Cochabamba, lunes 18 de diciembre de 2017
Mega Menu Opinnión

Con cinco imputados, el caso LaMia muestra pocos avances

A un año del siniestro que enlutó a 77 familias, tras el accidente que sufrió una aeronave de la empresa aérea, la investigación todavía no alcanzó resultados concretos.
REDACCIÓN/AGENCIAS informeespecial@opinion.com.bo | | 26 nov 2017



Cinco personas se encuentran imputadas por la justicia de Bolivia, de las cuales una está prófuga y otra goza de refugio temporal en Brasil.

Tres de los acusados habían sido recluidos preventivamente en penales, después del accidente, pero se beneficiaron con medidas sustitutivas a la detención.

No obstante, a un año del siniestro, la situación en torno a LaMia sigue sin esclarecerse, las familias afectadas reclaman debido a que hasta la fecha no han recibido las indemnizaciones que les corresponde y no se ha castigado aún a los responsables.

ENCARCELADOS

El director de la empresa LaMia, Gustavo Vargas Gamboa, decidió declararse culpable por uno de los delitos de los que se le acusa en la investigación por el accidente del avión que se estrelló en noviembre de 2016, en Colombia, que causó la muerte de 71 personas, según una información publicada por la agencia de noticias EFE, la semana pasada.

El ejecutivo de la empresa aérea presentó en abril pasado una propuesta ante la Fiscalía, en la que acepta declararse culpable por el delito de homicidio culposo y pide ser condenado a dos años de prisión, agrega EFE, citando al diario El Deber de Santa Cruz.

Vargas Gamboa fue acusado de homicidio culposo por la Fiscalía a principios de diciembre de 2016, por su presunta responsabilidad en la tragedia del Chapecoense, en la que murieron 19 de los 22 jugadores que viajaban a Colombia.

El ejecutivo de LaMia fue acusado también por los delitos de lesiones graves y gravísimas, y desastre en vía aérea.

Vargas Gamboa estaba detenido preventivamente en el penal de Palmasola desde diciembre pasado.

Sin embargo, el pasado 5 de julio, el juez Martín Camacho aceptó la solicitud de la defensa del militar retirado y determinó la detención domiciliaria

En su solicitud a los fiscales que investigan el caso, pide que los otros tres delitos por lo que fue imputado (lesiones gravísimas, lesiones culposas y desastre en medios de transporte) no sean considerados y renuncia a ir a un juicio oral.

El abogado del director de LaMia, Jerjes Justiniano, afirmó que su cliente tuvo tres infartos, sufre de presión arterial alta y debe colocarse insulina, y solo le funciona un riñón. Por esos motivos decidió apostar por el juicio abreviado.

"Él (Vargas) prefiere que lo condenen y salir de la cárcel para reponerse", afirmó Justiniano, según El Deber.

Otro de los acusados, Joons Miguel Teodovich, exsupervisor de tránsito aéreo de la Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Navegación Aérea (Aasana), fue enviado al penal de Palmasola el 20 de enero de 2017, imputado por los delitos de lesiones graves y gravísimas, homicidio culposo, desastre en medios de transporte e incumplimiento de deberes, reflejó El Deber.

Teodovich, entrevistado por medios de comunicación, se declaró inocente y argumentó que las observaciones de Celia Castedo, exfuncionaria de Aasana, nunca le fueron informadas.

El martes 18 de abril de este año, el juez Martín Camacho dispuso medidas sustitutivas para Teodovich, quien guardaba detención en el penal de Palmasola.

El viernes 9 de diciembre de 2016 fue encarcelado el hijo de Vargas Gamboa, Gustavo Vargas Villegas, quien, según EFE, siendo director de Registro Aeronáutico Nacional de la Dirección General de Aeronáutica Civil, autorizó en 2014 la importación y matrícula provisional del avión de LaMia.

BBCMundo reveló el 8 de diciembre de 2016 que las indagaciones sobre Vargas Villegas se relacionaban con la presunta comisión de los delitos de uso indebido de influencias, negociaciones incompatibles con el ejercicio de funciones públicas e incumplimiento de deberes.

El 3 de julio de 2017, un juez de La Paz dispuso la cesación de la detención preventiva de Gustavo Vargas Villegas.

Mientras tanto, Marco Antonio Rocha, socio de la empresa, se encuentra prófugo y es buscado por las autoridades de Bolivia.

ASILO

Celia Castedo, quien fungía como funcionaria de Aasana el día en que ocurrió el accidente, se encuentra en la ciudad de Corumbá (Brasil) tras dejar el país y solicitar asilo. Está acusada de homicidio culposo por el Ministerio Público en Bolivia, cargo que ella niega.

Castedo está refugiada desde hace casi un año en Brasil y, en una entrevista que dio a Red OGlobo aseguró que no volverá a Bolivia hasta que se le otorguen garantías jurídicas.

La exfuncionaria de Aasana visó el plan de vuelo de la aerolínea LaMia, el 28 de noviembre de 2016. En la entrevista con OGlobo, citada por la agencia DPA, Castedo ratificó que horas antes del accidente con el vuelo del Chapecoense alertó sobre los problemas que había detectado.

Castedo vive, según la agencia alemana, en un departamento alquilado en el municipio de Corumbá, en Mato Grosso.

En una declaración que hizo después del accidente, reveló que descubrió que los pilotos de LaMia habían volado con el combustible exacto en otras oportunidades. "Más o menos hicieron lo mismo en unos ocho vuelos", señaló, según DPA.

El informe de vuelos de la División de Tráfico Aéreo revela que LaMia hizo el mismo trayecto desde Santa Cruz de la Sierra hasta Medellín, al menos tres veces, con el combustible al límite, sin embargo, nunca fue detenida por las autoridades aeronáuticas de Bolivia.

Como el avión siempre llegaba a su destino, las autoridades de tránsito aéreo no hicieron ninguna observación o investigación en los planes de vuelo, y solo realizaron una después de ocurrida la tragedia.

En la entrevista que concedió a OGlobo, señaló que se dio cuenta del problema de combustible, sin embargo, el piloto no hizo nada al respecto.

La exfuncionaria ratificó que ella no tenía la autoridad para impedir el vuelo y que, por lo tanto, el responsable del accidente de noviembre de 2016 fue el piloto del avión.

SIN EMPLEO

En la entrevista, Castedo confesó que se encuentra sin empleo, porque es difícil conseguir uno, por lo que se mantiene con la ayuda de su familia.

Y como todavía no se siente segura de volver a Bolivia, adelantó que está tratando de encaminar nuevamente el trámite para extender su asilo en Brasil.

En libertad

Tres de los cinco imputados se benefician con medidas sustitutivas a la detención, tras haber estado en prisión varios meses.

1 Año en Brasil

La exfuncionaria de la Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Navegación Aérea (Aasana) Celia Castedo se encuentra con refugio temporal, en la ciudad de Corumbá, desde hace un año.





TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa