que pese a que ya están listos para ser utilizados no funcionan por la falta de médicos.

Nava es más exigente y asegura que el monto mínimo que se debería dar es del 20 por ciento del PIB.

DÉFICIT EN CAMAS

Otro de los grandes problemas es el déficit en camas en los hospitales.

La falta de este elemento indispensable para la atención ha hecho que muchos nosocomios hagan esperar en silla de ruedas, en asientos o hasta en el piso a los enfermos.

Cochabamba es un claro ejemplo de esta situación.

En la sala de dilatantes del maternológico Germán Urquidi, la mayoría de los días de la semana apenas hay espacio para caminar.

Mujeres están acostadas en colchonetas en el piso junto a sus bebés recién nacidos, mientras que otras esperan por la atención para su parto.

El problema se repite de manera frecuente por lo menos la mitad de la semana.

Según datos de la OMS, por cada mil habitantes debe haber un promedio de entre ocho a 10 camas, pero en Bolivia el dato está muy por debajo.

En total solamente se tienen 13.049 camas en segundo y tercer nivel para todo el país, de acuerdo a datos del SNIS de 2015.

En los hospitales de tercer nivel, hay 7.405 camas, mientras que en los de segundo nivel 5.644.

En los hospitales de primer nivel también se han incorporado camas, pero no con el objetivo de la internación.

De acuerdo al cálculo de la OMS Bolivia debería tener como mínimo un estándar de 88.000 camas.

Con estos datos habría un déficit aproximado de 15.000 camas.

REFERENCIAS

Según el exgerente del hospital Viedma, Jimy Montaño, uno de los principales problemas es la referencia y la contrarreferencia.

Asegura que el sistema no funciona por la falta de médicos.

“Cuando los médicos piden a los hospitales el motivo de la referencia, la respuesta siempre es la misma, falta de personal” dijo Montaño.

Indicó que en zonas alejadas u hospitales de primer o segundo nivel no hay las especialidades suficientes, los médicos terminan refiriendo casos que se pueden resolver en centros médicos hasta el hospital de tercer nivel.

21.691

Según el Colegio Médico de Bolivia, en todo el país hay 21.691 galenos de los cuales solamente 3.942 son especialistas y 18.539 son médicos generales.

71

El Sistema de Información de Salud (SNIS) indica que hasta 2015 el país contaba con 71 centros médicos de tercer nivel. 

Recursos

“Sin dinero, no se puede hacer nada, de nada sirven las reuniones políticas si no se dispone del presupuesto que se necesita para contratar más médicos y hacer funcionar los hospitales”

Aníbal Cruz

Presidente Colegio Médico de Bolivia





TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Facebook
Portada Impresa