Cochabamba, lunes 18 de diciembre de 2017
Mega Menu Opinnión

EMSA recoge 20 toneladas de residuos electrónicos cada año

La Empresa Municipal de Servicios de Aseo realiza dos campañas de acopio. Lo que reúne lo entrega a la empresa Recumet, que se encarga de desmantelar el equipo y vender sus componentes.
| JORGE FERNÁNDEZ B. | 05 nov 2017



José Agustín Heredia conservaba en su hogar varios aparatos electrónicos en desuso, los cuales ocupaban el poco espacio que le quedaba en su sala comedor. Tenía dos televisores de la marca Zenith, a blanco y negro, tres impresoras, dos monitores de computadora, un pantalla plana y cuatro celulares de los que se conocían como “ladrillos”.

Alguna vez -afirma- se vio tentado de dejar estos aparatos, uno por uno, en medio de alguna calle desierta, pero reflexionó sobre el daño que podía causar al medioambiente y desistió de esta idea.

Y al fin pudo “deshacerse” de esta basura electrónica cuando se enteró de que la Empresa Municipal de Servicios de Aseo (EMSA) estaba realizando una campaña de recolección de aparatos eléctricos en el parque Lincoln.

EMSA recoge cada año aproximadamente 20 toneladas de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, en dos campañas, puntualizan el gerente general de esta institución pública, Ackbar Jalil, y el director general de Residuos Sólidos, Elías Abularach Asbún.

EMSA realiza estas dos campañas en forma semestral, la primera generalmente en abril y la segunda en diciembre, en lugares específicos.

El objetivo de estas campañas, según Jalil, es sacar de los hogares y empresas los residuos eléctricos y electrónicos, almacenarlos en sus predios y entregarlos a una empresa, en este caso a Recumet, para que se haga la disposición final.

Jalil asevera que EMSA no tiene, en este momento, la capacidad de realizar un manejo adecuado de estos residuos, por lo que trabaja con esta empresa ya establecida que tiene la tecnología necesaria.

El reciclaje de los aparatos eléctricos y electrónicos forma parte de la denominada economía circular que tiene como uno de sus objetivos finales la reutilización de los residuos electrónicos.

El reciclaje de estos residuos forma parte también de la llamada minería urbana, es decir, se recupera de estos aparatos minerales que empiezan a escasear en el mundo.

“Y la única forma de conseguir, en cantidades adecuadas, para su reutilización, es mediante la recuperación de partes de equipos eléctricos y electrónicos”, afirma Jalil.

Agrega que la idea del reciclaje es darle sostenibilidad al medio ambiente y generar economía para las familias.

No obstante, señala que les preocupa como EMSA que algunas personas que acopian estos residuos electrónicos para venderlos los manipulen en forma inadecuada (los desarmen), exponiéndose a elementos tóxicos, gases por ejemplo, que pueden llegar a ser cancerígenos.

SOCIOS ESTRATÉGICOS

Para la realización de las dos campañas, EMSA tiene el apoyo de dos aliados estratégicos, la Cámara de Industria mediante el Centro de Intermediación Empresarial de Residuos Valorizables y la Fundación Swisscontact de la cooperación suiza.

Estas dos entidades apoyan con la difusión de la información cuando se realizan las campañas en un lugar determinado, y después EMSA recibe los residuos en sus predios de la avenida Villazón, hacia Sacaba.

Abularach asegura que en cada campaña se logra recolectar un promedio de entre 8 y 10 toneladas.

En la primera campaña de este año se almacenó ocho toneladas y se acopió otras cinco extras en los siguientes días.

En 2016, EMSA logró captar 21 toneladas de residuos electrónicos que se entregó, en forma gratuita, a la empresa Recumet para que se encargue del desmantelamiento.

Esta empresa recoge los residuos desde los predios de EMSA.

EN LOS CONTENEDORES

El personal de EMSA encuentra también aparatos eléctricos y electrónicos en los contenedores de basura, pero en pequeña cantidad.

Abularach sostiene que cada día se encuentra por lo menos un televisor, de los antiguos. Lo que abunda en estos recipientes son los celulares y cargadores, de diferentes modelos y tamaños.

El objetivo es, con el apoyo de Swisscontact, conformar una red de recuperación de estos residuos electrónicos, con la instalación de por lo menos tres puntos de acopio.

Jalil calcula que hay tal cantidad de residuos eléctricos en los hogares que en el primer mes de campaña se podría llegar acumular tres contenedores de residuos electrónicos y de esa manera se brindaría un servicio a la ciudad.

“La gente no debe botar los residuos electrónicos a la calle, ríos o quebradas, debido a que debemos cuidar el medio ambiente, el agua, el aire y el suelo porque eso vamos a dejar a nuestros hijos”, concluye Jalil.

Cuidado

Las personas que se ocupan de acopiar los residuos de aparatos eléctricos (plancha, lavadora) y electrónicos (radio, televisor, computadora) no deben desmantelarlos, debido a que se exponen a un riesgo por los materiales tóxicos, recomienda el gerente general de EMSA, Ackbar Jalil.





TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa