Cochabamba, lunes 18 de diciembre de 2017
Mega Menu Opinnión

Hong Sang-soo, embriagado de amor y cine

Una aproximación a la obra del celebrado cineasta surcoreano, tres de cuyas más recientes películas serán proyectadas en el Cine Club Simón I. Patiño, la siguiente semana. “Hong Sang-soo: embriagado de am
| Alba Balderrama | 03 dic 2017

Lo llaman el Rohmer coreano, otros, el Woody Allen coreano, los españoles, el Philippe Garrel coreano y nosotros, en Latinoamérica, podríamos llamarlo el César Aira coreano. César Aira es el conocido escritor argentino que escribe diariamente, sin importar qué pase, como si fuera un acto de respiración, de sobrevivencia, de amor. Por su “in-tempestuoso” cine y su prolífica producción, 22 películas en 23 años, casi una película por año o más, como este año que presentó en Cannes dos películas, el director coreano de cine Hong Sang-soo (Seúl, 1960) es uno de los cineastas más importantes de la actualidad. Por todo lo ya dicho antes, pero, sobre todo, porque su cine está hablando del amor, de un amor grande, profundo e inteligente que acontece entre las personas y entre las personas y el cine.

Hong Sang-soo es conocido por hacer tanto con tan poco: una mesa de un bar, una pareja que charla y toma soju, un director de cine o un artista, conversaciones casuales, una cama. En su tramposa sencillez, con sus películas Hong ha elaborado un lenguaje muy personal y poderoso que apela a la inteligencia emocional antes que a ninguna otra, porque utiliza la verdad como materia prima, la verdad de su propia vida. En muchas de sus películas se puede respirar algo de él y casi nunca se puede dejar de hablar de Hong cuando se trata de sus historias: un director de cine que viaja a una ciudad a dar una conferencia, un artista que se enamora de una alcohólica, un crítico literario que sufre por su amor fracasado, un profesor de cine, una guionista de cine que escapa de sus deudas, un cineasta borracho en Cannes. Su cine está plagado de elementos autobiográficos y de la observación de seres humanos que interactúan, que se emborrachan con soju, se enamoran, se confunden, sienten. Y acompaña a estos personajes un lenguaje narrativo, una ruptura en la forma de representación cinematográfica única y que han puesto a Hong en un lugar privilegiado de festivales como Locarno, Cannes o Berlín.

Poco o nada conocido en nuestro medio, el cine de Hong Sang-soo no ha llegado a las salas de nuestros cines, pero por algunos otros medios, como el amor, encuentra su cauce para llegar a los que están atentos al buen cine. Este año, el sensible director surcoreano confirmó su prestigio mundial en el Festival de Cannes con dos pequeñas grandes películas a las que muchos catalogaron como un “bálsamo” o un “páramo” o un “oasis” en medio de películas que solo eran variantes de la maldad y la angustia.

Dicen que los grandes escritores, como Aira, siempre escriben de lo mismo; los grandes cineastas también. El ciclo de cine del Cine Club Simón I. Patiño “Hong Sang-soo: embriagado de amor y cine” presenta tres de sus películas: Right now, wrong then (2015), Lo tuyo y tú (2016) y Sola en la playa de noche (2017). Tres títulos que nos sumergen en el mundo y el cine del cineasta a partir de tres historias que hablan de las relaciones de parejas, de las costumbres de Corea del Sur, de hombres que lloran y mujeres que se embriagan, del lenguaje del cine que en base a la repetición encuentra un cauce inagotable de verdad y emoción en la sangre de sus espectadores. En fin, un ciclo que bien podría haberse llamado también: ¿Cómo no amar a Hong Sang-soo?

Right now, wrong then (2015)

 Right now, wrong then (2015) es una película que en apariencia -pero solo en apariencia- es de lo más simple. Cuenta la historia de un cineasta coreano independiente (la autorreferencia marca de la casa Hong), que, estando de visita en una ciudad ajena para dar una conferencia y presentar una de sus obras, intenta seducir a una joven y hermosa pintora. Con una primera parte que derrocha inteligencia, comicidad y liviandad en dosis superlativas, el relato se complejiza y enriquece aún más en su segunda parte, gracias a un juego narrativo muy propio del director de In another country. Echando mano de un artificio similar al empleado en Melinda y Melinda por Woody Allen, un director con el que más de uno emparenta al surcoreano, Right now, wrong then se erige como una narración que reflexiona sobre el peso de las decisiones -correctas o no- en las relaciones humanas, pero también sobre su efecto para alterar las ficciones, tanto las que convoca el cine como las que solemos construir en la vida real. (Santiago Espinoza A.)

Lo tuyo y tú (2016)

Confusión, laguna mental, ansias, desorientación, inestabilidad, mareos, olvidos, miedo, euforia, tristeza y alegría, todos estos son los síntomas del alcoholismo, pero podrían ser también los síntomas de un enamoramiento extremo. Con esta confusión y caos juega Hong Sang-soo en su película Yourself and you (Lo tuyo y tú, en español), tanto en el tema, el alcoholismo, como en la misma estructura narrativa.

En Lo tuyo y tú, Hong Sang-soo vuelve sobre el tema del alcohol que está en casi todas sus películas y que es parte de la vida de los coreanos. La historia comienza cuando el pintor Youngsoo (Kim Joo Hyuk) se entera de que su novia, Minjung (la maravillosa Kim Min-Hee), ha vuelto a las andadas y se suele emborrachar con otro hombre en un bar. Minjung tiene problemas de alcoholismo, y el pintor y ella han llegado a un trato de convivencia de que si ella bebe, solo puede tomar cinco vasos de soju y dos de cerveza. Un trato bastante libre y por el que, incluso con menos, muchos ya estaríamos borrachos. Aparentemente, el trato no está funcionando y cuando el pintor le reclama, pelean y ella deja la casa pidiéndole alejarse por un tiempo. De ahí en adelante, la película se basa en una serie de escenas en las que alguien parecida a Minjung, o su hermana gemela o alguien muy parecida, se pasa las noches en bares tomando con otros hombres. Hong Sang–soo deja en claro que nada es claro, no sabemos si la mujer de verdad la está pasando bien lejos del pintor, si ya lo olvidó o si de verdad es su hermana gemela la que en una escena está en un bar y un hombre se acerca llamándola Minjung y ella le dice que no se llama así. Mientras tanto el pintor se pasa las noches y días buscándola en bares, en su casa, en las calles, sin poder encontrarla y aparentemente viéndola en todo lado como cuando uno está enamorado.

El andar del pintor, que además está con muletas, las andanzas de Minjung y el desconcierto de los hombres que conocen a la joven son vistos con la frescura, la ligereza y el cariño que siempre demuestra el director surcoreano a sus personajes. Vemos la repetición de escenas, desde otros ángulos, como la mente de un borracho tratando de armar la noche de parranda y buscando el momento justo cuando se olvidó de todo. Con esta película se reafirma la libertad que el director marca como su sello o como su búsqueda estética en el montaje que, más que una construcción, es una deconstrucción que busca el sentido en el corazón de sus personajes y del espectador. La película hace gala de los zoom in a sus actores tan despreciados por el “gran cine” y nos acerca de esa manera a sus personajes de un modo más coloquial y humano.

Hong Sang-soo nos habla de lo que siempre habla: de las relaciones afectivas, de sus propias relaciones afectivas, de la imposibilidad de sus protagonistas para lidiar con ellas si no están borrachos en bares, o curando sus cabezas en playas vacías o haciendo cine en alguna ciudad perdida de Corea. Ordenando su corazón, en resumidas cuentas.

En la playa sola de noche (2017)

Esta película fue la prueba a fuego de Hong Sangs-soo cuando, en su presentación, tuvo que abrirse al mundo y contar que mantiene un romance desde el 2015 con la joven y talentosa actriz de sus películas Kim Min-Hee. Fue noticia de la prensa rosa surcoreana en marzo porque asumió públicamente que engañaba a su esposa a la que dejó por su joven amante. En una entrevista sobre el tema dice: “Cada una de mis películas es personal, casi autobiográfica, pero nunca una copia de lo que ocurrió en realidad”. Y consciente de que ese es un sello de honestidad que tienen sus películas y que hacen que le digan el Garrel o el Allen coreano, “necesitaba decir la verdad” antes de que su película En la playa sola de noche cuente la historia de un cineasta casado que deja a su esposa porque tiene una relación con la conocida actriz coreana Younghee interpretada por la amante y conocida actriz Kim Mim-Hee, que se llevó el Oso de Plata a Mejor Actriz en Berlín por este papel. La conocida actriz deambula en la película por un pueblo costero, una playa vacía, pensando y midiendo las consecuencias de amar a un hombre casado. Pensando y preguntándose: ¿Cómo no amar a Hong Sang-soo?

En la playa sola de noche es una obra intimista, autobiográfica y, como ya lo hiciera en películas anteriores como En otro país (2011), Hae-won la hija de nadie (2013) y La cámara de Claire (2017), es un retrato femenino de hermosa profundidad.

Productora y gestora cultural - albita35mm@gmail.com





TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa