Cochabamba, martes 18 de diciembre de 2018

Conoce las larvas que sanan heridas y sacian el hambre

EFE.com | | 01 feb 2018

Efe.com

Pese al rechazo casi instantáneo que produce en la mayoría de la sociedades la idea de comer insectos, existe entre las comunidades guaraníes que habitan al norte de Argentina una práctica ancestral y espiritual de cultivar larvas y que completa no solo su dieta, sino también su boticario.

El vínculo que une a uno de los pueblos indígenas más longevos de Suramérica, presente en el continente desde hace más de 2.000 años, con el entorno natural que les rodea les llevó a buscar en los seres vivos presentes en él los remedios con los que sanar sus heridas y saciar su hambre cuando los mamíferos que consumían escaseaban. Unas pequeñas larvas de escarabajo, científicamente denominadas "metamasius hemipterus", cumplen el cometido: alimentan a los más ancianos cuando sus mandíbulas no aceptan masticar la dura grasa de las presas, sanan las delicadas cicatrices del cordón umbilical de los recién nacidos y limpian los órganos, entre otras medidas. Además son usadas para tareas comúnmente domésticas que van desde eliminar las liendres del cabello hasta curar los granos de la pubertad.



¿Cómo se consumen?

Antiguamente se asaban a la brasa porque no se tenía instrumentos para cocinar o, también, se cortaba una rama y se cocinaba como un pincho asado. 

Actualmente, se hace un frito con el propio aceite,

Las larvas se derriten entre los dedos si no se llevan con suficiente rapidez a la boca.





TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « SALUD »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa