Cochabamba, lunes 18 de diciembre de 2017
Mega Menu Opinnión

NOSOTRAS LAS NIÑAS,NIÑOS Y ADOLESCENTES

| | 27 nov 2017



Todas las niñas y niños tienen derecho de asistir a la escuela, a aprender y a desarrollar su personalidad, capacidades y habilidades. De igual manera, tienen el derecho a jugar, descansar y realizar actividades recreativas y culturales propias de su edad. Ello les permite pasar tiempo valioso que aporta a su desarrollo personal tanto intelectual como físico, además de compartir lazos afectivos con su madre, padre, hermanas, hermanos, abuelas, abuelos, amigas y amigos.

Jugar, hacer deporte y también descansar es mucho más que un pasatiempo divertido. Jugar forma parte de la vida de las niñas y niños, por este motivo, la Convención sobre los Derechos del Niño ha reconocido el juego y el descanso como un derecho.

A menudo al derecho a jugar se lo ha llamado el "derecho olvidado", quizás debido a la percepción adulta de no ser considerada como una parte esencial para el desarrollo de toda niña y niño principalmente, cual sea su situación, las niñas y los niños siempre hallan la forma y el sentido de jugar, expresando sus inquietudes desde lo más bello de la niñez.



Adolescentes

Los adultos, a menudo creen saber lo que le conviene a una niña, niño o adolescente sin pensar que, aun con la mejor de las voluntades, esa decisión puede llegar a entorpecer algunos de sus derechos.

También es importante mencionar que bajo ningún concepto, pueden justificar las madres, padres, profesoras, profesores o cualquier persona adulta, las prácticas o castigos a niñas, niños y adolescentes, al contrario, a la luz de la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño, se debe garantizar a la niña, niño y adolescente, el ejercicio pleno y efectivo de sus derechos, para su desarrollo integral y exigir el cumplimiento de sus deberes. Asimismo, para que los derechos y libertades que tienen todas las niñas, niños y adolescentes del mundo tuvieran la fuerza de una ley internacional obligatoria, era necesario crear un documento que los reconociera como principios universales.





TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa