Cochabamba, miércoles 21 de febrero de 2018

Jalasoft invierte en educación para desarrollar la industria del software

Esta empresa afincada en Cochabamba desde el año 2001, tiene en su cartera de clientes a las Fuerzas Armadas de Estados Unidos y a una de las navieras más grandes del mundo.
| | 14 ene 2018

Tres ingenieros del Grupo Jala desarrollan su trabajo en las instalaciones de la empresa.

Invertir en educación, en los colegios y las universidades, es fundamental para tener ingenieros mejor preparados y desarrollar la industria del software, “y en ese camino está Jalasoft”, asegura el fundador de esta compañía, el cochabambino Jorge López Lafuente.

El actual presidente del Grupo Jala añade que esta tarea no es solo del Estado, sino que debe contar con la participación de la familia y la industria.

López Lafuente considera que Bolivia, al igual que sucede actualmente con India, puede generar recursos económicos importantes mediante la industria del software hasta, incluso, lograr equilibrar su déficit comercial.

Jalasoft empezó a trabajar en 2001 y en estos años desarrolló software para las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, vendió 50.000 licencias a una de las navieras más grandes del mundo, a L’Oréal de Europa y a Suzuki, entre otras empresas.

P. ¿Cómo ve el desarrollo de la industria del software en el país?

R. Jalasoft empezó el desarrollo de software en 2001, cuando el país no tenía todavía internet. En una primera fase, entendimos el problema de educación, entre 2001 y 2007; es decir, vimos el potencial del profesional boliviano, qué es lo que le falta, y hemos diseñado un plan para resolver ese problema.

En 2007 creamos la fundación Jala con un solo objetivo, llevar al ingeniero egresado a un nivel suficiente para que pueda ser parte de la industria. El problema de fondo es que las universidades forman ingenieros de software con un 35 por ciento del 100 por ciento de conocimiento que necesita la industria.

La fundación Jala tiene la misión de capacitar a los ingenieros. Cada trimestre se recibe a cien postulantes, de los cuales se admite a 15 para iniciar su entrenamiento

Jalasoft capacita a 85 ingenieros cada año, de los cuales al menos 40 nos abandonan.

Eso equivale a decir que el grupo Jala contribuye con 40 personas capacitadas a Cochabamba, para que existan estas empresas de software.

Capacitar a un ingeniero toma tres años. Los que ingresan a la fundación llegan a tener un 60 por ciento de conocimiento el primer año, y Jalasoft los contrata con todos los beneficios que señala la ley laboral. Ellos tienen dos años para completar su formación en las escuelas de ingeniería de Jalasoft. Al tercer año, les tomamos exámenes de inglés y de conocimientos y, si aprueban, se convierten en lo que denominamos un ingeniero con las mínimas habilidades para competir en el mercado internacional.

Pero si nosotros dejamos de capacitar a los ingenieros, la industria del software no crecería en Cochabamba. Si en este momento hay empresas de software es porque se han formado con exingenieros de Jalasoft.

P. ¿Qué acciones implementaron como Jala para mejorar la educación?

R. En 2014, gracias al ministro de Obras Públicas de entonces, Vladimir Sánchez, la fundación Jala puso en marcha el programa de educación Jaque Mate, que consiste en ayudar a los estudiantes a mejorar su aprendizaje en matemáticas.

Jala escogió a ocho colegios, cuatro privados y cuatro del sector fiscal. Este programa se llevó también a Santa Cruz y La Paz. En 2017, se llegó a 32 colegios con el programa y más de 3.200 estudiantes.

Hacemos esto porque el problema de educación está también en el colegio y no solo en la universidad. La universidad recibe a un estudiante con bajo nivel académico, y lo que hace es perder dos años en nivelarlo.

Es necesario que los estudiantes de los colegios mejoren su nivel de matemáticas, sin importar si estudiarán para ser ingenieros, abogados, médicos u otra profesión.

Invertimos en la raíz del problema de la educación de Bolivia, porque la educación, ahora, es por memorización y repetición. Y lo que pasa a nivel global es que está cambiado la economía, que se va a regir por la tecnología.

Lo que estamos haciendo es lograr la independencia tecnológica para Bolivia y Latinoamérica.

Pero no esperemos lograr la independencia tecnológica si no tenemos buenos ingenieros.

P. Jala desarrolla y exporta software...

R. Esa es la gran diferencia de Jalasoft con otras empresas. Nosotros invertimos en educación, lo que no sucede con las otras. Estas empresas consiguen a los ingenieros que han sido capacitados por Jala. No invierten en educación en los colegios, porque no les interesa. Lo que ellos hacen es dar servicio y producir software para exportar, no propiedad intelectual propia.

Estas empresas traen recursos económicos por exportar sus servicios, generan trabajo, y por eso estoy feliz, pero no invierten en educación.

La inversión en educación debería ser una responsabilidad no solo del Estado, sino de todos, instituciones, industria y de la familia.

P. ¿A qué países exporta Jala sus productos?

R. Hemos vendido nuestro software a las Fuerzas Armadas de Estados Unidos. Creo que todos pueden lograr una solución tecnológica, pero es un logro cuando se vende el producto a instituciones de mucho prestigio, como lo hace Jala.

Jala tiene clientes como la naviera más grande del mundo, a la cual le vendió 50.000 licencias, la cual implementa tecnología boliviana. También a L´Oréal de Europa, Suzuki de Japón. Son ventas que hemos hecho con nuestros propios productos.

En los últimos seis años, hemos invertido en producción intelectual propia. Parte de eso es Accione (línea de celulares) y un nuevo sistema operativo para Latinoamérica que llega este año. Y esta gestión estamos presentando diferentes soluciones de nubes para los mercados más grandes de Latinoamérica. Nuestro mercado real está en México y Brasil.

P. ¿Considera que la industria del software puede convertirse en una alternativa para generar divisas para el país, como sucede en India?

R. Esa es una meta de Jalasoft, pero para lograr eso nos falta el componente de la educación.

El ingeniero de la India sale con mejor nivel de preparación, 100 por ciento y el de Bolivia 35 por ciento . Allá se desarrolla más esta industria y han invertido desde hace 20 años en educación.

A nosotros nos falta todavía invertir en educación, como un trabajo de toda la sociedad y no solo del Estado, de los colegios o profesores.

Educación

“Invertir en educación es la base para la independencia tecnológica, producir software para la exportación”.

Recurso humano

Jalasoft capacita como promedio cada año a 85 ingenieros, de los cuales 40 se van a otras empresas del medio.





TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa