Cochabamba, miércoles 21 de febrero de 2018

La industria del software emplea a 3.000 y busca hacer de la Llajta un Silicon Valley

Cochabamba, según empresarios que lideran este rubro, se ha convertido en el centro más importante de Bolivia para el desarrollo de tecnología. La Gobernación señala que hay 120 empresas establecidas.
| JORGE FERNÁNDEZ B. | 14 ene 2018





Harpreet Singh recorrió aproximadamente 16 mil kilómetros desde India para llegar a Bolivia. Se embarcó en esta larga travesía en busca de formar una familia con la novia que había conocido mediante internet y, de paso, desarrollar su potencial en la industria del software, tal como lo hacía en su país.

Este ingeniero de 28 años consiguió un trabajo en Avantica, empresa establecida en Cochabamba, no sin antes superar algunas barreras como el idioma y la cultura.

Singh asegura que se siente cómodo en Cochabamba, trabaja en lo que le gusta, espera con ansias el nacimiento de su hijo (su esposa lleva un embarazo de seis meses), y piensa quedarse en el país por lo menos cuatro años más.

Este ingeniero es uno de los aproximadamente 3.000 profesionales que están inmersos en la industria del software en Cochabamba, donde, según datos de la secretaría de Planificación de la Gobernación, se han establecido 120 empresas de este tipo.

Un poco más cauto, el gerente general de la compañía Digital Harbor, Valentín Laime, señala que en Cochabamba hay un centenar de empresas.

Por su parte, la Cámara Boliviana de Tecnologías de la Información (CBTI) tiene registradas a 91 empresas en el país, nueve de ellas en Cochabamba.

Estas empresas, según el director regional de la Cámara, Gonzalo Landaeta, son reconocidas por su actividad informática.

Landaeta precisa que la visión de la Cámara es “posicionar a Bolivia como un país reconocido internacionalmente por la competitividad de sus empresas (de software) y conseguir que el sector contribuya significativamente a la balanza comercial del país.”

Laime, a su turno, calcula que como promedio cada empresa emplea a 30 personas, por lo que hay unos 3.000 profesionales, la mayoría ingenieros desarrolladores y programadores que se desempeña en este rubro.

Jalasoft es la empresa más grande en Cochabamba, que emplea a por lo menos 800 personas. Otras compañías como Digital Harbor y Truextend tienen en sus planillas a 100 empleados; mientras que Avantica cuenta con 40 trabajadores.

La edad promedio de los ingenieros que trabajan en las empresas de software oscila entre 25 y 30 años.

Laime destaca que los ingenieros jóvenes tienen ingresos importantes, toda vez que la mayor parte de ellos ya tiene vehículo y adquieren departamentos o lotes.

Las personas responsables de las seis empresas entrevistadas por OPINIÓN coincidieron al afirmar que aproximadamente el 90 por ciento del software que se desarrolla en Cochabamba se exporta. No obstante, señalaron que por el momento es difícil calcular qué monto se vende.

Laime afirma que las empresas prefieren exportar el software que desarrollan porque muchas de las compañías grandes del medio “no pagan muy bien”, al contrario de lo que sucede con las que están en otros países.

El gerente general de la empresa Avantica, Wilfredo Vargas, asegura que el desarrollo de software puede convertirse en una fuente importante de recursos económicos, debido a que el crecimiento es exponencial y porque en los últimos años Estados Unidos ha puesto sus ojos en Bolivia.

“Cochabamba puede ser como el Silicon Valley de Bolivia”.

Vargas insiste en que en los próximos años se tendrá una demanda creciente y por eso la gente debería orientarse a estudiar carreras tecnológicas en la universidad.

A su turno, el presidente de la CBTI, Adolfo Lang, vía conferencia, señaló que Cochabamba lidera actualmente el desarrollo y “exportación” de software en el país, y que en el mismo camino están Santa Cruz y La Paz.

UNA LEY

Para promocionar el desarrollo de la industria del software en Bolivia se necesita una ley, afirma Landaeta, y agrega que en abril del año pasado la CBTI organizó un foro sobre este tema en el que participaron la Gobernación de Cochabamba y otros actores del rubro.

Landaeta abunda que es importante contar con una norma para regular al sector y saber quién exporta, cómo lo hace y cuánto se vende.

El representante de la CBTI señala que uno de los objetivos de la Cámara es que todas las empresas de software del medio estén agrupadas en núcleos productivos.

Otro componente necesario, además de la ley, es una buena formación en las universidades, según Lang, lo que implica que las casas superiores de estudios deben involucrarse en este proyecto.

UN DESAFÍO

¿Es posible reunir a todas las empresas de software en un solo lugar?

Según el gerente general de Digital Harbor, Valentín Laime, es factible y ventajoso para el sector.

Con este propósito, plasmó en un plano su idea, de una ciudadela científica del conocimiento que albergaría a todas las empresas de software. Este proyecto fue presentado a la ministra de Planificación del Desarrollo, Mariana Prado, quien, a decir de Laime, lo recibió con mucho entusiasmo y se comprometió a hablar con el presidente Evo Morales, para implementarlo a la brevedad posible.

La propuesta de Digital Harbor apunta a construir esta ciudadela en el Hipódromo, donde, además de los ambientes para las empresas de software, se implementarían restaurantes, zonas de parqueo, espacios para vallas de publicidad y, lo más importante, grandes espacios de áreas verdes.

Se prevé la construcción de un edificio en la parte central del terreno, donde se pueda instalar la Universidad Mayor de San Simón para impartir cursos de postgrado: diplomados, maestrías y doctorados en las carreras de Informática y Sistemas.

Alrededor de este edificio principal se establecerían más de 100 empresas de software, en edificios erigidos para tal propósito.

Lo más llamativo del proyecto, según Laime, es que gran parte del terreno será destinado a las áreas verdes, donde se colocarán plantas y árboles frutales.

Asimismo, se planea implementar un lago circular para criar peces.

Laime está convencido de que este proyecto tiene que marchar este año, con las primeras edificaciones, la de la universidad y algunas empresas, y el resto se podría concluir en tres o cuatro años.

Asegura que las empresas más grandes de software en Cochabamba están dispuestas a invertir en la construcción de la infraestructura, pero requieren terreno y el proyecto.

Digital Harbor considera que para implementar este proyecto se necesitará por lo menos 300 millones de dólares.

El objetivo es que la ciudadela albergue también a las empresas de otros departamentos del país.

Laime considera que la ciudadela se podría convertir, a mediano plazo, en un lugar turístico, con recorridos por sus jardines y las empresas.

Asegura que la empresa Digital Harbor, que funciona desde hace cuatro años, puede ocupar buena parte de este espacio y crecer de acuerdo a las exigencias del mercado externo.

Puntualiza que su empresa, a diferencia de otras, desarrolla productos completos. El año pasado, por ejemplo, concluyeron un sistema que es utilizado por el estado de California, en Estados Unidos, y también en Maryland.

Este producto cuenta con 30 mil usuarios en esos estados y consiste en un software que permite registrar, en forma electrónica, los documentos que presentan los profesionales cuando postulan por un cargo público.

Este producto fue desarrollado durante dos años en Bolivia, y participaron al menos 50 personas.

Además de Maryland, hay otros 11 estados de Estados Unidos interesados en contar con este software. “El sueño de Digital Harbor es que este producto tenga millones de usuarios”.

APOYO

La Gobernación de Cochabamba ve con mucha expectativa el desarrollo de la industria del software e impulsa la tecnología, afirma el Secretario de Planificación, Filemón Iriarte.

El funcionario destaca que Cochabamba tiene un gran potencial en la industria del software, toda vez que existen en la actualidad 120 empresas dedicadas a este rubro.

Una de las más emblemáticas, a decir de Iriarte, es Jalasoft. Sin embargo, hay otras más que se han fortalecido y surgen como nuevos emprendimientos.

Iriarte agrega que el mercado para la mayor parte de las industrias es limitado, en cambio, para la del software crece cada día y "casi es ilimitado por el movimiento económico que tenemos en India, China, Estados Unidos y países de Europa".

Puntualiza que uno de los ejes de desarrollo más importante de la Gobernación es el referido a la ciencia y tecnología.

La Gobernación, según Iriarte, tiene una estrategia bien definida para fortalecer la industria del software, con tres ejes; uno, el fortalecimiento del recurso humano con la educación, desde el nivel primario.

El segundo eje es la articulación, es decir, que lo que se produce en la universidad se pueda aplicar al sector productivo.

Y la función de la ciudadela científica que se proyecta en Cochabamba es articular a los generadores de conocimientos con los aplicadores, mediante el Estado.

El tercer eje se denomina industria del software, que genera divisas para la región, porque exporta sus productos, genera empleo para jóvenes profesionales y, por lo tanto, es una fuente de riqueza. La Gobernación impulsa la aprobación de una norma para el sector.

AVANCES

En cuanto a la ciudadela científica que impulsa la Gobernación, Iriarte recuerda que en abril de 2017 se terminó la primera fase del estudio de prefactibilidad.

“Hoy se han definido los términos de referencia para el diseño final y simultáneamente se negocia el financiamiento. El Gobierno nacional tiene 100 millones de dólares para este proyecto. En cuanto al terreno, hay una posibilidad en el municipio de Sacaba, con 12 hectáreas disponibles (que se puede ampliar a 40), pero hay otras alternativas”.

Iriarte estima que este año se concluirá el diseño final y el financiamiento, y la próxima gestión se podría iniciar. Su ejecución es gradual y en 2020 se debería concluir una primera fase.

PARA GOBIERNOS

Otra empresa que contribuye al desarrollo del software desde Bolivia es Thomson Reuters.

Esta compañía se encuentra en todo el mundo y tiene cinco unidades principales.

La unidad de software en Cochabamba tiene alrededor de 90 empleados, que comenzaron sus operaciones en Bolivia en 2009.

El director de Producto de la compañía, Juan Pablo Soliz, señala que la empresa desarrolla software para gobiernos. Cubre el área de registro de propiedad, catastro y valuación de tierras.

La empresa desarrolla software para el sistema de derechos reales de gobiernos de otros países.

Thomson Reuters llega con sus productos a países como Nicaragua, Jamaica, Dominica, Nigeria, Afganistán y Uganda, entre otros.

Un mercado grande para la empresa es Estados Unidos con la valuación de propiedad, que en Bolivia todavía no se hace en forma digital.

Soliz considera que el desarrollo de software en Cochabamba es importante y genera desde hace más de 10 años ingresos, pero se requiere apoyo del Gobierno.



90 por ciento

De todo el software que se desarrolla en Cochabamba, aproximadamente el 90 por ciento se destina para la exportación a Estados Unidos y a países de Europa.

100

“Cochabamba se convierte en una ciudad desarrolladora de software, con más de 100 empresas, grandes, medianas y pequeñas”.

Valentín Laime

GERENTE GENERAL DIGITAL HARBOR





TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa