Cochabamba, lunes 18 de diciembre de 2017
Mega Menu Opinnión

Las mujeres lideran la economía social catalana con cooperativas

| | 13 nov 2017


Las cooperativas en Cataluña intentan dar respuesta a una demanda ciudadana creciente  de establecer unas relaciones laborales distintas, más justas y democráticas. Las mujeres son las que más apuestan por este tipo de emprendimiento de carácter más humano, como una brecha, además, para intentar revertir roles.
La apuesta del consistorio barcelonés por ese tipo de economía se materializa en la nueva línea de trabajo y de ayudas en "Barcelona Activa", además de la apertura el próximo año del vivero de cooperativas municipal El Far, que trabajará en red con Coopolis y el ateneo cooperativo recientemente inaugurado en la ciudad, en Can Batlló, en Sants, distrito de referencia para el cooperativismo en la ciudad. "De los 123 proyectos cooperativos asesorados este año por BarcelonaActiva,  un 70 por ciento , están liderados por mujeres", destaca el comisionado de Economía Social del Ayuntamiento de Barcelona, Álvaro Porro.
De las cuatro cooperativas que se ha ayudado a nacer en el último año en Santa Coloma, el 80 por ciento de las personas ocupadas en ellas era de mujeres.
Elba Mansilla, Joana G. Grenzner y Sílvia Alberich señalan que "el modelo solidario cooperativista y la economía feminista confluyen plenamente en el hecho de situar la ayuda mutua y la redes comunitarias como un pilar fundamental sobre el que se sostienen".
"La Tremenda" es una cooperativa feminista. Mireia Mora, Aída Pallarès y Anna Melià, con trayectorias profesionales y vitales muy distintas, aunque todas relacionadas con la comunicación cultural,  parieron una agencia de comunicación cultural cooperativa. Las tres, jóvenes, pero no recién salidas de la facultad, cargaban ya con una mochila repleta de "excesos, precariedad y machismo". "Teníamos claro por dónde no queríamos seguir pasando", señala Mora, educadora social que, tras una década trabajando con jóvenes dio un giro a su carrera y a su vida. Vio que La Tremenda podía ser un proyecto de vida. "Por el qué y por el cómo", señala. El cómo es la fórmula de cooperativa. Horizontal. "La forma y el fondo deben ir de la mano. Entendemos que la cultura es un derecho y no un privilegio", dice Mora.
Entre su cartera de clientes -entre los que sobresale la Administración local, muy sensible a la hora de priorizar las empresas cooperativas- destacan también las mujeres, igual que entre sus colaboradoras.  
Isabel Gras Matthews (24 años) y Clara Navarra Fontbona (25 años) organizaron la cooperativa  Aberdeen, que es una escuela de idiomas.  La laboral no es la única relación entre iguales en la escuela Aberdeen. Esos principios de horizontalidad y justicia de la filosofía cooperativista los transmiten también a sus alumnos, mediante un aprendizaje activo que basan en proyectos creativos y clases dinámicas, aplicadas a la vida real. . 

Fuente:www.elperiodico.es



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa