Cochabamba, lunes 10 de diciembre de 2018

Marcos Puña ofrece curso intensivo de guitarra en Cochabamba

Uno de los guitarristas más importantes del país brindará su tradicional taller para guitarra en diferentes niveles y modalidades, además de charlas magistrales. Mayores informes pueden recabarse en el Centro Boliviano Americano (CBA).
Redacción | | 07 ene 2018

Desde el año 1998, de manera ya casi tradicional, el destacado guitarrista orureño Marcos Puña ofrece en el Centro Boliviano Americano (CBA) de Cochabamba, cada dos años, un curso de guitarra en el que comparte con los interesados sus conocimientos y técnicas aprendidas en una vida dedicada al estudio académico y práctico de su instrumento. Conocimientos que él adquirió con maestros de alto nivel internacional.

“Desde que volví a Bolivia, luego de mis estudios en Uruguay y posteriormente en España, tuve la inquietud de poder difundir todo ese caudal aprendido a nueva gente que esté interesada y ame la guitarra, sea cual sea el nivel que tenga; alguien que esté empezando, alguien de nivel medio o un guitarrista de nivel superior. La idea de este curso nació hace muchos años, cuando me encontraba estudiando en Uruguay”, señaló Puña.

De esa manera es que el curso tuvo su primera versión en 1998 cuando Marcos se encontraba estudiando en Uruguay, por ello, este primer encuentro se basó en la técnica de Abel Carlevaro, uno de sus principales maestros, que, siendo siempre columna vertebral, en posteriores encuentros fue amalgamándose con otras tendencias.

Después de un considerable tiempo se dan las versiones 2005 y 2006, desde este año fue posible mantener la regularidad bianual que hoy mantiene (2008, 2010, 2012, 2014 y 2016).

Su objetivo es proporcionar un acercamiento actualizado a la guitarra, de la mano de uno de los principales líderes de la didáctica guitarrística nacional, siendo accesible tanto para interesados que quieran tocar sus primeras notas en la guitarra, así como guitarristas de nivel básico, medio y concertistas de nivel superior.

El curso tiene tres modalidades diferentes.

Alumnos activos: abierta a interesados principiantes, medios y avanzados, en la que los participantes trabajan el instrumento de manera personalizada a partir de piezas que interpretan para todo el curso. Se trabajará sobre los ejes de técnica (postura, posibles diseños de digitación,modos de pulsar, proyección sonora, obstáculos mecánicos, cómo resolverlos, cómo estudiar) e interpretación (estilo, carácter de la obra, contexto, fraseo, estructura, matices, creatividad, etc.). El costo de esta es de 300 bolivianos.

Iniciantes: Apunta, justamente, a un público principiante. “No es necesario que sepan tocar el instrumento o leer música. Basta con que vengan con la guitarra y hacer sus primeros rudimentos”, señaló Puña. Estos serían el cómo sentarse, cómo agarrar el instrumento, movimientos con las manos, primeros elementos de lectura musical, entre otros. El costo para esta modalidad es de 150 bolivianos.

Oyentes: En la que el participante puede asistir a todas las actividades. Tendrá un costo de 100 bolivianos.

“Eso hace que tengamos un abanico que sirve para cualquier nivel”, señaló el músico.

Lo central del curso son cuatro charlas magistrales, que se las lleva de manera transversal, y que varían cada dos años, para que alumnos de cursos pasados también puedan asistir.

Par esta versión del curso las charlas son:

Técnica Flexible, conexión de cadenas musculares. En las escuelas modernas de la guitarra ya no se toca solamente con los dedos, si bien son estos los ejecutores finales que activan las cuerdas, hay acciones que pueden provenir desde otras partes del cuerpo, haciendo una ensalada de reflejos expresivos y saludables.

La afinación precisa de la guitarra. Planes simples para comparar los sonidos dependiendo de la tonalidad, buscando la mejor afinación posible.

Ejercicios de respuesta intrínseca. Hacer técnica es importante para educar buenos movimientos, hay ejercicios donde el sistema muscular podría funcionar de varias formas distintas, y hay otros (mucho más importantes) que podrían inducir al guitarrista a un funcionamiento casi único salido de su propia naturaleza muscular, estableciendo pronto las buenas costumbres que queremos instalar, estos son los de “respuesta intrínseca”, los indispensables.

Rutinas de calentamiento. El calentamiento (con y sin guitarra) es vital no sólo para evitar lesiones, sino que hace que toquemos cómoda y flexiblemente.

El taller, así como la Bienal Internacional de Guitarra que organiza Puña, se realiza cada dos años debido a que, en palabras del músico, es el tiempo ideal para que un evento sea esperado sin ser repetitivo. Además, en el caso del taller, permite que estudiantes de pasadas versiones lleguen con técnicas perfeccionadas.

La versión 2018 del Curso de Guitarra se desarrollará los días 12, 13 y 14, durante toda la jornada, en el CBA (25 de Mayo casi Mayor Rocha). Las inscripciones están abiertas.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « RAMONA »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa