Cochabamba, lunes 23 de julio de 2018

¿Qué es un trastorno temporomandibular?

Descubre por qué cuando la articulación que conecta la mandíbula con la parte lateral de la cabeza sufre una disfunción y puede causar mucho dolor.
medlineplus.gov www.institutomaxilofacial.com | | 11 ene 2018



La articulación temporomandibular (ATM) actúa como una bisagra deslizante entre la mandíbula y el cráneo. Debido a que estas articulaciones son flexibles, la mandíbula puede moverse suavemente de arriba a abajo y de lado a lado, permitiéndonos hablar, masticar y bostezar. Los músculos se acoplan a las articulaciones mandibulares y las rodean, controlando su posición y movimiento.

Los trastornos temporomandibulares, comúnmente llamados trastornos de la ATM, son unas alteraciones que causan dolor y disfunción en las articulaciones y los músculos que controlan el movimiento de la mandíbula. Este problema, parece ser más común en mujeres que en hombres y es con frecuencia objeto de consulta al cirujano maxilofacial.

Muchos síntomas relacionados con la ATM son causados por efectos del estrés físico sobre las estructuras alrededor de la articulación.

Algunas causas dadas para esta afección incluyen:

-Una mala mordida.

-El estrés y el rechinamiento de los dientes.

-La mala postura puede también ser un factor importante en los síntomas de ATM. Por ejemplo, mantener la cabeza hacia adelante todo el día mientras se está mirando una computadora tensiona los músculos de la cara y el cuello.

Otros factores que podrían empeorar los síntomas de la ATM son una dieta deficiente y la falta de sueño.

Muchas personas terminan teniendo "puntos desencadenantes": contracción muscular en la mandíbula, la cabeza y el cuello. Estos puntos desencadenantes pueden remitir el dolor a otras áreas causando dolor de cabeza, de oído o de dientes.

Otras posibles causas de síntomas relacionados con la ATM son: artritis, fracturas, dislocaciones y problemas estructurales presentes al nacer.

Muchas veces estas alteraciones son transitorias y no empeoran. Estos casos solo precisan un tratamiento sencillo para aliviar el malestar. Se comienza con terapias menos invasivas como férulas de estabilización hechas a medida y fisioterapia.

Si con estas terapias no se controlan los síntomas, la primera opción terapéutica consiste en una cirugía maxilofacial mínimamente invasiva.

­Síntomas

- Dolor en la cara, mandíbula o cuello.

- Dolor en, alrededor o delante de la oreja.

- Dolor ambos lados de la cabeza.

- Dolor en un lado de la cabeza, que se activa por apretar los dientes.

- Dolor en los músculos y/o articulación de la mandíbula.

- Movimiento limitado o bloqueo de la mandíbula.

- Rigidez en los músculos de la mandíbula.

- Dificultad o molestias para masticar.

- Un cambio en la forma en la que los dientes encajan entre sí.

- Espasmos musculares alrededor de la mandíbula.

Causas

- Lesión en la mandíbula o en la articulación temporomandibular.

- Una mala oclusión.

- El tratamiento de ortodoncia.

- Desgaste del disco o el cartílago de la articulación.

- Artritis reumatoide o gota, enfermedades que causan la inflamación de la mandíbula.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « SALUD »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa