Cochabamba, lunes 18 de diciembre de 2017
Mega Menu Opinnión

Gustavo David Graciano

| | 29 nov 2017



Gustavo Graciano nació hace 61 años en la ciudad de Cosquín, ubicada en la provincia de Córdoba (Argentina).

Cuando tenía 12 años decidió que su profesión sería la misma que habían elegido su padre y su abuelo. Quería ser chef, lo llevaba en los genes.

Crecer con la imagen de que su Nano (abuelo) fuera “uno de los mejores pasteleros de Italia”, lo animó a egresar como chef de la Universidad de Buenos Aires. Luego de acabar sus estudios elementales, se mudó a Europa para sacar una especialización en alimentos.

Su primer trabajo lo consiguió en el Viejo Mundo, en la embajada en Caracas en Francia. Desde entonces no ha parado de viajar por el mundo para capacitarse y, además, enseñar lo aprendido. Sumando títulos gastronómicos en su recorrido.

En su trayectoria destaca haber sido inspector sanitario de seguridad e instructor público de la Unidad de Control de Alimentos en el Departamento de Servicios de Salud del Condado de Suffolk y Nassau de Justicia del Estado de Nueva York, EEUU, lugar donde reside hace más de 35 años.

Durante su viaje a Bolivia como el actual Presidente Ejecutivo del Foro Panamericano de Asociaciones Gastronómicas Profesionales, el experto precisó que se siente muy satisfecho de ver que actualmente “América Latina se encuentra en una mejora permanente. En la diversidad de todos los países que la componen reside la grandeza de las contribuciones de cada uno a los mercados culinarios mundiales, pero, aún es necesario estandarizar los procesos de seguridad alimentaria para lograr una homogeneidad en la materia”.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa