Cochabamba, domingo 17 de diciembre de 2017
Mega Menu Opinnión

“La estética no es frívola”

| MIRLA SAHONERO C. | 26 nov 2017



En Perú, Carlos Cacho es prácticamente una celebridad. Su rostro, fotogénico, acompaña a los de famosos en artículos de farándula y su melodiosa voz ha sido usada como “gasolina” para iniciar una que otra polémica. Pero, lo que realmente hace a Carlos Cacho es su pasión por la belleza y la imagen personal.

Tras pasar unos días en la Llajta, donde fue el orador principal del 1er Congreso Internacional de Estética Facial y Corporal de Bolivia, el maquillador profesional peruano observó que, nuestro país no avanza al ritmo de sus pares latinoamericanos en la movida del maquillaje y la estética.

¿Qué causó esta disparidad? De acuerdo a Cacho, los estereotipos de género y la aún imperante ideología machista se llevan gran parte de la culpa. “Si una niña era muy dedicada a su imagen, era tomada como frívola, como una niña poco inteligente – esa creencia sexista de que “si es bonita, es tonta” – o, por su parte, si un muchacho era muy dedicado a su imagen, no era muy masculino, y su padre se molesta o se preocupa…”, interpreta.

Así, en una región donde la inversión de tiempo y dinero en productos de belleza es condenada por varios flancos, el maquillaje parece un lujo innecesario.

“¿Por qué seguimos creyendo que el tema de la estética es un trabajo de gente vacía o frívola?”, pregunta. Sí, la belleza es efímera, y los productos para alcanzarla más, pero, ¿el efecto que produce mirar con satisfacción el reflejo del espejo lo es también?

Cuando Cacho aplica color en los párpados de sus clientas, o ilumina sus mejillas, no busca hacerlas más bonitas, esa es una consecuencia, su objetivo primordial es que se sientan más felices con su apariencia.

EL LOOK ACTUAL

Según Cacho, esta temporada, la tendencia es clara. “El maquillaje de ojos muy oscuro, mucho negro –el smokey eye– las bocas muy claras, en tonos nude; también se usa bastante glitter, en los ojos, pómulos luminosos. Y esa es una tendencia que han ido marcando las divas, como Jennifer López, Selena Gómez, Ariana Grande... debido a los millones de seguidores que tienen en sus redes sociales”,

describe.

En el caso de las mujeres latinoamericanas, cuyas pieles suelen tener tonos más oliva, Cacho aconseja colores liláceos: morado, camote, guinda, fucsia, rosado y lila.

En la misma línea, advierte que “hay muchas niñas, de 12, 13, 14 años, pegadas a Youtube, mirando los tutoriales de las nuevas maquilladoras, de las neo-estilistas, que tienen tantos seguidores que, al final, se convierten en una especie de juezas, de lo que se usa o no se debe usar”. Si bien el estilista acepta esta ola de vloggers (blogueras de vídeo) de moda, pide cautela. “Una persona no puede agarrar la computadora y ponerse a escribir porque se le ocurrió. El hecho de que me guste el vino no me convierte en una autoridad del vino”, reflexiona.

“Las redes son para opinar (…) pero no todos están en condiciones de sentenciar”, finaliza el profesional de la belleza.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa